ANÁLISIS – Simoun (Serie de T.V.)

S E R I E   D E   T. V.

A N Á L I S I S

Simoun fue una obra creada por el Studio DEEN en el año 2006, siendo concebida como serie de televisión directamente, sin venir de un Manga previo como suele ser lo habitual. El Studio DEEN se encontraba en aquél momento en una situación inmejorable para crear un producto de calidad como fue Simoun, tras haber logrado éxitos recientes como las dos primeras temporadas de Maria-sama ga Miteru (emitidas del 2004 hasta el 2005), además de contar también con otros éxitos en su haber como la magnífica adaptación del videojuego Fate/stay night, la estupenda R.O.D. (Read or Die) en el año 2001 en co-producción con el Studio Orphee, o contar también con la experiencia de haber participado en obras ilustres como Ronin Kenshin, Ranma 1/2 o You Are Under Arrest.

En Simoun confluyen géneros tan dispares como el de la Ciencia-ficción por un lado (veremos un mundo alternativo al nuestro, con sus propias leyes naturales, en el que se llega incluso a abordar la temática de las realidades alternativas y los viajes en el tiempo), por otro lado el género del romance (veremos numerosas relaciones amorosas en la obra, y además de lo más variadas en cuanto a su naturaleza), y también estará presente la acción bélica (con un conflicto global entre tres grandes facciones). En su conjunto tenemos como resultado una magnífica combinación de fantasía, aventura, acción y amor como pocas veces hemos disfrutado antes (quizá tan solo en obras como la mítica Macross o la sublime Last Exile).

En el propio género del Yuri Simoun es una rareza por sí misma, no siendo nada frecuente encontrar obras tan extremadamente fantasiosas y originales como ella, demasiado acostumbrados como estamos los amantes del género a las historias ambientadas principalmente en escuelas de secundaria de nuestro tiempo.

A lo sumo podemos encontrar obras de fantasía ligera en las que lo habitual es presentar un mundo idéntico al nuestro al que se le añaden ciertos elementos fantásticos (como extrañas criaturas, algunas armas poderosas o cierta presencia de magia), pero son escasas las recreaciones de mundos totalmente diferentes al nuestro y que resulten medianamente creíbles y atractivos.

Quizá el mundo recreado en Mai Otome sea una de estas contadas excepciones, contando también al igual que Simoun con su propia estructura político-social, su arquitectura, historia, creencias y elementos culturales únicos.

Con este panorama, una de las apuestas más arriesgadas de Simoun era la de intentar (y a ser posible lograr) sumergirnos en ese mundo propio tan distinto en el que se ambienta la obra, apuesta que en buena lógica sólo la podría encaminar hacia dos destinos diferentes: el convertirse en un auténtico bombazo y hacerse con una legión de seguidores a nivel mundial como si del mejor Gundam se tratase, o en cambio pasar bastante desapercibida y convertirse, gracias a la calidad que atesora, al menos en una obra de culto para ser disfrutada tan solo por un público minoritario. Como supongo que todos conocerán ya a estas alturas, la segunda vía fue a la que Simoun se dirigió, sentenciada por obra y gracia del siempre implacable “gran público”, a pesar de las buenas críticas que la serie recibió en su momento.

Dada la “discreta” aceptación popular de la serie era lógico que no aparecieran después nuevos productos relacionados con la misma, salvo un breve Manga alternativo aparecido poco tiempo tras la conclusión de la serie, compuesto por tan solo tres volúmenes cortos, por lo que no han podido disfrutar aún sus fans (que son pocos pero muy devotos, como suele ocurrir en el caso de las obras de culto más incomprendidas) con posteriores entregas por ejemplo en forma de O.V.A.s o películas que aprovecharan y extendieran un poco más el enorme potencial que tenía la serie, ni siquiera para intentar dar respuesta a ciertas preguntas que quedaban en el aire tras su conclusión, y que permanecerán para siempre relegadas a los eternos debates en los reducidos círculos de discusión de sus más fervientes seguidores.

Simoun nos presenta el conflicto que se da en el mundo de Daikuuriku entre la Teocracia de Simulacrum (una nación muy avanzada tecnológicamente respecto de las demás) y el archipiélago de Argentum (una industrializada pero decadente nación que ansía poseer la tecnología de Simulacrum para poder abandonar sus nocivas fuentes de energía), a la que luego se sumará como aliada Plumbum, la nación de las tierras altas.

La clave para la supervivencia de la pacífica Teocracia de Simulacrum ante las intenciones beligerantes de sus adversarios es una singular aeronave que tan solo posee esta nación (en principio), reliquia de tiempos pasados, y que recibe el nombre de Simoun. Este nave de doble motor helicoidal es capaz de dibujar en el cielo unos trazos luminosos gracias a una gema especial, obteniendo como resultado una “Ri-Maajon” que desencadena unos efectos devastadores en su entorno. Antiguamente estas Ri Maajons eran utilizadas únicamente con fines ceremoniales y religiosos, pero ante la escalada de ataques enemigos se verán obligados a emplear ese enorme poder destructivo en la batalla.

