RESEÑA – Sol Bianca

Con este sugerente título pudimos disfrutar hace ya bastantes años de una serie de acción y aventuras espaciales protagonizadas por cinco atractivas piratas, que viajaban a bordo de una sofisticada nave de insuperable tecnología conocida como “Sol Bianca“. La franquicia ha pertenecido siempre al formato del vídeo doméstico (O.V.A.), tanto en sus primeros dos episodios de larga duración aparecidos en los años 1990 y 1991 (con una duración de 40 minutos cada uno, el doble que un episodio convencional de T.V.), como en su posterior revisión aparecida el año 1999, contando en aquella ocasión con 6 episodios (ya de duración normal). No contó con un Manga de apoyo o una serie de T.V. posterior (como ocurre a veces, en cuyo caso suelen extender las premisas y los planteamientos fijados en las O.V.A.s previas), sino que fue un producto meramente para ser disfrutado “en el momento”, contando eso sí con un destacado apartado técnico para la época.

Sol Bianca es el típico producto de la compañía AIC de principios de los 90: series cortas de gran atractivo y calidad para el mercado del video doméstico, pero sin mayores pretensiones tampoco. Así vimos aparecer grandes mini-series en su momento como Moldiver, El-Hazard, Bublegum Crisis o Tenchi-Muyo! (aunque éstas últimas dado su gran éxito sí que contaron posteriormente con prolongaciones, tanto en forma de nuevas mini-series en formato O.V.A. como incluso series de T.V.)

En el caso de Sol Bianca no se puede hablar estrictamente que tuviera una “segunda serie” en 1999, sino que más bien habría que hablar de un completo remake, pues ni la línea argumental se mantiene ni algunos personajes son exactamente iguales a como los vimos en las dos primeras O.V.A.s (esto se ve en especial en el caso de la pequeña May, siendo un personaje totalmente distinto de una serie a otra).

En la primera serie de O.V.A.s (19901991) asistíamos al enfrentamiento de nuestras valientes piratas, en realidad por un azar del destino, contra el régimen tiránico del planeta Tres, liderado por el emperador Batros. Un joven polizón a bordo de la Sol Bianca desvelará a las protagonistas de la historia la existencia de Gnosis, un incalculable tesoro escondido en el planeta al que se dirigía la nave en la que viajaba antes que fuera abordada por la Sol Bianca (y que propició que él acabara llegando allí junto con el botín obtenido en el asalto).

En el siguiente episodio de larga duración seguíamos las aventuras de la intrépida tripulación de la Sol Bianca por impedir que su bella nave cayera en manos enemigas, y presenciábamos de forma paralela en el episodio los diferentes conflictos que se daban entre ellas, pero éstos acababan siendo superados demostrando entre todas su gran camaradería y espíritu de equipo, dejando de lado sus puntuales desavenencias.

La serie contaba con unas protagonistas que oscilaban entre lo original y lo tópico en series de parecido planteamiento. Por una parte teníamos a April Bikirk (22 años), la rubia y habilidosa protagonista principal de la historia, experta en todo tipo de armas, en el pilotaje de toda clase de vehículos y en la lucha cuerpo a cuerpo. Por otra parte teníamos a Feb Fall (28 años), la capitana de la nave, una belleza de tez morena y comportamiento sofisticado y reservado (siendo sin duda la más femenina de las cinco y la mayor de la tripulación). También estaba Janny Mann (18 años), la típica “chica dura” del grupo, con una apariencia y comportamiento prácticamente masculinos, siendo sin duda el personaje menos interesante de la obra. Todo lo contrario que June Ashel (16 años), una atractiva y carismática joven con un particular origen y una constitución corporal también de lo más singular (era capaz de “fusionarse” parcialmente con la propia nave). Y por último teníamos a May Jessica (de tan sólo 10 años de edad), una tópica “niña prodigio” (muy frecuente en este tipo de series) con grandes habilidades innatas, que la permitían manejar hasta su propio Mecha de combate, aunque por otra parte hacía gala en muchos momentos de la serie de un comportamiento bastante acorde con su edad real.

