MYM – Número de Junio de 2015

Por Kumalia-sama, ¡qué rápido está pasando este 2015!, sin apenas darnos cuenta ya estamos a mitad de año. En lo personal Junio me trae siempre el recuerdo en el ámbito del Yuri de la gran, gran (grandísima pervertida si se quiere) June de Sol Bianca, una joven genio informática, aguerrida aventurera y pirata espacial sin el menor complejo, que resultaría sin duda un fichaje de lo más apetecible para la tripulación de la Bentenmaru, a tenor de lo que se vió en sus respectivas series.

Aunque, habida cuenta de los particulares gustos de la bella June (con especial predilección por la carne digamos que bastante “tierna”), bien haría la Capitana Marika de esconder antes en su camarote -aunque sea sólo por precaución- a las jóvenes princesas que habitualmente suelen visitar su nave. A June me gustaría dedicarle por tanto este número de la revista en el que es su mes homónimo.

La primera de las recomendaciones que me gustaría destacar en este número es Mizuiro Cinema (Aqua Blue Cinema, o también Light Blue Cinema), una obra corta de Hiyori Otsu -la autora de Clover– que fue publicada en el año 2009 en las páginas de la revista Comic Yuri Hime de Ichijinsha y que sería posteriormente comercializada en un único volumen recopilatorio.

Mizuiro Cinema es uno de esos títulos que, a pesar de su aparente sencillez gráfica y argumental, sabe conectar como pocos con el espectador, con unos personajes con los que enseguida empatizas y deseas acompañar en sus respectivas historias personales.

Yui Misaki, una actriz adolescente de gran talento a pesar de su juventud (pero que en el plano sentimental no se encuentra atravesando precisamente por un buen momento), tiene durante un receso en su trabajo un accidentado encuentro fortuito con la torpe pero encantadora Tae, quedando ésta “en deuda” con la joven actriz por ser responsable de la pérdida de un valioso objeto personal. Esta circunstancia las vinculará a partir de entonces en una singular relación en la que ambas irán conociéndose mejor la una a la otra, más allá de las simples apariencias. Si os gustan las historias cercanas, bien narradas y de fácil acceso para todo tipo de lectores, ésta sin duda puede ser una magnífica opción a tener en cuenta.

El particular universo de las Strike Witches no para -por fortuna- de crecer, deleitándonos con su característica combinación de comedia ligera y trepidantes aventuras fantásticas, sabiendo sacar partido de una manera bastante meritoria a su carismático plantel de personajes, dosificándolos convenientemente para que ninguno de ellos se quede sin su particular “ración” de gloria.

Tras una discreta O.V.A. preliminar (más experimental que otra cosa), dos intensas series cortas de T.V. (que nos dejaron una muy aceptable impresión) y un estupendo largometraje (que mostró ante todo la buena evolución que seguía la franquicia), lo más reciente que hemos podido disfrutar es la nueva serie de O.V.A.s titulada Operation Victory Arrow, con el gran aliciente de darle mayor protagonismo a algunos de los grandes personajes secundarios con los que cuenta la obra principal (refiriéndonos tan solo al ámbito televisivo, que conste, pues de las novelas siguen aún inéditos muchísimos personajes más, que expanden enormemente el universo de la obra para deleite de sus incondicionales).

La cuidada edición en vídeo que podéis ver en las imágenes que acompañan a estas líneas se corresponde con el primer, segundo y tercer volumen de esta reciente serie de O.V.A.s, con protagonismo para las encantadoras hermanas Erica y Úrsula Hartmann en el primer episodio, para las divertidas Charlotte E. Yeager y Francesca Luccini en el segundo (sin olvidarnos de la presencia de la siempre imponente Hanna-Justina Marseille), y de la exquisita Perrine H. Clostermann en la tercera, acompañada en su caso por la dulce Lynette Bishop.

Sin duda unos preciados objetos de colección que cuentan como podéis ver con una magnífica presentación en sus respectivos “packagings”, incluyendo unos más que interesantes bonus para mayor relumbrón a la hora de incorporarse a las videotecas de los fans más devotos de la saga.

Como declarado admirador que soy del estilo y las temáticas propias del Josei más tradicional no podía dejar de destacar aquí el trabajo de la gran autora Nishi Uko: una estupenda mangaka que en los últimos años nos ha deleitado con un buen número de obras cortas, algunas de ellas tan breves como apasionantes, de ésas que consiguen quedarse grabadas en la memoria durante largo tiempo y, más importante aún, hacerte reflexionar sobre las pequeñas-grandes historias que te han contado en apenas unas pocas páginas.

Sé que a menudo la excesiva sobriedad formal (a veces hasta aspereza si se quiere) a la hora de plasmar en imágenes estas historias pueden resultar un hándicap para el lector poco acostumbrado al Josei, pero estoy convencido que quien le de al menos una oportunidad a títulos como Collectors, Mannequin, Topaze o To Meet no se arrepentirá para nada de la experiencia.

Maya’s Funeral Procession (La procesión fúnebre de Maya) es todo un clásico del Yuri de los años 70 que ningún aficionado a nuestra temática favorita debería perderse.