Los Simouns solo pueden ser pilotados por dos jóvenes sacerdotisas llamadas Sibyllae (plural en Latín de Sibylla), que deberán estar en perfecta sincronía la una con la otra, debiendo besarse para activar la gema que pone en funcionamiento el Simoun. Además se requiere que no hayan acudido aún a la Fuente sagrada a elegir el sexo que tendrán durante el resto de sus vidas, una obligación en principio inexcusable para todo aquél que alcanza la edad de 17 años en ese mundo (ya que todos sus habitantes nacen en principio como mujeres y se hace ineludible la existencia también de hombres para perpetuar la especie). Precisamente por el hecho que a las Sibyllae se les permita de forma excepcional retrasar por un tiempo dicha elección será motivo para que algunos de los personajes de la serie deseen seguir conservando su status de Sibylla.

El rumbo que toman los acontecimientos por la cada vez mayor utilización de los Simouns en el frente de batalla, siendo la principal arma de Simulacrum, hará que algunas Sibyllae se replanteen su situación actual, viéndose cada vez más como simples soldados que como sacerdotisas. Precisamente tras una de estas batallas el Chord Tempest (considerado como el mejor escuadrón de Simouns de todo Simulacrum) sufre importantes bajas tanto en el escenario del combate como después con la renuncia de algunas de las Sibyllae a seguir pilotando los antaño “carruajes de los dioses”, ahora convertidos en una terrible máquinaria bélica.

Daikuuriku es un mundo alternativo al nuestro, que posee una tecnología que combina elementos pre-industriales y otros ligeramente futuristas en el caso de la Teocracia de Simulacrum (contando con aeronaves de combate, cargueros voladores y ferrocarriles, basados todos en motores helicoidales descubiertos en unas ruinas antiguas), y por otra parte una tecnología más similar a la de principios del S.XX en Europa por parte del archipiélago de Argentum (con primitivas aeronaves de frágil aspecto y enormes zepelines, así como mostrando un oscuro aspecto industrial en sus ciudades).

Aún así no podemos etiquetar el mundo de Simoun como de Steampunk en sentido estricto, como sí sería por ejemplo el de Last Exile o el de Sakura Wars (aunque incluso estas obras contienen algunos elementos que cuestionarían dicha etiqueta), por la naturaleza completamente diferente de su fuente de energía y el aspecto general que presentan los núcleos de población y los instrumentos que utilizan sus habitantes en el día a día, pero ciertos elementos vistos en la serie como el aspecto del interior de las cabinas de los Simouns y las aeronaves utilizadas por la nación enemiga de Argentum (en especial los zepelines) nos recordarán bastante a esa encantadora estética de fantasía victoriana. Podríamos decir más bien que Simoun es una obra con una “marcada influencia” Steampunk, más que una obra propiamente de dicho género.

Aeru

Una nueva y prometedora incorporación a las filas del Chord Tempest. Su mayor deseo es poder pilotar un Simoun como ya lo hiciera su abuelo, más allá de cuestiones religiosas o militares. Su carácter alegre y despreocupado le comportará a menudo no pocos problemas y desencuentros con sus compañeras, en especial con Neviril, con quien vivirá una complicada relación a lo largo de la serie por querer convertirse insistentemente en su pareja de vuelo, a pesar de los difíciles momentos por los que Neviril está pasando.

Neviril

La Regina (líder de escuadrón) del Chord Tempest. Ostenta también el título de Sybilla Aurea, denominación que recibe la mejor Sybilla de toda la Teocracia de Simulacrum. Al principio de la serie caerá en una profunda depresión por la pérdida de su querida compañera Amuria, desaparecida tras un intento fallido de completar la Ri-Maajon Esmeralda. La llegada de Aeru a su vida la perturbará aún más si cabe, pues a menudo ella le recordará a la desaparecida Amuria, tanto en el terreno militar como en el amoroso.

Dominura

La única superviviente del legendario Chord Dextra, un selecto escuadrón cuya única finalidad era completar con éxito el Ri Maajon Esmeralda. Dominura es un personaje muy enigmático desde el comienzo de la serie, y sus contactos con las altas esferas causan no pocos recelos a su alrededor. En un principio llegará al Chord Tempest para supervisar personalmente los avances de la prometedora Sibylla Rimone, pero más adelante llegará a tomar el mando en las operaciones que el Chord Tempest realice a bordo del Messis.

Rimone

La Sibylla más joven del Chord Tempest, contando tan solo con 12 años de edad, lo que hará que al inicio de la serie sea confundida con una simple cadete. Rimone es probablemente la mejor piloto de todo el Chord Tempest, mejor incluso que Aeru y Neviril, como demuestra en varios momentos de la serie, aunque sus propios temores la hacen a veces no tener la suficiente confianza en sí misma para dar lo mejor como piloto de Simoun. Gracias a la llegada de Dominura será capaz de demostrar sobradamente sus increíbles aptitudes.

Paraietta

Una experimentada Sibylla, muy próxima a Neviril, de quien es amiga desde la infancia. Paraietta suele ocupar el papel de líder del Chord Tempest cuando Neviril no se encuentra anímicamente en condiciones de asumir sus responsabilidades (es decir, casi siempre), y vela por ella cuando Neviril está atravesando por algún momento difícil. Su extraordinario sentimiento protector hacia ella desde que eran niñas esconde otros sentimientos más profundos que intentará por todos los medios que no salgan a la luz… sin demasiado éxito, la verdad.