La segunda serie de O.V.A.s (el remake realizado en 1999) nos ofreció de nuevo lo que a inicios de aquella década nos había ofrecido ya la mini-serie original: un gran apartado gráfico, una atractiva ambientación y un gran diseño de personajes, siendo de nuevo en líneas generales un producto entretenido, sin grandes pretensiones más que hacernos pasar un rato agradable asistiendo a las aventuras de estas cinco bellas piratas espaciales. Seguíamos teniendo algunos de los elementos ya característicos en la franquicia: por una parte los exóticos y atractivos escenarios (algunos de ellos con la curiosidad de tener nombres en castellano, como el hotel “El Escorial”, o en la anterior mini-serie los planetas “Tres” y “Uno”), donde se sucedían las aventuras de la tripulación de la Sol Bianca, y por otra parte se mantenían sus particulares conflictos personales dentro y fuera de la nave, siendo siempre superados gracias al citado espíritu de equipo.

Sí, sí… os preguntaréis, mucho “espíritu de equipo” por aquí, mucha “camaradería” por allá, pero… ¿había Yuri en la obra? Ésta sin duda es una interesante cuestión que para nada ha sido ni confirmada ni rebatida unánimemente por quienes han visto la obra ni por quienes han escrito luego críticas sobre ella, quedando siempre Sol Bianca en el plano intermedio de la interpretación personal que pueda hacer cada cuál. Veréis a menudo (en importantes publicaciones incluso) que se ha considerado desde siempre a Sol Bianca como una obra poseedora de un remarcable subtexto Yuri, mientras que en otras publicaciones ésto ni siquiera se cita, por no considerarse apenas digno de mención en comparación con otras obras. Y ésto sucede por algo muy evidente en la obra, algo de lo que rápidamente uno se da cuenta nada más acabar de verla, como es que los personajes están muy poco desarrollados. ¡Ojo!, no que carezcan de un excelente diseño, que de eso ya hemos dicho antes que sí hacía gala la serie, sino refiriéndonos estrictamente a su trasfondo y personalidad, reflejadas ambas en la obra de forma muy superficial. Así, es muy probable por ejemplo que se den casos curiosos como que, al cabo de un tiempo de haber visto la obra, no recordemos bien si la capitana de la nave era April o Feb, dado el carácter tan activo de la primera y tan pasivo de la segunda (de hecho, en la serie de 1999 Feb parecía sumida en una permanente depresión, haciendo parecer a April como la auténtica líder del grupo).

Pese a este tratamiento tan poco definido de las personalidades de las protagonistas de esta historia, si algo nos queda claro a los aficionados al Yuri tras ver la obra es que entre April y Feb había algo más que una estrecha amistad o relación de camaradería. Es la manera de hablarse, de mirarse y de comportarse lo que, aún tratándose de personajes animados de ficción, consiguen transmitirnos a los espectadores amantes del género. Para más señas tenemos una divertida y clarificadora escena en el segundo episodio de la mini-serie original, en el que las bellas piratas están de incógnito en el lujoso salón de un hotel espacial, y Feb parece mirar curiosa a una y otra parte, preguntándole entonces Janny si tan ansiosa está de “encontrar un hombre” por allí. Justo a continuación aparece precisamente Aprilvestida por completo de hombre con un llamativo traje. Ésto en mi opinión, más que “subtexto sutil” entre líneas, sería más bien como uno de esos carteles enormes de las autopistas, pero bueno, siempre quedará a la libre interpretación del espectador.

En el lado opuesto, sin duda un gran gran argumento en contra de la presencia de Yuri en la obra es el personaje de Janny, la ruda “tomboy” del grupo, y su prácticamente testimonial aportación en la serie (que se reduce a “estar ahí” y repartir “mamporros” a diestro y siniestro a lo Bud Spencer cuando la situación lo requiere), cuando en cualquier obra decididamente Yuri se le habría sacado desde luego que mucho más partido a este tipo concreto de personaje. En este sentido Sol Bianca se sitúa en la línea de obras como ¡Estás arrestado!, en las que, a pesar de presentar también unas “condiciones óptimas” para que se pudieran dar situaciones Yuri: por su tipo de personajes, por su ambientación y sobre todo por recrear “entornos cerrados” compuestos por atractivas jovencitas que conviven juntas las 24 horas del día, tanto en sus obligaciones cotididanas como luego también en su posterior vida privada, pero que lamentablemente al final no se acaban traduciendo en nada “visible” en pantalla, quedando tan solo a la libre imaginación del espectador y al posible doble sentido de algunas de sus frases, pero también en todo caso a la libre interpretación de cada cuál.

