ANÁLISIS – Shoujo Kakumei Utena (Serie de T.V.)

S E R I E   D E   T. V.

A N Á L I S I S

Shoujo Kakumei Utena (Utena: la chica revolucionaria) nació del talento de la autora Chiho Saito. Shogakukan publicaba en el año 1996 el Manga de Utena, llegando al año siguiente su versión de Anime, en forma de serie de televisión de 39 episodios. La serie, dirigida por Kunihiko Ikuhara (conocido por haber dirigido antes la mítica Sailor Moon), causó una grata impresión en los medios desde el primer momento, convirtiéndose al poco tiempo en una serie de culto para los fans.

Años después, en 1999, se realizaba una película llamada Adolescence mokushiroku (literalmente: “El apocalipsis de la adolescencia”, aunque sería traducida como “La adolescencia de Utena“), que aportaría una nueva visión al fascinante universo de Utena. Podemos destacar que, tanto la versión original de Manga como la serie de T.V. y la película ofrecen versiones distintas de una misma historia, por lo que en todas ellas podremos encontrar elementos nuevos que nos sorprenderán en comparación con las otras versiones, siendo muy recomendable disfrutar de los tres formatos.

La adaptación de la obra de Chiho Saito para televisión corrió a cargo de J.C. Staff, cuando este estudio no era en absoluto el gigante que es hoy en día, y sus producciones a menudo presentaban un aspecto bastante inferior en líneas generales al de otras series de compañías punteras como Sunrise o Gainax (véase sin ir más lejos la calidad de la primera serie de Ikkitousen).

A pesar de todo, J.C. Staff hizo un trabajo realmente asombroso, creando sobre la base del fantástico Manga una serie de T.V. aún más increíble si cabe que la versión original en papel.

Y si bien es cierto que la propia obra de Utena cuenta con evidentes influencias estéticas y argumentales de obras precedentes del género Shoujo, no es menos cierto que Utena consiguió forjar un estilo propio, inmediatamente reconocible, que influyó a su vez en otras obras posteriores.

Hace mucho, mucho tiempo, había una joven y triste princesa que había perdido a su padre y a su madre. De repente apareció ante ella un príncipe montado en un caballo blanco, una galante figura con una amable sonrisa… y envolviendo a la princesa con el aroma de una rosa, secó sus lagrimas y le dijo:

“Pequeña, vas a tener que llevar toda esta enorme pena contigo. No pierdas nunca esa fuerza y esa nobleza cuando crezcas”. Y poniendo un anillo en su dedo dijo: “esto es para que recuerdes este día, nos volveremos a ver. Este anillo te llevará hasta mi.”

¿Era este anillo un anillo de compromiso como ella pensaba? quizás si … pero la princesa quedó tan fascinada que decidió ser ella misma como aquel príncipe… pero… ¿sería esto una buena idea?


Éste es el original punto de partida de Shoujo Kakumei Utena. Tras esta deliciosa introducción vemos cómo años después una ya adolescente Utena asiste a la prestigiosa Academia Ohtori. Allí se verá abocada (por defender el honor de su amiga Wakaba) a un singular duelo a espada contra uno de los miembros del Consejo estudiantil, a quien vencerá en la denominada “Arena de los duelos” de la Academia, un extraño lugar al que solo pueden acceder quienes poseen un anillo con forma de rosa  como el que tiene Utena. Tras su victoria, Utena descubre que el vencedor de estos duelos ostenta a partir de entonces pleno derecho sobre “la novia de la Rosa”, la misteriosa Anthy Himemiya, a la que todos los miembros del Consejo estudiantil parecen desear por diversos motivos, pues a través de ella se dice que puede llegar a obtenerse “el poder para revolucionar el mundo” y poder lograr así cualquier sueño por imposible que parezca.

A partir de ese momento Utena será sucesivamente retada en duelo por el resto de los miembros del Consejo estudiantil, y más adelante por otros sorprendentes adversarios que también irán apareciendo, mientras tratará por todos los medios de descubrir los oscuros secretos que esconden tanto la Academia Ohtori como sus miembros más relevantes, para poner fin al cruel y despiadado juego al que Anthy está sometida.