Kaimu

La compañera habitual de Paraietta, a quien admira de una forma desmedida (quedando claros desde el principio sus sentimientos por ella). Kaimu es una joven atormentada por un delicado suceso ocurrido con su hermana Alti durante una noche de tormenta, cuando Kaimu sufría presa del pánico antes de la que iba a ser su primera misión de combate y Alti acudió a su habitación para consolarla. Lo malo es que la consoló “más de la cuenta”, y desde entonces Kaimu mantiene una tirante relación con ella, culpándola de lo sucedido.

Rodoreamon

Una dulce y encantadora joven de clase alta, cuya reputada familia ha dado numerosas Sibyllae a la Teocracia de Simulacrum a lo largo de los años. Rodoreamon se reencontrará en el Chord Tempest con una vieja conocida de sus tiempos de infancia: Mamiina, cuyos padres estaban al servicio de la familia de Rodoreamon. Tras el reencuentro de ambas en el Chord Tempest, Rodoreamon intentará por todos los medios aproximarse a Mamiina, aunque el carácter orgulloso de ésta no le pondrá las cosas fáciles.

Mamiina

Una ambiciosa piloto del Arcus Niger trasladada junto con su compañera Yun al Arcus Prima como reemplazo. El padre de Neviril utilizará su influencia para que Mamiina se convierta en la nueva compañera de su hija tras la pérdida de Amuria, pero no logrará más que el rechazo de Neviril. Durante la misión a bordo del Messis Mamiina estrechará lazos con sus nuevas compañeras, en especial con Rodoreamon. Debido a su origen humilde, lo que Mamiina desea por encima de todo es ser reconocida como una igual entre las Sibyllae.

Morinas

Otra nueva integrante del Chord Tempest, que aparecerá al inicio de la obra al igual que Aeru para cubrir las bajas ocasionadas en el escuadrón tras la batalla que tiene lugar en el primer episodio de la serie. Poseedora de un gran atractivo y una simpatía innata, es quizá la piloto a la que más veremos con diferentes parejas a lo largo de la obra, gracias al aprecio que le tienen todas, aunque su relación más estrecha la vivirá no con otra Sibylla como suele ser lo habitual sino con Wapourif, el jefe de mantenimiento de los Simouns.

Wapourif

Al frente del equipo encargado del mantenimiento y las reparaciones de los Simouns, Wapourif es un personaje doblemente importante en la serie. Por una parte por su relación con la Sibylla Morinas, por la que tendrá que luchar superando las barreras sociales que hay entre ambos, y por otra parte por su papel crucial en la desmantelación de un Simoun (todo un sacrilegio para sus creencias religiosas), que permitirá el posterior y trágico descubrimiento de Dominura al mirar en el interior del Simoun desmontado.

Otros personajes de importancia:

Entre el resto de pilotos tenemos a Floe, otra de las integrantes del Chord Tempest, con un carácter algo infantil y frívolo, a Alti, la hermana de Kaimu y pareja habitual de Floe, que siente una devoción enorme por su hermana, a Yun, trasladada junto con Mamiina al Arcus Prima como reemplazo, que tendrá un importante papel relacionado con Onashia en la parte final de la serie, a Vyura, otra piloto que también será asignada al Chord Tempest y a Amuria, la desaparecida compañera de Neviril al inicio de la obra, cuyo recuerdo planeará como un fantasma siempre presente.

Entre el resto de personajes importantes de la serie (fuera ya de las pilotos) tenemos a Onashia, la encargada de velar por la Fuente sagrada y la máxima autoridad religiosa de Simulacrum, a Guragief, el responsable de los escuadrones a bordo del Arcus Prima, a Anubituf, el capitán del Arcus Prima, que al igual que Guragief fue Sibylla en sus años de juventud, a Angulas, una encantadora sacerdotisa de Plumbum, que gracias a su visita el Arcus Prima primero hizo Plum y luego Bum, a Wauf, el maduro capitán del Messis (un viejo y destartalado carguero que será utilizado en algunas de las más importantes misiones a lo largo de la serie), a Mastif, un joven soldado que conocerá a Floe en una de las misiones de su batallón, al padre de Neviril, vice-presidente de Simulacrum, que velará por su hija aunque no siempre teniendo en cuenta su opinión, así como a la Suma Sacerdotisa, que intentará poner en marcha un plan desesperado hacia el final de la serie para intentar cambiar el rumbo de la contienda bélica.

También me gustaría hacer por último un reconocimiento y sentido homenaje a los ratones del Messis, que también tuvieron su parte de protagonismo en un momento dado, como a buen seguro recordará con una sonrisa todo aquél que haya disfrutado de esta maravillosa serie.

La calidad gráfica de la serie alcanza un nivel bastante bueno, aunque no es desde luego la mayor virtud de la serie. Es más, su particular y original diseño puede resultar algo extraño al principio, extravagante incluso, sobre todo en lo relativo al vestuario de los personajes, pero enseguida nos acostumbraremos a la particular estética de la serie y disfrutaremos de un gran espectáculo visual que se mostrará ante nuestros ojos a lo largo de los episodios. Son muy destacados ciertos momentos en los que una imagen en movimiento se congela por unos instantes para pasar a convertirse en una bella ilustración estática con la que deleitarnos la vista, digna de los mejores Art-books, algo que veremos a menudo durante los primeros episodios y también en los finales.

