ANÁLISIS – Maria-sama ga miteru (3ª temporada)

T E R C E R A    T E M P O R A D A :    O. V. A. s

A N Á L I S I S

Maria-sama ga miteru cuenta las historias de un grupo de alumnas que asisten a la Academia Lilian para Señoritas, un colegio católico de gran prestigio. Originariamente se trataba de una serie de novelas ligeras escritas por Konno Oyuki, que a raíz de su gran éxito fueron adaptadas en forma de una pequeña serie de T.V. de tan solo 13 episodios, a la que siguió una segunda serie de otros tantos episodios emitida apenas medio año después que la primera.

Dada la gran aceptación de estas dos adaptaciones animadas, y viendo que aún quedaba mucho material en las novelas (que periódicamente seguían publicándose) por llevar a la pantalla, se optó por hacer una tercera temporada, pero a diferencia de las dos anteriores ésta no contó con la forma de mini-serie de 13 episodios, sino que se prefirió hacer una cuidada serie de O.V.A.s de tan solo 5 episodios, pero de larga duración: entre 50 y 55 minutos (lo que vendrían a ser episodios dobles de T.V., pero con una mayor calidad visual). Los 5 episodios recogen los acontecimientos de otras tantas novelas ligeras de la autora, adaptándolos adecuadamente a la extensión de cada O.V.A.

Después de la emocionante conclusión de la segunda temporada, los ya conocidos miembros del Yamayurikai se toman un pequeño respiro ante la llegada de las vacaciones de verano. Sachiko invita a Yumi a pasar unos días con ella en su casa de campo, pero lo que deberían ser unos días de reposo y tranquilidad se verán amenazados por la intromisión de ciertos personajes indeseables.

Tras las vacaciones, la Academia Lilian debe colaborar como es tradición con la escuela de Hanareda en la celebración de su festival, por lo que el Yamayurikai deberá prestarles su ayuda. Yumi idea un plan junto con las demás para que Sachiko consiga vencer su pánico a los hombres y no rehuir de nuevo de su obligación de acudir al festival de Hanareda.

Mientras todo esto sucede, Yumi deberá enfrentarse a otro problema, pero en esta ocasión de naturaleza estrictamente personal, ya que al parecer una chica de primer curso se ha obsesionado con ella e incluso la acecha a escondidas.

Tras la celebración del Festival de Hanareda llega la hora del Festival de deportes de Lilian, en el que las alumnas de los diferentes cursos competirán agrupadas por equipos. Yumi se esforzará al máximo en la competición, al haber apostado con Kanako que aquella que venza sobre la otra podrá pedirle lo que quiera como premio.

Finalmente, en la última parte de esta tercera temporada veremos a las alumnas de segundo curso realizar un viaje con el colegio a Italia. Yumi, Yoshino y Shimako tendrán ocasión de visitar ese maravilloso país y disfrutar de sus incontables obras de arte, pero también habrá tiempo para alguna que otra sorpresa inesperada durante el viaje.

Esta temporada es hasta ahora la más variada en cuanto a localizaciones. Por una parte tenemos la villa de verano de la familia de Sachiko, donde se desarrolla principalmente la primera O.V.A., además del pueblo cercano a la villa que visita un día Yumi con su hermano, o la residencia de unos familiares de Sachiko donde tiene lugar la fiesta en honor a la anciana matriarca del clan. En las siguientes O.V.A.s volvemos a la Academia Lilian para ver los preparativos del Festival de Hanareda y los problemas de Yumi con una obsesiva alumna que la acecha sin descanso. Llegado el momento del festival, veremos a las chicas del Yamayurikai visitando la peculiar escuela Hanareda, donde sucederán no pocos y sorprendentes acontecimientos. Tras ésto, la acción se vuelve a situar en Lilian, para mostrarnos el brillante y ameno Festival de deportes que tiene lugar en la escuela, y por último, viajamos hasta nada menos que Italia para ser testigos del viaje escolar de las alumnas de segundo. Una temporada desde luego de lo más completa y variada en cuanto a localizaciones y variedad de situaciones vividas en cada uno de estos escenarios.

Se mantienen entre los personajes principales respecto de la segunda temporada: Yumi, Sachiko, Shimako, Rei, Yoshino, Noriko, Touko, Tsutako, Yuuki, Suguru y Mami.