El escenario central de la serie es la enigmática Academia Ohtori, una institución educativa que esconde no pocos secretos. El propio diseño de los uniformes escolares da a entender el carácter marcial presente en la escuela (ya veremos que a la Academia Ohtori a parte de estudiar también se va a luchar), que llevará a los alumnos más destacados, aquellos que tienen un anillo con el sello de la rosa, a enfrentarse entre sí en una serie de combates a espada en la Arena de los duelos, un lugar situado en lo alto de un extraño edificio que se esconde en un bosque dentro del recinto de la academia.

Destacar que la propia Academia Ohtori es un universo en sí mismo en el que su enigmático director parece ostentar un poder casi supremo sobre todo lo que ocurre dentro de su recinto (siendo su papel tanto de Dios como de Diablo). Esta idea de mundo interior en la Academia, aislada del mundo real, se ve en el propio diseño de  su arquitectura: sobria y extravagante al mismo tiempo, atemporal y cargada de simbología hasta en los más pequeños detalles. Resulta obvio a qué recuerdan las formas alargadas y redondeadas que tienen muchos de los edificios, en especial la especie de faro central en el que vive el singular director de la academia, símbolo inequívoco de su ego, su poder supremo y su… (¡ejem!) virilidad.

Utena Tenjou

La protagonista principal de la obra. A sus 14 años es toda una celebridad en la Academia Ohtori, siendo objeto de admiración tanto por sus estudiantes masculinos como femeninos. A raíz de lo que le sucedió en su infancia tal y como relatábamos en la presentación de este análisis, Utena decide vestirse y comportarse como un príncipe, lo que le acarreará no pocos problemas. Decidida a liberar a Anthy del cruel papel que representa en el juego de los duelos a espada entre los miembros del Consejo de estudiantes, no dudará en enfrentarse a todos ellos.

Anthy Himemiya

Anthy es una enigmática y reservada joven, de carácter muy pasivo y sumiso. Es hermana de Akio, el joven director de la escuela. En el juego de los duelos de la Academia Ohtori ella ostenta un papel central como “Novia de la rosa”, como si de un “premio” para el ganador se tratase, pasando a ser a partir de ese momento de la entera propiedad (literalmente hablando) del vencedor, que puede hacer con ella lo que le plazca. La llegada de Utena a su vida le brindará un rayo de esperanza para abandonar este cruel destino.

Akio Ohtori

El director de la Academia Ohtori, un galán empedernido que no dudará en seducir a todo aquél o aquella que se proponga. Es el hermano mayor de Anthy y está comprometido oficialmente con Kanae Otori, aunque por su libertino comportamiento no parece que ella le importe demasiado. El personaje de Akio no aparece durante el primer arco argumental de la obra (la Saga de los Duelistas), sino una vez comenzada ya la segunda parte (la Saga de la Rosa Negra), mientras que en la última parte de la obra su protagonismo será ya decisivo.

Touga Kiryuu

El presidente del Consejo de estudiantes. Otro empedernido galán como Akio que no dudará en tratar de seducir a quien se cruce en su camino. Desde el primer momento sentirá una atracción especial por Utena, intentando cortejarla siempre a la menor ocasión. Utena lo conoció años atrás aunque los recuerdos de las circunstancias de ese encuentro son borrosos para ella. Touga es el hermano mayor de Nanami, la cual lo idealiza hasta llegar a unos extremos casi obsesivos, siendo Touga perfectamente consciente de ello.

Saionji Kyouichi

El vicepresidente del Consejo de estudiantes y capitán del equipo de kendo de la escuela. Saionji es un engreído y detestable personaje que al inicio de la serie ostenta el derecho sobre la Novia de la rosa, a la que no duda en maltratar a los ojos de todo el mundo. A raíz de un incidente por motivo de una carta de amor que le envía Wakaba y que Saionji hace pública en el tablón de anuncios de la escuela, Utena le pide rendir cuentas y él lo toma como un duelo, siendo conocedor que una nueva duelista ha llegado a la escuela.