La gama cromática elegida para la serie es muy agradable, con tonos suaves y delicados en todo momento, algo poco habitual en una obra que narra un conflito bélico con numerosas batallas a lo largo de la serie, en las que suele emplearse un estilo mucho más oscuro y afilado (véanse los grandes clásicos como Macross o Gundam). En Simoun en cambio todo es redondeado, suave y luminoso, como si se tratara de una obra destinada para un público más joven al que realmente está orientado.

Aquí estamos ante uno de los puntos más destacados de la obra, y más si cabe tratándose de una serie de T.V. (estamos acostumbrados a ver cada cosa…) Simoun cuenta con unas escenas realmente bien animadas en general (salvo en algún momento puntual que rompe la regla), siendo especialmente digno de mención todo el trabajo realizado para recrear el vuelo de las aeronaves. El despegue y aterrizaje de los Simoun está cuidado al detalle, y artísticamente adquiere una dimensión única cuando nos muestran un plano aéreo en picado y el Simoun despega hacia donde está la cámara, logrando así un efecto visual exquisito. Hasta aquellos espectadores que gusten de fijarse en los más pequeños detalles a buen seguro quedarán satisfechos con esta serie.

A pesar que Simoun pueda tener la apariencia de una serie como tantas otras de las que narran conflictos armados, con sus numerosos momentos de acción mostrados con todo lujo de detalle en épicas batallas, el peso específico y fundamental de la serie recae en las relaciones entre los personajes del extenso reparto que posee. Además, ciertos momentos en la narración de la historia son también muy destacados a nivel de guión, como podremos comprobar en el primer episodio mismo, con la excepcional introducción a la historia desde el punto de vista de uno de los pilotos enemigos, desde que despega de su base hasta su trágico final en el frente de batalla (y que será ni más ni menos quien provoque el fracaso de la Ri Maajon Esmeralda que Amuria y Neviril intentaban hacer).

Y es que en una obra como Simoun, si no tienes un guión realmente a la altura de lo esperado la serie puede bajar muchos enteros, algo que en Simoun afortunadamente no sucede, y en cambio se nos obsequia con unos diálogos la mar de atractivos por parte de los personajes de su amplio e interesante reparto. A título personal yo destacaría los diálogos de Morinas con Wapourif, así como los de Dominura con Rimone y los de Anubituf con Guragief, todos ellos de un nivel bastante notable y con abundantes segundas interpretaciones posibles, por lo que conviene prestar gran atención en especial a las conversaciones entre estas parejas concretas.

Se podría afirmar sin temeridad que estamos ante el mejor apartado de esta serie. Y es que la B.S.O. de Simoun es una de esas composiciones que sin duda marcan época, y sin la cual desde luego que el espectáculo mostrado en pantalla no sería el mismo. La partitura, firmada por Toshihiko Sahashi (autor de la música de Gundam Seed y Fullmetal Panic entre otras) reúne todo un conjunto de exquisitas melodías y vigorosos temas que logran dotar a la serie del espíritu propio que toda gran obra precisa para ser recordada.

Especialmente inspirados resultan los temas de batalla y aquellos que acompañan algunos de los momentos más célebres de la serie, como el delicado tema “Denen”, el nostálgico “Rekishi wa Kataru”, el enérgico “Oozora no Auriga”, el solemne “Tadibachi no Yokan” y quizá el tema más representativo de la serie: “Youen Naru Kizuna no Hibiki”, nada menos que a ritmo de Tango.

Los temas de apertura y clausura son también de lo más destacados, corriendo este último a cargo del grupo Savage Genius.

Simoun es toda una “celebración” del Yuri en sí misma, pero no ya por el simple hecho de presentarnos en pantalla una enorme cantidad de relaciones de amor entre personajes femeninos (ya las habíamos visto en gran número en Maria-sama ga miteru o también en Strawberry Panic), sino por algo en mi opinión aún más importate y necesario para el género: por mostrarnos estas relaciones con total normalidad, que es algo de lo que adolecen aún muchas obras con supuesto contenido Yuri o elementos que puedan atraer a sus potenciales seguidores por este motivo (cada vez es más habitual ver en una serie convencional la inclusión de dos chicas que “puedan dar que pensar algo”, sin concretarse luego en nada). Toda serie que consiga dar ese salto cualitativo a la hora de presentar el amor entre dos mujeres sin que ésto sea un motivo “pintoresco”, cómico, estético, morboso o simplemente anecdótico habrá aportado desde luego su granito de arena para que a la larga estas relaciones se vean con la normalidad que deberían tener, e incluso que se llegue al ideal de no tener por qué referirnos a una obra como “Yuri” a la hora de hacer referencia a sus diversos géneros.

En cuanto a la variedad concreta de relaciones Yuri que vemos en la serie tenemos para absolutamente todos los gustos: relaciones surgidas a partir de una camaradería (como la que tenían Amuria y Neviril, así como después ésta última con Aeru), relaciones surgidas a partir de una admiración “jerárquica”, ya sea por una mayor posición en el grupo o por una mayor edad (Kaimu con Paraietta por una parte y Rimone con Dominura por otra, añadiéndose aquí además un componente “Lolicon” por si fuera poco), relaciones que rompen en unos casos barreras sociales (como la de Mamiina con Rodoreamon) y en otros casos barreras religiosas (como la de Morinas con Waporiuf, aunque de hecho éste sea ya un hombre tras haber elegido su sexo en la Fuente, pero como aún mantiene un cuerpo casi por completo femenino sigue siendo relevante para el interés Yuri en su relación) y por último hasta relaciones de tipo incestuoso (Kaimu con Alti, curiosamente la única relación sexual consumada que la serie nos muestra a lo largo de los episodios, aunque en el caso de Amuria y Neviril es muy probable que ambas hubieran llegado también a ese punto en su relación).