Aparecen como nuevos personajes:

Kanako Hosokawa

Una alumna de primer curso que parece sentir una gran admiración por Yumi, lo que la lleva a ayudar voluntariamente en el Yamayurikai, sin tener siquiera lazos de hermandad con ninguno de sus miembros (aunque por todo el colegio se rumorea de quién le gustaría ser petite soeur). Pero a raíz de un desencuentro con Yumi su visión de ella cambiará por completo, al decirle ésta que la imagen idealizada que tenía no se correspondía en absoluto con la realidad. Ésto no obstante no hará sino complicar más las cosas.

Itsue Karube

Una compañera de clase de Yoshino, miembro del Club de atletismo, que la reta a que participe ella también en las pruebas del Festival de deportes ante la insistencia de Yoshino solicitando voluntarias para formar los equipos. Itsue, aún sabiendo que Yoshino nunca había participado en pruebas de ese tipo por sus problemas de salud, la coloca en una difícil situación delante de todas diciendo que ella debería ser la primera en dar ejemplo, ante lo cual Yoshino no puede negarse y decide participar también.

Tohru Ogasawara

El padre de Sachiko, al que Yumi finalmente conoce por casualidad durante el Festival de deportes (precisamente el mismo día que Sachiko conoce también a los padres de Yumi). Tohru participa en el festival ayudando a Yumi, para que ésta pueda pasar la prueba en la que estaba participando, consistente en llevar hasta la meta a un hombre vestido con traje entre el público asistente. Como Tohru precisamente venía ese día de una boda llevaba puesto un traje, por lo que Yumi lo eligió a él desconociendo su identidad.

Alice

Un chico de aspecto muy afeminado, miembro del Consejo de estudiantes de Hanareda, que se siente realmente como una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre desde que nació. De hecho, de haber nacido mujer desearía haber podido asistir a la Academia Lilian (e incluso soñaba con ser petite soeur de Sachiko). Dado que su nombre y apellido, Arisugawa Kintaro, forman un conjunto nada acorde con su aspecto (en Japón sería un nombre de lo más viril), él prefiere abreviarlo (Arisu) para evitar así las burlas de los demás.

Masamune Kobayashi

Compañero de Yuuki en el Consejo de estudiantes de Hanareda, donde hace las funciones de tesorero. Le encantan las matemáticas y siente una profunda admiración por las Rosas del Yamayurikai, como todos los chicos de la escuela Hanareda, que las consideran como flores inalcanzables. Ayudará a Yumi y a Yuuki con su plan para celebrar un encuentro nada casual entre los miembros del Consejo de estudiantes de Hanareda y el Consejo de Lilian, de cara a preparar sus respectivos festivales.

Otros personajes a destacar: en esta tercera temporada conoceremos también a las odiosas primas de Sachiko durante la primera O.V.A., Kikuyo Ayanokouji, Kieko KyougokuYukara Saionji (cuyo apellido ya lo dice todo), así como a la bisabuela del clan Saionji (en cuyo honor se celebra una fiesta a la que son invitadas Sachiko y Yumi), y a otros alumnos de la escuela Hanareda durante la segunda y la tercera O.V.A., como a los hermanos gemelos AkimitsuTomomitsu Yakushiji, que asesoran al Consejo de estudiantes, a Magane Takada, su vicepresidente, y a los miembros del Club de novelas de misterio.

La calidad gráfica de esta temporada es la más alta que se ha visto hasta el momento en Marimite (lógico por otra parte, tratándose de O.V.A.s en vez de una serie de T.V.), lo cual no quiere decir tampoco que necesariamente sea la mejor, sino la más cuidada y detallada técnicamente. A buen seguro el aficionado agradecerá la calidad, el cuidado y la belleza de los escenarios que nos presenta esta tercera temporada (en especial en la primera y en la quinta O.V.A.), pero por otra parte quizá se eche en falta el encantador diseño original de personajes de las primeras temporadas, que ahora evoluciona hacia formas algo más redondeadas y menos expresivas (incluso más “Shounen”, me atrevería a decir, en una tendencia que se ha mantenido también en su reciente cuarta temporada).