Juri Arisugawa

La estrella del equipo de esgrima de la escuela es una chica alta e imponente, de movimientos tan elegantes como letales en el terreno de combate. Su corazón está atormentado por un amor no correspondido, ya que en el pasado protagonizó un triángulo amoroso con el capitán del equipo de esgrima y con su gran amiga Shiori, en el que la persona que amaba ella no era el primero sino la segunda, quien al darse cuenta de ello la trató con crueldad a partir de entonces. Juri lleva siempre un retrato de Shiori en su colgante.

Miki Kaoru

El miembro más joven del Consejo de estudiantes y al que más aprecio le tienen los demás por su bondadoso carácter y talento innato (Miki destaca en los estudios y toca el piano con maestría). En el terreno amoroso siente una especial atracción por Anthy Himemiya y disfruta tocando el piano con ella como antaño lo hacía con su hermana Kozue. Fuera de la Arena de los duelos su relación con Utena y Anthy es excelente, lo que causa no pocos celos en Kozue, quien no soporta que nadie más que ella se acerque a Miki.

Nanami Kiryuu

La hermana menor de Touga, al que reemplaza como miembro del Consejo de estudiantes durante una ausencia de éste. Nanami tiene al igual que Kozue una obsesión casi enfermiza por su hermano, lo cual se convierte en toda una constante en la obra, siendo el tema del incesto uno de los más presentes en la misma, determinando en buen modo el comportamiento de ciertos personajes. A pesar de su carácter cruel y caprichoso, Nanami protagonizará algunos de los momentos más cómicos e hilarantes de la serie.

Shiori Takatsuki

Probablemente Shiori sea junto con Akio y Saionji uno de los personajes más odidados por los fans de la serie, en especial en el mundo del Yuri. Desde luego que se hace acreedora de buenos motivos para ello. Tras darse cuenta que su gran amiga Juri de quien estaba enamorada no era del capitán del equipo de esgrima sino de ella, actuará de la peor manera posible atormentándola y engañándola con éste. En la Saga de la rosa negra llegará a convertirse incluso en una duelista y se enfrentará a Utena.

Wakaba Shinohara

La amiga íntima de Utena desde el principio de la serie. Wakaba es una alegre y alocada muchacha que adora a Utena y le encanta demostrarlo en público, llegando a proclamar que es su novia. A raíz de una afrenta cometida por Saionji contra su honor, Utena decidirá enfrentarlo y así se iniciará toda la serie de duelos que ésta llevará a cabo contra los miembros del Consejo de estudiantes. En la Saga de la Rosa negra Wakaba participará también en los duelos, enfrentándose cara a cara contra Utena.

Otros personajes a destacar: entre el numeroso reparto de Utena no podemos olvidarnos a personajes de gran importancia  como Mikage Souji, un sensacional y misterioso personaje que llevará buena parte del peso del segundo ciclo argumental de la serie (la conocida como “Saga de la Rosa Negra”), Ruka Tsuchiya, el capitán del equipo de esgrima del colegio, que formaba con Juri y Shiori un tormentoso triángulo amoroso, Kozue Kaoru, la libertina y obsesiva hermana de Miki, Tsubawuki Mitsuru, un chiquillo admirador de Nanami, al que ésta no tiene el menor reparo en emplear como le place, y  Kanae Otori, la novia oficial de Akio a la que Anthy no soporta. Además de los ya comentados, conviene destacar también a las compañeras habituales de Nanami: Yuko, Aiko y en especial Keiko, que llegará incluso a convertirse en una duelista en un momento dado de la serie.

El dibujo de Utena destaca ante todo por la sencillez y limpieza de su aspecto. Desde luego que podría haber sido más sofisticado y pulido de contar la serie con un presupuesto acorde con el que requeriría una gran súper-producción, pero desde luego que éste no era el caso de Utena.

A pesar de su aparente sencillez, la presentación final en pantalla es de lo más satisfactoria y, lo más importante, transmite un estilo propio fácilmente reconocible en cuanto vemos cualquier imagen de la serie.