La tensión sexual es más que evidente además en numerosos momentos de la serie, algunos tan célebres como el intento de “asalto” de Mamiina a Neviril en el baño o de forma mucho más sutil en la piscina donde las Sibyllas se entrenan y buscan a la mejor candidata para ser su pareja de Simoun, dándose incluso intensos (y hasta peligrosos) enfrentamientos entre algunas de ellas en pugna por su pareja deseada (como entre Mamiina y Aeru y entre ésta y Paraietta, en ambos casos con Neviril como objetivo).

También me gustaría destacar, aunque ya en un plano mucho más filosófico que carnal, ciertos momentos de lo más delicados incluídos también en la serie, con una gran fuerza emotiva en cuanto a sentimientos de amor mostrados en pantalla, como la escena de Aeru y Neviril en celdas separadas y besando no obstante la pared que las separaba, o la representación del recuerdo por Mamiina simbolizado en la trenza depositada en la barca de ramas confeccionada por Yun, que le entregan luego a Rodoreamon, o el propio gesto de ésta adoptando su mismo peinado tras la finalización del conflicto. Hay tanto amor representado en la obra que debemos observar con atención cualquier detalle presente en la misma, si queremos disfrutar plenamente de ella y no quedarnos tan solo en lo más evidente.

En Simoun se nota desde el primer al último momento lo que es un trabajo bien hecho. Cumple con nota todos y cada uno de los apartados en los que se podría desglosar la obra para analizarla, sin presentar ninguna carencia destacada. A parte de valorar todos esos elementos por separado, la impresión que ofrece en su conjunto la serie es igualmente excelente. Como digo se nota el gran trabajo realizado y el mimo depositado por parte del Studio DEEN, siendo Simoun una de las obras que presentan un mejor acabado a lo largo de su trayectoria, al nivel de Fate/stay night o de la mismísima primera temporada de Maria-sama ga miteru (aunque ésta quedaría en mi opinión ligeramente por encima de Simoun, al superarla en los apartados de guión y diseño de personajes).

Más allá de estas consideraciones globales, lo que a mí me resulta especialmente curioso y sin duda digno de elogio en esta inolvidable serie es la valentía de la que hace gala (desde un primer momento además) para “cargarse” a personajes que sin duda podrían resultar fantásticos a los ojos de los espectadores, no haciendo la menor concesión a éstos en ningún momento (quizá tengamos aquí una de las posibles causas del escaso éxito de la serie que tuvo a nivel de seguimiento posterior entre los fans del Yuri). En Simoun veremos desaparecer literalmente a uno de los personajes a priori más carismáticos en el primer episodio mismo, o “esfumarse” a cierta pareja no menos fabulosa sobre la mitad de la serie, y qué decir del trágico final hacia la conclusión de la obra de uno de los personajes secundarios más queridos entre los fans de la obra. La historia debe imponer siempre su ley, y el desarrollo coherente de la misma debe ser inapelable y sin concesiones, y ésto en Simoun se ve con toda la crudeza que quizá debería verse más a menudo en otras series (y de paso que se den menos concesiones absurdas a los fans, por legión que éstos sean).

– De Simoun podemos destacar por encima de todo el propio mundo que crea la obra, perfecto para explicar y desarrollar un buen número de relaciones Yuri tal y como vemos en la serie. Un mundo enteramente femenino hasta el momento crucial de la elección de sexo en la Fuente es un argumento tremendamente atractivo por sí mismo, en especial para los amantes del Yuri. Hay muchas obras de ficción que crean mundos propios, pero el marco incomparable que presenta Simoun, con sus propias leyes naturales, es desde luego digno de elogio y sin duda daría para mucho más que una serie de T.V. de 26 episodios.

– Además, toda la cuestión de las Ri-Maajons que los Simouns dibujan en el cielo y que pueden tener los más variados efectos, desde un simple uso ceremonial y religioso a otro de carácter bélico y destructivo, es un argumento tan original (y hasta poético, por la forma como se describen como rezos al cielo, para hablar con los dioses) que constituye por sí mismo uno de los pilares básicos del gran interés que despierta la serie, en especial con la constante búsqueda y anhelo (desde el primer al último episodio) de la ejecución con éxito de la Ri-Maajon Esmeralda, capaz de abrir las puertas a otro mundo.

– Por supuesto, el magnífico elenco de personajes que tiene la obra, siendo de lo más variado e interesante. Cada uno de ellos tiene su propia historia de trasfondo por contar y desarrollar, y al relacionarse además entre sí los diferentes personajes las combinaciones resultantes no hacen sino dar mucha más variedad aún si cabe a estas historias. A título individual podríamos destacar a algunos personajes realmente inolvidables como Mamiina, quizá de los mejores secundarios que se han visto en los últimos años (y no solo en el ámbito del Yuri), o la singular pareja formada por Dominura y Rimone, realmente fantástica en todas y cada una de sus (no demasiado numerosas por desgracia, hay que decir) apariciones en la serie.