Al igual que ocurría con la calidad gráfica, la animación de esta tercera temporada es la más cuidada y sofisticada de Marimite hasta la fecha. Obviamente la diferencia de calidad entre un episodio de T.V. y uno creado expresamente para su distribución en vídeo (contando con más presupuesto, tiempo y dedicación) siempre va a decantarse en favor del segundo, pero dado que tanto la primera temporada de Marimite como la segunda eran mini-series de tan solo 13 episodios (de muy buena calidad en general) esta diferencia se ve afortunadamente mitigada, por lo que el espectador tampoco notará un dramático cambio entre formatos como a menudo sucede en otras obras (en especial en series con cientos de episodios televisivos y alguna O.V.A. puntual, que acaba desentonando demasiado cuando llega a tener bastante más calidad que la versión televisiva a la que se está acostumbrado). En Marimite la diferencia entre formatos se nota pero como decimos no llega a desentonar dramáticamente.

Realmente magnífico, casi al nivel de excelencia de la primera temporada. Se nota que una obra trabajada y cuidada hasta en sus últimos detalles no lo es solo a nivel visual o sonoro cuando está bien hecha, sino también en cada línea que dicen sus personajes en pantalla. Curiosamente, quizá los dos episodios menos llamativos a nivel técnico (la segunda y tercera O.V.A., que tratan del festival de Hanareda y la tormentosa relación de Yumi con Kanako), son en cambio los mejores a nivel de guión.

Quizá el punto menos brillante de esta tercera temporada. La música de fondo tiene en esta ocasión un nivel más discreto que en las temporadas anteriores. Ésto se nota especialmente cuando, para acompañar algunos de los momentos más importantes narrados en esta tercera temporada, se recurre de hecho a temas ya aparecidos en la B.S.O. de la primera y sobre todo de la segunda temporada (la más brillante hasta la fecha, musicalmente hablando). Además, el empleo de ciertos temas célebres de música clásica a lo largo de diferentes momentos de esta tercera temporada sirven por una parte para darle un toque original y de frescura a la ambientación de la serie, pero por otro lado hacen perder protagonismo a la banda sonora propia de la obra, provocando con ello una cierta relajación en la calidad de la composición al saber que contará con el apoyo de esos temas tan célebres.

No obstante, hay que destacar fuera ya de la música de fondo de la serie los dos temas de cierre interpretados por KOTOKO, el alegre “Chercher” y sobre todo el fantástico “Kirei na Senritsu”, que substituyen brillantemente al habitual Ending de las anteriores temporadas, el evocador “Sonata Blue”.

Después de los difíciles momentos vividos en la temporada anterior, la relación entre Yumi y Sachiko se ve ahora más fuerte y consolidada, aunque como de costumbre manteniendo siempre con discreción las distancias y sin hacer demostraciones públicas de afecto más allá de miradas cómplices, bastando a menudo éstas para transmitirse todo su apoyo y comprensión mútua ante las adversidades que también en esta temporada tendrán que afrontar. En la primera O.V.A. veremos no obstante que tanto la una como la otra no puede esconder a veces estos sentimientos que sienten mútuamente, mientras que en la tercera presenciaremos uno de los momentos más emotivos entre ambas, y finalmente en la quinta comprobaremos lo difícil que resulta ya para ambas estar separadas, aunque sea tan solo por unos días.

Lamentablemente casi todo el apartado romántico de esta tercera temporada se centra de forma exclusiva en la consolidación de la relación entre Yumi y Sachiko, dejando bastante de lado otras parejas tan interesantes como Shimako y Noriko, o Rei y Yoshino, tratadas en esta ocasión de forma muy superficial y dedicándoles apenas unos contados momentos en pantalla (tan solo para que veamos que al menos todo les marcha bien por lo que parece).

También destacan, aunque ya en otro plano, las relaciones que comienzan a florecer entre Kanako por una parte y Touko por otra respecto a Yumi, colocándola ambas como su claro objetivo, aunque respecto a sentimientos de lo más variados y confusos en ambos casos.

La tercera temporada de Marimite sigue manteniendo el listón en todo lo alto y conserva el magnífico nivel general de esta irrepetible e influyente obra. Probablemente deje mejor sabor de boca que la segunda temporada, dado su carácter menos dramático y la encantadora variedad de situaciones que se dan en la tercera temporada, algo de lo que adolecía bastante la segunda. No obstante, tanto la una como la otra no han sido capaces de alcanzar, a pesar de sus incuestionables virtudes, la brillantez inigualable de la primera temporada. Como es lógico, la excelencia no es algo que se pueda conseguir cada día, aunque en cualquier caso podemos estar de enhorabuena con el magnífico nivel que sigue manteniendo la serie temporada tras temporada, algo que no suele ser habitual en el mundo del Anime.