A pesar de notarse aquí también que Utena no fue desde luego una producción de gran presupuesto, la animación es en muchos momentos de lo más destacada, y no solo en aquellos instantes que enseguida pueden acudir a nuestra memoria como son los brillantes duelos a espada, sino también en otros muchos momentos mágicos como el propio Opening de la serie o las secuencias previas a los duelos, como las inolvidables ascensiones de Utena por las interminables escalinatas o luego en el singular ascensor en el que Anthy la preparaba para la batalla inminente que se aproximaba.

Como punto negativo, y es algo más que evidente en cuanto se ven unos pocos episodios de la serie, tenemos la recurrente repetición de secuencias que se da en la serie, como las transformaciones de vestuario de Utena o las ascensiones a la Arena de los duelos, repeticiones más propias del género de las Magical Girls (no olvidemos de hecho quién fue el director a cargo de Utena), pero inevitables dada la mencionada falta de presupuesto en comparación con otras producciones de esos años.

Aquí ya directamente hay que quitarse el sombrero ante el espectáculo narrativo que nos ofrece la serie. Hay momentos en los que ya no solo los diálogos, de lo más inspirados a lo largo de toda la serie (escondiendo infinidad de dobles sentidos en las palabras empleadas), sino muy especialmente los momentos de narración que acompañan a las imágenes mostradas en pantalla alcanzan un nivel casi poético.

Utena en definitiva es un inmenso cuento de hadas en el que los pilares más básicos de este género son reinterpretados y llevados a un nuevo nivel para disfrute del espectador que consiga sumergirse por completo en la nueva realidad que se abre ante sus ojos.

Bien es cierto que la serie emplea elementos ya creados con anterioridad, bebiendo tanto de la tradición popular (con sus príncipes salvadores, sus princesas en apuros y hasta sus temibles brujas) e incluso empleando fragmentos enteros de obras literarias como Demian, de Hermann Hesse, con su célebre fragmento: “El ave rompe el cascarón. El huevo es el mundo. El que quiere nacer ha de romper el mundo.”, fragmento que encontraremos modificado en Utena pero conservando el mismo sentido que en la obra originaria. Aunque en definitiva es precisamente la extraordinaria unión de todos los elementos que emplea con gran acierto la serie lo que da ese resultado final tan fascinante e irrepetible.

La banda sonora de Utena puede situarse sin temeridad entre las diez mejores de la historia del Anime (y no hablo tan solo de Anime Yuri), lo cual son palabras mayores habiendo genios presentes en este género como Joe Hisaishi, Yoko Kanno o Kenji Kawai. La unión de dos talentos tan diferentes entre sí como J.A. Seazer y Mitsumune Shinkichi dieron como fruto una maravillosa banda sonora que marcó todo un hito, y sin la cual sin duda Utena no habría tenido en los aficionados el mismo impacto que tuvo.

En la mente de todo aquél que disfrutó de la serie seguro que resuenan aún los coros que anunciaban los duelos a los que debía enfrentarse Utena en su ascensión a la Arena de los duelos. O recordarán también con nostalgia aquellas dulces melodías que acompañaban los momentos más melancólicos y tiernos de la serie. Una B.S.O. de auténtico “10” por su originalidad y exquisita calidad.

Resulta paradójico ver cómo esta irrepetible obra, que desde luego no deja indiferente a nadie, pueda ser para muchos uno de los mayores exponentes del Yuri de toda la historia y para otros en cambio no se trate ni siquiera de una obra Yuri, sino que como mucho nos presenta relaciones de una amistad muy intensa y particular entre algunos de sus personajes femeninos.

La causa que motiva este recelo entre los que no creen en el espíritu Yuri de la obra la encontramos principalmente en la ambigua relación que mantiene la pareja protagonista: Utena y Anthy.

Tras una infinidad de sucesos a los que se tienen que enfrentar ambas a lo largo de los 39 episodios de la serie no llegamos a ver claramente si su relación es de profundo afecto o si quizá es algo más: un profundo y verdadero amor forjado a través de las dificultades que juntas van superando.