– Su maravillosa música, sin la cual la serie no sería desde luego lo mismo. Algo muy parecido ocurre en mi opinión con Shoujo Kakumei Utena, que podría haber tenido mil bandas sonoras distintas a la que conocemos, pero después de verla es imposible poder separar esas melodías tan particulares de las imágenes de la serie, quedando ambas indisolublemente unidas para siempre. Exactamente lo mismo le ocurre a Simoun. Nos resultaría inconcebible verla con otra música distinta a la original, por más calidad que pudiera tener “la substituta”.

Poco, muy poco se le puede achacar a esta excelente serie, tan cuidada en todos y cada uno de sus aspectos. Habrá a quien la relación principal de la obra quizá no le acabe de convencer, como a un servidor, por la falta de química que encuentro que hay entre ambas y que en cambio sí que me transmiten el resto de las parejas de la serie, así como por su precipitado y repentino enamoramiento de la noche a la mañana, para mí bastante forzado. Habrá también quienes se sientan algo contrariados con su atípico y extraño final, que a mí personalmente me parece fantástico, aunque bien es cierto que deja muchas cuestiones sin resolver, para que el espectador haga sus propias cábalas y así se mantenga viva la serie en el recuerdo colectivo.

Pero si algo puede tener Simoun más claramente en su contra es el pesado lastre que suponen para muchos espectadores los primeros episodios de la serie, un inicio desde luego que no apto para todos los paladares. Esto es un hecho, y así ha sido ampliamente admitido entre el público en general que accede a la obra por primera vez. Desde el primer momento estamos inmersos en una increíble vorágine de acontecimientos que no nos dejarán ni respirar, explicándonos algo menos de lo justo para que apenas podamos seguir lo que está pasando ante nuestros desconcertados ojos, y generando en nuestra mente muchas, muchas preguntas a cada momento. Que nadie espere una serena, detallada y larga introducción en los primeros episodios que nos explique la situación actual y cómo los personajes principales de la historia han llegado a parar hasta allí antes de desencadenarse la acción más intensa. Aquí la acción ya ha comenzado y lamentamos comunicar al espectador que se dé prisa porque… ¡llega tarde! Así que a no perder detalle de todo cuanto pasa en pantalla y a asimilar conceptos como una auténtica esponja. Por supuesto, un posterior revisionado de la serie ayuda bastante a comprenderlo todo mucho mejor.

En una serie convencional y de tipo realista un inicio como el descrito sería mucho más digerible sin duda, pero en una obra como Simoun, que crea su propio mundo con sus propias reglas y estructuras (e incluso con sus propias leyes naturales), entre tantos y tantos elementos de fantasía es fácil perderse para quienes no estén acostumbrados a este tipo de obras. Este hecho podría encontrar una disculpa en el propio estilo narrativo que la obra desea presentar, eso es totalmente válido y comprensible, pero ello no es incompatible con presentar la trama de una forma más comprensible y dosificando algo mejor los momentos más intensos que se pretenden mostrar, quizá algo condensados y precipitados en el primer episodio, para dejar paso a unos episodios siguientes totalmente opuestos en nivel de intensidad, que en su conjunto es lógico que no causen la mejor impresión en el espectador que accede a la obra por primera vez.

Que se escuche habitualmente que muchos de los que dejaron de ver Simoun lo hicieron justamente tras los tres primeros episodios es un hecho que deja de ser una coincidencia cuando ésta se repite tanto, cuando si se hubiera dosificado mejor la acción y la intensidad del primer episodio apoyándose en los siguientes el resultado final habría sido desde luego mucho más “digerible” para el espectador medio. Simoun es una obra compleja pero no complicada de entender, ocurriéndole algo similar a lo sucedido con Neon Genesis Evangelion, que la complicación real no estaba en la trama en sí que tenía, sino en la forma deliberadamente complicada como nos la explicaban.

Publicado el junio 13, 2009 en Simoun y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 32 comentarios.

  1. gracias te amo te mega adoro n solo por la letra sino tbn por el maravilloso trabajo q haces aqui😀 muchas graxxx si nesesitas algo estoy en deuda con tigo😛

  2. Aquí esta mi humilde traducción el español de la canción, para mi habla de como los simoun son la voluntad de dios al igual q sus sacerdotisas ;D

    El remolino de luz esta haciendo eco
    transmite felicidad.

    La prueba de un mundo sin destrucción
    la sacerdotisa del Tempus Spatium.

    Sacudio asta despertar por la mañana
    Bajo la proteccion de su madre, aquellas alas blancas.

    El idioma bendito
    permite que escuches la melodia.

    Algun dia este verde viento
    esta cancion de amor.

    El cielo libre de caminos, el ordenado dendero de un protector
    las alas decendientes de dios.

    La promesa de un mundo sin destruccion
    la sacerdotisa del Tempus Spatium.