Por último habría que hablar de las dos restantes tripulantes de la Sol Bianca a las que aún no nos habíamos referido, que a menudo ni aparecen en estos debates sobre la presencia o no de Yuri en la obra por estar éstos centrados casi siempre en torno a las figuras de April y Feb (y hasta Janny en menor medida). Pues bien, en el caso de June y May pudiera parecer que ni siquiera merecería tenerse en consideración esa posibilidad debido a su juventud (en especial en el caso de la segunda, siendo apenas una niña), pero desde mi punto de vista… ¡hasta eso es interpretable! Quienes recuerden la estrecha relación que tenían ambas tanto en la primera como en la segunda serie sin duda recordarán cómo June (fantástico personaje en mi opinión) prácticamente tenía a May como “su muñequita”, de la que no se separaba apenas, y aunque a veces las veíamos discutir de forma acalorada y casi infantil, lo cierto es que cuando se complicaban los acontecimientos veíamos que no podían estar la una sin la otra.

Pues más de uno se quedaría sin duda sorprendido cuando presenciara “cierta escena” que sucedía antes de llegar al planeta al que se dirigía la nave al inicio del quinto episodio, momento en el que June le decía a May que debería darse una ducha antes de desembarcar en el planeta. Esta “inocente” sugerencia parecería intrascendente si no fuera porque en la siguiente secuencia veíamos a la pequeña justo cuando se estaba preparando ya para entrar en el baño, pero… ¡sorpresa, June la estaba esperando dentro de la ducha! Y no solo eso (pues podría pensarse que simplemente ella se estaba duchando antes), sino que de la forma en que se recreaban con las imágenes, mostrándonos a June contemplando detenidamente a May mientras ésta se desvestía delante suyo, con unas miradas que desde luego no dirigiría una típica “onee-sama” a su protegida (y menos de la forma sensual como acariciaba su propio cuerpo mientras la miraba), resultaba todo en su conjunto de lo más “interpretable”, y daba para pensar muy, pero que muy mal…

Este tipo de escenas desde luego que van más allá del simple fanservice en mi opinión, pues lo “lógico” en este caso hubiera sido recrearse en el bello cuerpo de June mientras se duchaba y punto, no en una chiquilla desvistiéndose bajo la “atenta mirada” de June . Algo como ésto, si no tiene la finalidad de transmitir algún mensaje directo o indirecto al espectador ni siquiera se hubiera puesto (o haberla enfocado de otro modo como decía, como hacer un típico travelling que nos mostrara tan solo la belleza de June). Esta escena por tanto no es simple fanservice gratuito en mi opinión, sino que está ahí con un sentido, que es contarnos en apenas unos segundos que dura la escena una “cierta parte” de la psicología de June, mostrándonos la cierta atracción que puede sentir por May. De hecho, en la segunda serie de O.V.A.s no parece que May tenga siquiera su propia habitación en la nave, como sí ocurría en la primera serie, sino que al parecer estaba alojada en la habitación de June precisamente, como se ve en el mismo episodio nº5 antes de dirigirse May a la ducha. Son todos estos pequeños detalles sumados los que en definitiva pueden ir acabando de perfilar una evidencia que iría más allá de lo simplemente interpretable.

¿Lolicon Yuri? Pues no sería la primera ni la última vez que una serie contara con este tipo de contenido o lo insinuara de una forma más o menos clara (como Ikkitousen o Kanamemo). Habrá sin duda muchos espectadores que ya solo por oir esa palabra se rasgarán las vestiduras y clamarán al cielo, negando tal posibilidad o satanizando la obra directamente, sin entrar a valorarla por ellos mismos. Pero desde mi punto de vista, si la misma obra ya nos dice que June no es ni siquiera una humana convencional, pues tiene un extraño origen desconocido y es además capaz hasta de “fusionarse” con la computadora de la nave, ¿cómo poder conocer y menos aún juzgar entonces sus particulares “gustos” en ciertos temas desde nuestra perspectiva personal?

Como siempre, el espectador de obras de ficción debe ser lo suficientemente adulto y maduro para saber distinguir realidad de ficción, sea en el ámbito que sea (incluído también en el de la atracción física que unos personajes pueden sentir por otros). Cuando se trata de obras de Ciencia-ficción está claro que debemos apartar ya de inicio bastantes ideas preconcebidas sobre ciertas cuestiones que solemos dar automáticamente por supuestas, y ser lo más abiertos de mente posible. Si pretendemos valorar todo aquello contenido en una obra de ficción según nuestro particular punto de vista y desde la óptica de los convencionalismos sociales y culturales de nuestro tiempo, ello hará sin duda que no podamos ver nunca más allá de lo que nosotros mismos no seamos capaces de aceptar o concebir, viendo ciertos temas hasta “aberrantes”.