En mi opinión, aquello que tanto persigue Utena a lo largo de la serie como es la “liberación” de Anthy es precisamente la mayor muestra de este amor. Por más que luche Utena, por más adversarios que derrote, dicha liberación tan solo podrá venir de la mano de la propia Anthy, únicamente con su firme voluntad de liberarse ella misma del motivo de su opresión, que es a lo que Utena la irá animando y empujando a lo largo de toda la serie, y ésto en mi opinión no es por una cuestión de simple amistad.

Para el recuerdo yo me quedo con un momento mágico entre ambas, más allá de la célebre escena del baile o la dramática escena de la azotea, y que no es otro que cuando ambas duermen juntas y Anthy, contemplándola, espera hasta que Utena cierra los ojos y cae presa del sueño, pronunciando justo entonces una frase que a mí me dejó helado: “¿Quién eres tú?”, le susurró Anthy sin esperar respuesta, precisamente algo que en su papel de abnegada “Novia de la Rosa” jamás se había molestado antes en preguntarse sobre las diferentes personas con las que había quedado enlazada.

Más allá de la compleja y particular relación entre la pareja protagonista tenemos la más obvia y tormentosa de la serie: Juri y Shiori, una relación también de lo más singular y en la que podemos encontrar los más variados sentimientos entremezclados, que pasan de la estrecha amistad inicial que había entre ambas al amor mal disimulado de Juri hacia Shiori y el rechazo, la traición y la crueldad de Shiori como contrapartida hacia ella, confusa con sus propios sentimientos como se demuestra en determinados momentos de la serie, al no ser capaz de estar lejos de ella pese a todo.

Y por último, destacar también la adoración casi infantil de Wakaba por su querida Utena, que la lleva a divertidas situaciones proclamando ser su novia delante de los demás sin el menor reparo. Ésto, que en definitiva no deja de ser un simple elemento cómico insertado en la obra (por la manera que nos presentan estas situaciones, alejadas de todo romanticismo), tiene la única finalidad de mostrarnos la faceta de “príncipe” de Utena, ejemplificada en su defensa de Wakaba en un duelo por su honor.

Después de todo lo dicho es evidente que muchos piensen que Utena no es una obra destinada para todos los públicos. Desde luego que no lo es. Su argumento y puesta en escena es compleja (a veces surrealista incluso) y muchos de los dobles sentidos y elementos simbólicos presentes en la serie se nos escaparán a buen seguro en un primer visionado, lo cual se soluciona informándose en los medios especializados, intercambiando impresiones con otros fans de la obra en foros de opinión y, por supuesto, volviendo a ver la obra de nuevo.

Tampoco quiere ésto decir que sea una obra tan solo destinada para una selecta minoría ávida de empaparse de información hasta la saciedad con cada imagen de la serie, encontrando como si fueran auténticos linces dobles significados y referencias bibliográficas en cada palabra pronunciada en la serie.

Ni un extremo ni otro. Conviene ver esta serie de forma atenta pero también relajada, sin perder detalle de todo cuanto pasa antes nuestros ojos pero haciendo la lectura justa en ese preciso momento, dejando mejor todas las divagaciones que puedan salir a colación para otro momento, si no queremos perder el hilo y naufragar en el ritmo extraordinariamente bien ajustado que tiene la serie. Una vez asimilada y comprendida bien toda la trama principal ya será el momento de fijarnos en la multitud de detalles secundarios presentes en la serie (simbología, dobles sentidos, referencias a otras obras…), que no deberían en ningún caso hacernos perder el rumbo de la esencia de la obra.