  3. ami en lo personal me encanto esta serie la trama, las parejas y todo yo la recomiendo 100% y la considero una mas de mis favoritas ;D

  4. ” Más allá de estas consideraciones globales, lo que a mí me resulta especialmente curioso y sin duda digno de elogio en esta inolvidable serie es la valentía de la que hace gala (desde un primer momento además) para “cargarse” a personajes que sin duda podrían resultar fantásticos a los ojos de los espectadores, no haciendo la menor concesión a éstos en ningún momento (quizá tengamos aquí una de las posibles causas del escaso éxito de la serie que tuvo a nivel de seguimiento posterior entre los fans del Yuri) ”

    Al parecer Simoun es una tremenda serie, pero…ese comentario de ahi…hmmm…yo siempre he tenido tanta mala suerte para elegir los personajes que me gustan en un anime que supondria que los que me gustan van a morirse bastante rapido xD Es lo unico que me hace dudar de mirarla o no, seguramente es una gran serie, no lo pongo en duda, pero no quiero que me empieze a gustar una de las personajes y de repente la hagan pelota, como siempre un GRAN ANALISIS, nada me quedo sin esclarecer y la verdad que tenes una capacidad de relato EXCELENTE! En fin, voy a seguir paseando xD

  5. La reseña me gustó mucho, aunque hay cosas muy importantes que no se señalaron. Quisiera saber sin cuentas con el dato de quién fue el guionista o los guionistas. Gracias-

  6. Hola P. Valentine. Me alegro que te haya gustado el artículo.

    Sobre Simoun se podría hablar en profundidad de tantos y tantos temas (como lo que supongo que quizá hayas echado en falta como serían los famosos “misterios” de la serie, tales como la identidad de Onashia o del abuelo de Aeru, los Simoun del pasado o divagar sobre las diferentes líneas temporales) que harían que el artículo se extendiera indebidamente de pretender abordarlos también, por lo que de manera expresa he evitado entrar en dichos temas (ya que el artículo era de por sí bastante extenso y si además entrara a analizar todo lo comentado antes daría casi para una tesis doctoral). Si te interesa mucho la serie siempre puedes acudir a nuestro foro, donde Simoun tiene una sección propia en la que se pueden tratar en profundidad todos sus entresijos de manera mucho más apropiada que aquí.

    Sobre el tema que preguntabas de los guionistas de la serie fueron Akatsuki Yamatoya, Fukyoushi Oyamada, Junji Nishimura y Mari Okada.

    Un saludo.

  7. Acabo de terminar de ver dicho anime y me gusto bastante. No tanto como para ver todo de una como haria de nuevo con Yuru Yuri, pero lo suficiente como para terminarla.
    Me gusto bastante las tramas de la serie al igual que el contenido yuri dentro de dicha. Aunque un foco exagerada con todos loscambios de actitides que hacen que de repente no tenga sentido. Un ejemplo seria la parte donde Kaimu y Alti se forman de pareja y Kaimu confiesa su despresio por su hermana con una rason bastante rasonable, pero que luego Aeru con una simple frase hace que ella se sienta mal y esta salta a la bse enemiga para rescatarla como si lo de antes no fuera nada.
    Una cosa que si e de admirar es lo increiblemente ingenioso de la biologia de que todos nascan como mujeres. Y mas aun los rasgos femeninos que resaltan los hombres de dicha serie es completamente creible. Tengo que admitir que hasta el capitan y su acompañan te me atrajeron mas de una ves.
    Respecto al final, no me mato. Tampoco lo.entendi del todo, a diferencia del final de Puella Magi Madoka Magica que Dios Mio me iso sentir hasta que duela. La unica escena que me iso sentir algo fue cuando Limone y Dominura hicieron el Ri Majon Esmeralda. Creo que se me rompio el corazon al ver a Limone diciendo que no tenia miedo de morir.
    Respecto a las parejas, no me gusto mucho la pareja principal. Neviril no valia tanto la pena para mo parecer. No vale todo el dolor que le iso pasar a Paraetta. Y Aeru era muy insesible respecto a las emociones de las demas. Hiba a usar a Limone de carmada contra un sujeto armado😡 . Luego le hizo recordar a Neviril que fue su culpa la desaparicion de su antigua pareja, para luego escabullirse(lamento si esta mal escrito) en su habitacion y robarle un beso cuando se encontraba debil emocinalmente, y luego escupir en el recuerdo de la pareja de Neviril al decirle que esta la quiere porque el simoun se encendio como si nada. Pero no me mal entiendan, yo amo a Aeru, pero no me gusta tanto su forma de ser. Tampoco me gusta que haga pareja con Neviril. En lo personal me hubiera gustado que se quede con Limone porque se veian como una pareja que de hecho me gustaria. Ya que Aeru estaria dispiesta a morir por Limone, y tambie seria capaz de sacar el potencial de Limone si esta se lo propusiera como hizo para ser la pareja de Neviril. Pero ya que, se que eso seria muy bueno para ser un anime japones. PARA ESO EXISTE FANFICTION!!!!!
    Bueno fue una reseña larga y espero que algun dia te tomes el tiempo de leerla, mientras tanto tengo que despedirme porque son las 4:09AM. Quisiera que tambien añadas algun link de paginas donde podamos ver los animes como Saki, porque llevo buscando 2 meses y sigo son encontrar una pagina donde puesa ver online. Y sin mas que decir…

    SEE YA!!!!!!!!!

  8. Hola Master D, gracias por tomarte tu tiempo dejándonos tu comentario sobre la serie. Comparto bastante tus puntos de vista, sobre todo en lo referente a los repentinos cambios de actitud que se dan en algunos personajes, algo en lo que creo que se debería haber trabajado más a nivel de guión para dejar la serie ya prácticamente perfecta a todos los niveles.