Recordemos que en numerosas obras como El Capitán Harlock, Iczer-1, Vandread o en la más reciente Blue Drop se nos hablaba de especies alienígenas compuestas íntegramente por mujeres (lo cual es aún más fantasioso si cabe, y donde precisamente este tipo de atracciones como la aquí mencionada de June por May podría darse por tanto con más frecuencia incluso), por lo que en mi opinión Sol Bianca simplemente está sugiriéndonos en lo relativo al personaje concreto de June una posibilidad que desde luego el espectador podrá interpretar a su manera. ¿Mi interpretación personal sobre los personajes de la serie? Pues ni más ni menos que los CINCO personajes me parecen Yuri. Habrá a quien le parezcan cuatro, tres, dos, uno o incluso ninguno (que es de lo más habitual también), pero como decía la mía tan solo es una opinión personal más, como la de otro cualquiera, que yo respetaré siempre.

Publicado el enero 13, 2010 en Sol Bianca y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Todavía no entiendo como puede haber una serie que se llame igual que yo x3

  2. Je, je… Pues felicidades, ya que es un nombre bien bonito.

  3. me encanto sol bianca, sobretodo la lider,y lo del alma de la nave me emociono, por ke para mi le dio un significado muy intimo en cierto modo

  4. Gracias por comentar esta gran obra, lindo articulo.
    Yo connoci esta obra por las dos películas de 1990 y 92, las conoci en el 99 cuando me compre unos VHS americanos, aunque habia leido algo un par de años antes.
    ¿tienes idea si se consiguen las dos peliculas del 90/92 con calidad?(ya que me deshice de todos mis vhs) las encontre en la red subtituladas al inglers pero no tienen buena calidad

  5. Hola drmecha.

    Yo en su momento esas dos O.V.A.s las ví también como tú: subtituladas al inglés, en formato AVI y con una calidad visual bastante modesta (probablemente sería una versión ripeada de los VHS). Pero por fortuna tiempo después descubrí que se puede encontrar también alguna versión en formato MKV con una calidad visual mucho más aceptable (seguramente ripeada de alguna edición posterior en DVD). De estas versiones en MKV he visto que hay tanto con audio Japonés y Ruso o Italiano y, lo más importante, con subtítulos en inglés, así que al menos de esa forma podrías verlas ya con mejor calidad.

  6. Que tal Sig. Te comento que finalmente he encontrado unos RAWs de las dos primeras peliculas, y con una calidad impresionante, hace ya varios meses. Y aparte unos subtitulos en ingles y otros en ruso. No recuerdo hoy de donde los saque pero si interesa puedo fijarme y pasarte los links. Ah, por error deciamos que las peliculas eran del 90 y 92. Pues en realidad son del 90 y el 91.
    Saludos!

  7. Hola drmecha.

    Gracias por el dato, lo he podido confirmar mirándolo ahora en la base de datos de Anime News Network y sí, efectivamente son del 90-91 como bien apuntas. Del 92 lo debían indicar mal en la web inglesa de donde saqué originariamente la información sobre la fecha de lanzamiento de la segunda O.V.A., supongo que porque sería el año en el que allí les llegaría a ellos, pero no que fuera la fecha original de publicación. Aquí dejo para quien tenga curiosidad en estos temas las fechas concretas de las diferentes releases (lógicamente hay que mirar las japonesas para saber el dato exacto de los lanzamientos originales, es decir, las que pone la referencia “JA”):

    1990-03-21 (JA Beta: v.1)
    1990-03-21 (JA LD: v.1)
    1990-03-21 (JA SVHS: v.1)
    1990-03-21 (JA VHS: v.1)
    1991-07-21 (JA LD: v.2)
    1991-07-21 (JA SVHS: v.2)
    1991-07-21 (JA VHS: v.2)
    1995 (US VHS: v.1, Dub)
    1995 (US VHS: v.1, Sub)
    1995-02-15 (US LD: v.1)
    1997 (US VHS: v.2, Sub)
    2000-03-10 (Japan DVD)
    2000-08-14 (UK DVD)

    En cuanto a la calidad de vídeo, yo la versión que comenté aquella vez que había encontrado por segunda vez ya a buena calidad era en formato MKV y en una página rusa, con subtítulos en Inglés al menos para poder enterarme. Si la que comentas es aún más reciente y se ve mejor que esa que digo sí que estaría interesado en que me pasaras el enlace (igual hasta me animo a traducirlas y todo si encuentro un encoder).

    Un saludo y gracias de nuevo por la info.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s