Se podrían decir tantas y tantas cosas positivas de esta extraordinaria serie que no terminaríamos nunca: sus personajes principales y secundarios, su música, sus escenas de acción, sus momentos dramáticos… por lo que únicamente me limitaré a destacar las siguientes en representación de todas las que atesora:

– Diseño, diseño y diseño. Y en cuanto nos hayamos saciado de él, siempre habrá más detalles en los que fijarse para deleite de nuestros ojos. Desde la simple arquitectura de los edificios, el vestuario, la puesta en escena y tantos y tantos elementos más están cuidados al detalle, a pesar que puedan aparentar a menudo una cierta sencillez de formas y un minimalismo notable en algunas escenas. Son muy típicos en la serie los contrastes de amplios espacios conteniendo apenas unos pocos elementos en ellos, tanto de personas como de objetos, cuya finalidad es centrar nuestra atención en su evidente carga simbólica. Y símbolos veremos de todo tipo, aunque principalmente de masculinidad y de feminidad enfrentados (la espada que busca deshojar a la rosa es uno de los más evidentes y comentados, representando además la pérdida de la inocencia propia de la adolescencia, que deja para siempre atrás la niñez para acabar llegando a la edad adulta).

– Las abundantes tramas y subtramas solapadas en la historia de la obra que, sin llegar a confundirnos, nos transportan a un universo propio e irreal que se vive dentro de la Academia Ohtori y del que resulta fascinante ir descubriendo poco a poco sus entresijos y misterios ocultos. Si sabemos ir asimilando toda la información que se nos va dando, si somos observadores y sobre todo si pensamos más allá de lo estrictamente aparente, ésta obra la disfrutaremos como ninguna otra.

Utena es una obra tan magnífica en todos sus aspectos que pocos elementos negativos se le pueden encontrar, aunque siempre hay ciertos apartados que desde un punto de vista de exigencia máxima sí que podrían haber sido mejor pulidos para dar como resultado una auténtica obra no ya maestra (que lo es) sino “perfecta” en todos sus extremos.

Uno de estos aspectos es en mi opinión el interés menor que puede despertar el último tramo de la serie (conocido como “La Saga del Apocalipsis”), al repetirse de nuevo los enfrentamientos contra los mismos contendientes del inicio de la serie, aunque eso sí, en diferentes circunstancias.

Lo cierto es que, quizá mal acostumbrados por la originalidad presente a lo largo de toda la serie hasta ese momento, se nos puede hacer algo extraño ver ciertos planteamientos repetidos.

Otro aspecto que un ojo crítico sin duda no puede pasar por alto es el discreto nivel técnico que en determinados momentos presenta la obra, con un dibujo y una animación más que “justos” para la ocasión. Obviamente como dije al principio J.C. Staff no era en aquél momento lo que es ahora (imaginad el nivel técnico de Shakugan no Shana aplicado a Utena), por lo que este apartado es del todo disculpable. Más incluso que la cuestionable “gracia” de su mascota, el pequeño y singular Chu-Chu.

Publicado el mayo 3, 2009 en Shoujo Kakumei Utena y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 45 comentarios.

  1. ADVERTENCIA: Si no has visto Shojo Kakumei Utena te recomiendo abstenerte de leer este comentario, pues esta lleno de spoilers T_T , si lo lees, sera bajo tu responsabilidad U.U

    Siento llegar tarde a los comentarios U.U jeje pero no puedo perder la oportunidad para comentar sobre la mejor serie que he visto en mis casi 20 años de vida…

    Curiosamente esta serie hace mucho la quería ver pero no fue sino hasta hace poco que la termine completa (Como al inicio no conseguía los caps completos se me dio por leer toda clase de foros con los caps que me faltaban, adempas de ver la peli, así que medio me spoilie por decirlo asi xDD aunque como dijeron aqui la película, el anime y el manga tratan la historia de diferentes puntos de vista)

    Creo que el afecto, cariño, devoción y derivados que siento por esta serie es porque de una u otra forma me siento bastante identificada con Utena, su forma de ser, ese lado tan ambiguo, siendo por una parte un “principe” intentando salvar a la “princesa” y por otro lado siendo la princesa que tambíen necesita ser salvada, para al final darse cuenta de que no necesita ser lo uno ni lo otro para llegar a la tan ansiada “revolución” es fascinante, aunque tambíen es doloroso el camino por recorrer, al final la “liberación” vale la pena (Quiza el final no sea un “final feliz” explícito pero ¿Qué final es realmente feliz y perecedero? El final es solo el comienzo de un camino nuevo lleno de obstáculos, pero al final es el camino que elegimos andar por nuestra propia cuenta