    Sobre lo de poner enlaces a webs donde poder ver series lo malo aquí es lo de siempre: que luego nunca suele durar mucho la validez de dichos enlaces, por lo que decidí hace tiempo ya que lo mejor sería poner alguno si acaso en la página principal mientras éstos duren, en plan recomendaciones puntuales, pero sin ninguna vocación de permanencia como podéis ver.

    Un saludo.

  9. Para mi esta serie es increiblemente profunda para divagar y divagar, me encantó justamente por mezclar tantas cosas, el final me parece increible, y los dialogos sobre el por que las protegieron para que pudieran abrir una puerta al nuevo mundo y mantenerlas en su memorias como las sacerdotisas eternas…. creo que hay muchas pinceladas de los miedos del mundo real en esa serie, desde el hecho de ver pasar el tiempo a cómo una guerra organizada por 4 locos puede enfrentar a dos amigos simplemente por haber nacido en tierras cuyas delimitaciones las impusieron otros…. te presentan que no puedes huir del presente, que tienes que tomar una decisión, que tienes que crecer como persona, en el caso de las hermanas llegaron a darle la vuelta a la historia donde Arti pasa de ser una obsesionada de su hermana a simplemente a haber intentado consolar a su hermana de una manera malentendida… que siempre se puede perdonar y ser perdonada, compañerismo, amistad, amor, sentimientos mas fuertes que las cadenas sociales…. se muestra la maldad y la bondad de cada una de las cosas, hasta simplemente una flor que aaeru tira casi en los capitulos finales adquiere significado. Se ve como personajes comidos por el rencor, complejos y orgullos toman ootra perspectiva de vida…. y muuuchas cosas mas…

    En cuanto a las parejas y personajes, me sorprendio mucho Yun un personaje estoico y duro durante toda la serie que no doble sus objetivos, y ver como la guardiana de la fuente tan intocable realmente es una humana que se hace intocable por su sacrificio y sus errore (curiosa contradiccion) …. Las parejas Aaeru es grciosa, para mi esta loquisima jeje, y Neviril es una niña protegida que cuando se da cuenta se abre al exterior (quizas si fue repentino) la mejor para mi Morinas y Wapirijfjksdf me encanta el como lo llevan y el juego de no romper con lo sagrado, a parte que las apariencias de los personajes me encantaban (me hubiera gustado un poco mas de esta pareja)

  10. Wow!…..totalmente una obra de arte. Si nunca has leído a cerca de saltos en el tiempo, mundos paralelos, civilizaciones antiguas, dioses extraterrestres y toda esa infinidad de historias ocultas, jamás vas a entender ésta serie. Es por ello que mucha gente no apostó mucho por ella. Qué lástima que no haya una segunda parte, había mucha tela de donde cortar.

    Y bueno, ¡Los personajes!, creo q las amé a todas jajajaja. Definitivamente Floe era el sabor del caldo, siempre desentonando en todo. La relación entre las hermanas me pareció excitante; esa tensión sexual entre el “pecado” que tanto decía Kaimu y la devoción de Alti por ella, ¡vaya q erizaba!. Me hubiera encantado que Paraietta se hubiese quedado con Rodoreamon después de la Fuente, se veían lindas juntas jejejeje. ¡Limone era la lindura en persona!, me encantó cuando le da un besito a Dominura y le pregunta que si le gusta (no se como Dominura se aguantó tanto para no tocar a esa doncella jajaja). Vyura era guapísima, debieron emparejarla con Yun tal vez, quien por cierto también era un bombón. ¡Mamiinaaaaa!, toda una dama, debieron ponerle más escenas y más romance con Rodoreamon (¡quien jamás debió cortarse las trenzas!, eran su sex appeal!). Morinas…solo tengo una palabra para describirla: ¡Chulada!, Waporuif tuvo mucha suerte!!!. Finalmente mis queridas Aeeru y Neviril; la primera, tan libre como el viento y la segunda toda una princesita. Hubiera sido excelente ver más la parte del enamoramiento, por que sí fue muy forzado al final. Pero a mí sí me gustó que Aeeru descubriera lo que era sentir amor por su pareja y que Neviril le ayudara a admitirlo. Y x cierto, ¡Cómo no iba a estar Neviril deprimida toda la mitad de la serie, si la Amuria era un forro de mujer! jajjajajaja y claro también con gran personalidad, pues aunque solo se le ve un rato, se nota que imponía.

    El final nos quedó a deber por que es demasiado corto para tanta historia y tantas relaciones. Y sin temor a equivocarme, creo que todos esperábamos ver qué sucedió con Aeru y Neviril, verlas juntas y crecidas, al igual que las demás.

    En general, toda la historia es bellísima, profunda, mística y mítica. Te deja una gran nostalgia y también te abre las puertas de la imaginación. ¡Un 10!

  11. Buena reseña. acabo de terminar de ver el Anime, y me gusta, a pesar que en otros lados haya leido malos comentarios, me quede con muchas preguntas, lastima que el manga que sea corto, espera que en el se aclarara cosas, pero que va jeje…Este anime entra en mi colección…Si alguien me puede explicar el final se lo agradezco jeje…

  12. Lo q pasa es q Simoun no es una obra para cualquiera, hay q verla desde una perspectiva muy abierta y sensible. Es por ello que mucha gente da malos comentarios. Ésta es mi obra favorita de todo el universo Yuri, por que más q eso (osea “yuri”), hay mucho amor en su contenido. ¿Cuál es tu pregunta respecto al final?, me gustar8a responderla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s