Obviamente cuando se trata de obras tan añejas como ésta conviene hacer siempre un ejercicio previo de saber situarla en su justo contexto histórico (con las “reverenciales” relaciones paterno-filiares de la época, el extraordinario peso de los convencionalismos sociales y, sobre todo, con el duro rechazo a las relaciones amorosas entre personas del mismo sexo, con un género Yuri aún por desarrollar en el ámbito del Manga), pues de lo contrario cualquier aproximación a la obra que quisiera hacerse podría llevar a un cierto desencanto -y hasta rechazo- por parte del público actual, en especial si se hace desde la perspectiva de nuestro tiempo.

Teniendo presente siempre estas salvedades, el lector o lectora interesados en grandes clásicos de la historia del Yuri encontrarán en ésta una atractiva y absorvente lectura como pocas, en la que se dan cita algunos de los más recurrentes temas y perfiles de personajes tan representativos en nuestra temática: desde el llamativo contraste entre las dos protagonistas (casi como la noche y el día, como si quisiéramos emparejar a Himeko con Alphard), las dificultades insalvables que se presentan para que pueda fructificar la relación y, ante todo, el espíritu trágico tan arraigado entonces al género Yuri, por suerte todo ello a día de hoy bastante superado. Una pequeña joya en definitiva que no merece ser olvidada.

Para inaugurar esta sección qué mejor que destacar a la flamante vencedora de nuestro último gran evento participativo: el visionado conjunto que llevamos a cabo durante la emisión televisiva de Yuri Kuma Arashi, sin duda la obra estrella dentro de nuestro ámbito de la pasada temporada de Invierno (y probablemente de todo este 2015, salvo sorpresa mayúscula).

La encantadora Lulu Yurigasaki, emprendedora princesa de cuento de hadas y abnegada compañera de fatigas oseznas, se alzó con una ajustada victoria tras las votaciones efectuadas a lo largo de los 12 episodios de su singular serie, siendo acompañada en el podium de honor por su inseparable “Romeo” Ginko Yurishiro y por la sufrida Kureha Tsubaki (a la que la Asociación de Amigos del Rifle acabó dando de baja de la organización tras su lamentable desempeño visto a lo largo de la serie).

A este atípico trío de heroínas la siguieron en las votaciones personajes tan carismáticos como el inolvidable príncipe Mirun (curioso hermanito azucarado con voz de Rie Kugimiya) o la tentadora e inquietante Mitsuko (que contaba a su vez con otra envidiable voz, la de Aoi Yuuki), así como encontramos también aunque ya en posiciones intermedias a las atractivas “seniors” de la obra: Yuriika y Reia (interpretadas en su caso por dos fantásticas Seiyuus: Kikuko Inoue y Aya Endou). Finalizaron en las últimas posiciones del ránking -como creo que no podía ser de otra manera- los impresentables miembros del peculiar tribunal de la obra, todos ellos con puntuaciones negativas (y bien ganadas a pulso, añadiría yo).

CLASIFICACIÓN FINAL DEL EVENTO:
(en caso de empate se comparte la misma posición del ránking)

01Lulu Yurigasaki: 31 votos positivos / 0 votos negativos
02Ginko Yurishiro: 27 votos positivos / 0 votos negativos
03Kureha Tsubaki: 13 votos positivos / 2 votos negativos
04Mirun Yurigasaki: 7 votos positivos / 0 votos negativos
05Mitsuko Yurizono: 6 votos positivos / 1 voto negativo
06Yuriika Hakonaka: 4 votos positivos / 0 votos negativos
07Sumika Izumino: 3 votos positivos / 0 votos negativos
08Kumalia-sama: 2 votos positivos / 0 votos negativos
08Reia Tsubaki: 2 votos positivos / 0 votos negativos
09Konomi Yurikawa: 1 voto positivo / 0 votos negativos
10Life Beauty: 0 votos positivos / 2 votos negativos
10Life Cool: 0 votos positivos / 2 votos negativos
11Life Sexy: 0 votos positivos / 3 votos negativos

Por supuesto en lo que respecta a la gran vencedora del evento decir que, como en ocasiones anteriores, ella también se ha ganado por derecho propio un puesto de honor en nuestro particular Panteón de Musas, que se hará efectivo de inmediato.

Y ésto sí es sexy. Shabadadoo…

Una de las obras que destaqué en la selección de Manga del pasado año 2014 fue si recordáis la tierna Shuujuu Yuribon, un título que, además de lo altamente recomendable que resultaba ya de por sí por su propia trama, llamaba también la atención de manera evidente por el bellísimo apartado gráfico del que hacía gala. Me gustaría por ello dejaros aquí una pequeña muestra del talento de su artista Hatishiro en el terreno estrictamente de la ilustración.

Ni que decir tiene que si os atrapan estas maravillosas imágenes tanto como a mí, y aún no habéis tenido ocacasión de disfrutar de la obra mencionada, os animo encarecidamente a que no tardéis mucho más en hacerlo. Por cierto… ¿de qué me sonarán esos dos personajes de la última ilustración?