    Cada detalle es cuidadosamente expuesto a los ojos de los televidentes sin dejar a mi parecer ningun hueco argumental ni en el desarrollo de los personajes ni en la propia historia, es genial como manejan la evolución psicológica de cada uno de ellos (Bien podría nombrar a Touga que al final se reivindica y decide advertir a Utena ante la inminente revolución,como a Anthy que paso de la sumisión a la firme voluntad de deshacerse del yugo de Akio y así con los demás personajes)

    Gratas memorias estan guardadas en mi mente, momentos en los que grité, lloré de la emoción, reí sin parar, pulse el regresar y el play centenares de veces con las escenas, que ya Utena ha marcado una huella profunda en mi vida y en mi forma de ver las cosas.

    En cuanto a si Utena es Yuri o no, es un debate bastante complicado, más por la cantidad de significados y puntos de vista que se puedan tener sobre la obra, cada quien la ve como desea verla. Confesaré que al inicio entendí la relación de Utena y Anthy como un complemento dentro de una misma persona (Como si Utena fuera la parte que desea liberarse y Anthy la parte sumisa y esclavizada) y que al final la “Revolución” no era más que la liberación de los estereotipos que rodean a ambas partes, pero luego (Fue innevitable no caer ante el subtexto yuri (A veces no tan subtexto) que la obra presenta xDD) que entendí también que Utena y Anthy son diferentes personas que se complementan, se necesitan la una a la otra para conseguir sus objetivos, pero al final, cuando se entienden realmente la una a la otra, se dan cuenta de que su vida esta unida por más que el solo “cumplir objetivos” Ese deseo, ese cariño y esa fidelidad mostrada sobre todo en el punto culminante de la obra me hace pensar que su “lazo” ya paso las fronteras de la simple amistad, y la película no hace más que corroborarlo.

    Para finalizar este comentario tan largo (Rayos, realmente tengo un problema de adicción con este anime) me quedo con dos momentos épicos de la saga que no hacen sino reforzar la idea de una relacion romantica entre las protagonistas

    1.- Saga de Akio: Cuando Utena pelea con Saionji nuevamente, hay un momento donde Utena se queda indefensa, Anthy se percata de esto y cuando Saionji esta listo para darle la estocada final la morena se interpone, defendiendo a Utena e introduciendo a su vez el nuevo sistema de “sacar la espada”, pues ahora sale del pecho del duelista y no de la novia de la rosa, como anteriormente se venia haciendo. A que va todo esto, que a la antigua Anthy le costaba montones mostrar el afecto que sentía hacia Utena, pero en ese momento ni siquiera le importa si la lastiman o no, tiene claro (Aunque no lo acepte todavía) que Utena es el “principe” que tanto anhela, y lo denfendería a toda costa

    2.- Saga de Akio: La escena que explica la introducción de la serie que no nos queda clara sino hasta ese momento, esta, para mi, es la muestra más clara del nexo amistad-romance entre Utena y Anthy, pero sobre todo de la motivación de la primera para hacer lo que hace (Quienes hayan visto la serie comprenderán de que momento les estoy hablando)

    Bien podría nombrar otros momentos y detalles, pero eso significaría alargarme más de lo que notoriamente me he alargado U.U

    Sin más que decir, en pocas Utena es una joya del anime, altamente recomendable para quien disfrute de obras con fuerte contenido psicológico-filosófico-yuriesco etc etc etc ^_^

    Hasta la próxima!

  2. Gracias por dejarnos tu comentario.

    Un saludo.

  3. De nada ^^ es un placer para mi poder comentar esta serie que data de añísimos y que sigue contando con gran popularidad entre el público

    Saludos!

  4. He leído muchas cosas de esta serie, me ha picado la curiosidad. Tengo que verla ya!!!!!!!

  5. Hola, vaya vi Utena hac¿e 10 años,ya estoy por cumplir los 30, y es una serie espectacular.
    Para mi si es yuri,la pelicula es tan obvio jaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s