– La gran variedad de situaciones y escenarios nuevos que se dan en esta temporada, tan interesantes por sí mismos como también útiles en su conjunto para “descongestionar” un poco la obra del “exceso de Academia Lilian”, tras dos intensas temporadas anteriores en las que apenas se salía de este contexto.

– Algunos momentos memorables que pasan a sumarse a los ya existentes en las temporadas anteriores. En especial son para enmarcar la brillante resolución del difícil momento vivido por Yumi y Sachiko en la fiesta de sus parientes durante la primera O.V.A., la tierna escena del final de la tercera en plena Academia Hanareda, la fantástica escena del baile de las alumnas durante el Festival de deportes de la cuarta, y el final de la quinta, tanto desde el punto de vista de Shimako (con su fascinante relación tanto con Sei, con Shizuka y por supuesto con Noriko) así como desde el punto de vista de Yumi respecto a Sachiko.

– El gran nivel de calidad técnica alcanzado en estas O.V.A.s, una auténtica delicia para los sentidos. Además, la buena sensación que a nivel argumental queda también en el recuerdo del espectador tras ver los cinco intensos episodios de larga duración, no pareciendo que quede nada resuelto de forma precipitada ni muy resumida, ni tampoco nada que pueda parecer gratuito o carente de importancia en el conjunto de la trama principal, algo que recordaréis sí que achacamos en ciertos aspectos a la anterior temporada.

– Aunque de una forma un poco anecdótica (dado el gran nivel de esta tercera temporada), podría criticarse tan solo que se dediquen dos de los 5 O.V.A.s al arco argumental conjunto de Kanako y del festival de Hanareda, cuando podrían haber sido perfectamente un solo episodio y dedicar así la O.V.A. restante por entero a desarrollar otra de las novelas de Konno Oyuki.

– La evidente evolución en el diseño de personajes que se empieza a dar en esta temporada y continúa en la cuarta, no criticable en cuanto a mejor o peor calidad sino más bien en cuanto a encanto, quizá por estar demasiado acostumbrados ya a los aspectos originales de los personajes tal y como aparecían en las primeras temporadas, y ver en cambio que ahora se nos muestran en general más redondeados y perdiendo algo de su característico estilo Shoujo. No obstante no se trata para nada de un cambio “radical” ni mucho menos, sino algo que simplemente uno va apreciando como una leve tendencia en la franquicia.

ENLACES DE INTERÉS:

ANÁLISIS – Maria-sama ga miteru (1ª temporada)

ANÁLISIS – Maria-sama ga miteru (2ª temporada)

ANÁLISIS – Maria-sama ga miteru (4ª temporada)

Publicado el marzo 9, 2009 en Maria-sama ga miteru y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. La verdad antes tenía conocimiento de esta serie y nunca me anime a verla, empece ayer y no me despego de la pantalla, muy buena serie de verdad, esta temporada me encantó (aunque eche de menos a Satou Sei T.T) de todos modos gracias por las reseñas, me gusta leerlas🙂 y gracias por responder mi pregunta sobre los ovas …
    -Cuando Yumi cantó, les dió una buena lección a esas tipas😉 me fascinó t.t, aunque en un momento pensé lo mismo que Sachiko y me asuste xDD (lo de ese baile de la seg. temporada xddd D:) esta serie me ase reír, emocionarme y a la vez me pone los nervios de punta, genial!
    byee😀

  2. hola que opinas sobre si sei satou realmente estuvo en Italia? y de ser asi por que se oculto?

  3. Hola Irene.

    Para mí está bastante claro que ella fue a Italia. Sobre el motivo de por el cuál se ocultó, piensa que los ángeles de la guarda suelen mostrarse tan solo cuando es absolutamente necesario y si la persona por la que velan corre realmente algún peligro. Si no, permanecen discretamente entre las sombras, pero siempre alerta…

    Un saludo.

  4. continuaremos prestigiando maria sama .quem sabe nâo sai a quinta temporada? logo !

  5. talvez até vermos sachiko e yumi juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s