Ahora que podemos volver a disfrutar de uno de los papeles de Nana Mizuki más queridos entre los yuri-fans (nada menos que la mítica Fate T. Harlaown), no viene mal recordar algunas de sus impresionantes interpretaciones de diversos temas de la franquicia Mahou Shoujo Lyrical Nanoha. Pero en vez de acudir a los diversos álbumes y singles de las diferentes series y películas de la amplia discografía de MSLN otra opción muy a tener en cuenta es este interesantísimo recopilatorio: Nana Mizuki: The Museum, que en dos volúmenes recoge 33 destacados temas de toda la carrera de esta grandísima Seiyuu y cantante.

Tanto si sóis fans de su trabajo en MSLN como en otros conocidos Animes este recopilatorio no puede faltar en vuestras colecciones.

De Sailor Moon se ha producido tal ingente cantidad de merchandising a lo largo de los años que lo mejor es que siempre se puede descubrir algo que no habíamos visto antes. Desde figuras elaboradísimas de coleccionista sólo para los paladares (y bolsillos) más exigentes a otras mucho más modestas en cuanto a materiales y precios, así como también infinidad de pequeñas figuritas absolutamente para todos los gustos y públicos.

De entre las de este último grupo me gustaría destacar estos encantadores llaveros dedicados a las populares heroínas de la serie en versión Chibi. Fijaros cómo a pesar a su reducido tamaño logran recrear de una manera muy meritoria a los diferentes personajes de tan mítica franquicia, con un acabado realmente preciso. Creo que no resulta difícil adivinar cuál de ellas se encuentra ahora mismo sobre mi escritorio.

La célebre saga de novelas visuales Sono Hanabira ni Kuchizuke wo ha dado de sí ya una veintena de títulos para alegría y satisfacción de yuri-fans de todo el mundo. Historias de amores escolares enfocadas 100% en la temática Yuri que, con su reconocible estilo propio nos han hecho conocer las peripecias románticas de su carismático reparto de atractivos personajes femeninos en su paso por la prestigiosa academia St. Michael y sus anexos. En esta ocasión una más que interesante competición de parejas entre las bellas estudiantes de la escuela será el detonante de un nuevo torbellino de pasiones en tan idílico escenario, incorporándose tres atractivas parejas nuevas al universo de la saga.

Como sabréis en su momento nuestra publicación ya le dedicó un amplio reportaje especial a esta ilustre franquicia, por lo que aquí lo que me gustaría hacer es tan solo una pequeña mención al último título aparecido hasta la fecha: Sono Hanabira ni Kuchizuke wo – Nyuu Jene! (A Kiss for the Petals: The New Generation!) con motivo de su feliz lanzamiento al mercado este mismo mes. Que una franquicia dedicada en cuerpo y alma a la temática Yuri lleve ya una veintena de entregas no cabe duda que en sí mismo resulta un especial motivo de celebración, y todo un modelo a seguir desde luego para otras compañías. Ojalá podamos seguir disfrutando por mucho tiempo más de esta veterana franquicia en el ámbito de las Visual Novels (nuestros ojos sin duda lo agradecerán).

Aquí tenemos una estupenda recreación del personaje de Ryuuko Matoi (la abnegada e intrépida protagonista de la divertida KILL la KILL), con su característico uniforme de combate y su peculiar arma lista para enfrentarse al agotador día a día de la Academia Honnouji. ¿Conseguirá que acabe de una pieza esta vez?

Como podéis ver se trata de un cosplay que no presenta demasiadas complicaciones a la hora de su elaboración, ni en el apartado de la confección del vestido ni tampoco en la recreación del peinado. Si además quien se vaya a meter en la piel del personaje es una persona tan guapa como la de la imagen pues el resultado final acaba siendo ya redondo.

Concluye aquí el número de Junio de nuestra revista y, como particular punto y aparte, me gustaría hacer un pequeño comentario final sobre una cuestión de la que bien merece la pena reflexionar. Si disfrutásteis de la encantadora Yuri Kuma Arashi sin duda os llamarían la atención aquellos delirantes y esperpénticos juicios a los que se sometía a diversos personajes de la obra, en los que se planteaban questiones tales como si su amor era auténtico, a qué estarían dispuestos a renunciar por él y, según el caso, si finalmente su “Yuri” quedaba oficialmente aprobado.

Más allá de lo que sería una primera lectura eminentemente cómica de aquellas divertidas escenas en el contexto de la propia obra, resulta fácil adivinar también (como en otros muchos aspectos de la misma) los dobles sentidos que en ella se manejaban, con una dura crítica en este caso al rechazo de ciertas clases de relaciones sentimentales por parte de nuestra sociedad, en concreto aquéllas que se apartan de la “normalidad” prevista y establecida por el propio sistema.

Pero en este punto me gustaría ir un paso más allá de lo que sería la fina crítica social presente de manera bastante clara en la obra, y recordar que, aún a día de hoy, por increíble que pueda parecer en muchos países del mundo se sigue juzgando (y condenando con los peores castigos imaginables) a personas que cometieron el infausto, abominable e imperdonable delito de enamorarse de otras personas. Y ésto, por desgracia, no es ficción.

Hasta el próximo número y larga vida al Yuri.