ANÁLISIS – Strawberry Panic!

S E R I E    D E    T E L E V I S I Ó N

A N Á L I S I S

Strawberry Panic! (abreviada popularmente como StrawPa!) tiene su origen al igual que otras grandes obras no en un Manga sino en una serie de novelas ligeras, escritas por la autora japonesa Sakurako Kimino, siendo la temática de la obra clara y decididamente Yuri al 100%. Gracias al gran éxito de las novelas publicadas, Strawberry Panic! pudo contar en el 2006 tanto con una adaptación al Manga, de tan solo dos volúmenes (aún inacabada), como otra al Anime en forma de una serie de T.V. de 26 episodios producida por el prestigioso estudio Madhouse, que será el formato que analizaremos hoy aquí.

Si bien la recepción del Manga por parte de los fans de la obra y del público en general ha resultado de lo más satisfactoria en todos los sentidos (tanto en su gran dibujo como en el diseño de sus personajes y el desarrollo de la historia), el Anime en cambio a pesar de su gran popularidad ha originado alguna que otra controversia entre los fans, tanto a nivel técnico como artístico, e incluso estableciéndose las inevitables comparaciones entre ambos formatos, donde como suele ser habitual acaba teniendo siempre “las de perder” el Anime.

Por lo general estas críticas entre los fans de la obra suelen coincidir en el carácter más serio y recatado de algunos personajes clave como Shizuma Hanazono en la serie de Anime, y el tono en general más dramático, pausado y melacólico de la obra animada en comparación con la gracia, la “chispa” y el componente más desenfadadamente picante (incluso de lo más “Ecchi”) que podemos disfrutar en cambio en el Manga. Pero como en todo hay que saber encontrar también las numerosas virtudes que atesora esta gran serie de T.V., y no fijarnos tan solo en aquellos aspectos puntuales que podrían restarle algo de interés. Pues si hay algo innegable es que el Anime de Strawberry Panic! cuenta con muchos más elementos a favor que en contra. En este análisis los trataremos ambos de forma pormenorizada.

La historia principal de Strawberry Panic! nos sitúa en un idílico paraje llamado Astraea Hill (la colina de Astraea), un extenso campus en el que convergen tres selectos institutos femeninos de enseñanza secundaria: la Academia Saint Miatre, la Academia Saint Spica y la Academia Saint Le Rim (o Saint Lulim según la traslación fonética), compartiendo todas ellas unos alojamientos comunes: la residencia llamada Ichigo-Sha. “Ichigo” significa “fresa” en japonés, viniendo de ahí el título de Strawberry Panic! , que vendría a ser algo así como “Locura en la residencia de las fresas” (así pues, las intenciones Yuri de la obra no pueden quedar más claras desde el principio).

La referencia a este delicioso fruto silvestre le puede venir tanto por la simple forma de los alojamientos (que por su diseño triangular y el color de su tejado visto desde arriba nos puede recoradar a la forma de una fresa) como también ya de una forma más metafórica refiriéndose a las jóvenes, dulces y hermosas doncellas que allí se alojan, simbolizadas como “fresas” en esta ocasión (del mismo modo que en otras ocasiones hemos podido ver que se las representa como rosas u otras bellas flores).

Entre los numerosos personajes que conoceremos en la obra están ante todo la idolatrada Shizuma Hanazono y la estudiante recién transferida Nagisa Aoi, que se quedará fascinada por Shizuma desde su primer encuentro (quedando literalmente inmóvil ante su presencia, llegando incluso a desmayarse). En torno a este binomio veremos a toda una serie de personajes de diferentes edades y personalidades pertenecientes a las tres escuelas de Astraea Hill que complementarán al dúo protagonista, tanto en sus relaciones directas con cada una de ellas como en sus propias sub-tramas secundarias que también veremos desarrolladas a lo largo de la serie.

Sin duda lo más llamativo respecto a otras obras de similar estilo es que en Strawberry Panic! no tenemos una, ni dos, sino hasta tres escuelas involucradas en la historia: St. Miatre, St. Spica y St. Le Rim, cada una de ellas además con un estilo y una personalidad propia muy definida, estando perfectamente representada cada una en los diferentes uniformes de sus estudiantes. Entre las tres escuelas, los alojamientos de Ichigo-Sha que comparten las tres y los parajes naturales de la colina de Astraea se desarrollará prácticamente toda la trama de la obra, y salvo la cercana casa de campo de la familia Hanazono no veremos otros escenarios más allá de los estrictamente escolares en la serie.

La primera academia, St. Miatre, es una prestigiosa y antiquísima institución educativa con más de un siglo de existencia, siendo sin duda la más anclada en las tradiciones, la más refinada y también por ello la más estricta a todos los niveles. En segundo lugar tenemos a St. Spica, la gran rival de la anterior, una elegante escuela con gran notoriedad en el ámbito deportivo y que es famosa también por su excelente coro. Por último tenemos a St. Le Rim, la escuela de más reciente creación de las tres que comparten la colina de Astraea, que suele ofrecer quizá por ello una imagen bastante más desenfadada y moderna que las otras dos.

En la serie veremos a St. Spica siempre en discreta pero permanente lucha con St. Miatre por ocupar la mejor posición institucional de las tres escuelas de Astraea Hill, una contienda simbolizada perfectamente en la disputa por el puesto de Étoile, que representa a las tres academias por encima incluso de sus respectivos consejos estudiantiles. En estas “luchas fraticidas” que se desencadenarán por obtener la posición más influyente  veremos cómo St. Le Rim se situará habitualmente siempre al margen de estas disputas, tanto por ser una institución más nueva que las otras como por el propio carácter de su principal representante, aunque veremos a las tres presidentas de los respectivos consejos estudiantiles de Astraea Hill siempre al frente de las decisiones más importantes que deban tomarse y liderando los principales eventos organizados en el campus.

Nagisa Aoi

Nagisa es una joven estudiante de 15 años que es transferida a la Academia St. Miatre de Astraea Hill al comienzo de la obra. Debido a que sus padres se encuentran por motivos laborales en el extranjero, Nagisa entrará como interna en la residencia de Ichigo-Sha, donde conocerá al resto de personajes relevantes de la obra. Su ingenuidad, su carácter amigable y su preocupación por los demás la convertirán enseguida en un personaje de lo más popular, lo que llamará la atención tanto de las estudiantes de su edad como de algunas de las mayores, y muy especialmente de las menores, que la adorarán.

Shizuma Hanazono

Procedente de una antigua família japonesa de gran prestigio, Shizuma es la admirada Étoile de Astraea Hill. Durante la serie veremos a Shizuma cursando su último año en St. Miatre, por lo que al estar ya cercana su graduación se producirán los inevitables enfrentamientos entre las escuelas, en dura pugna por colocar a una de las suyas en el privilegiado puesto de Étoile. Shizuma es un personaje aparentemente frío, enigmático y poco sociable, que rehúye de sus propias responsabilidades como Étoile, aunque a lo largo de la serie conoceremos a la “auténtica” Shizuma.

Tamao Suzumi

La encantadora Tamao es sin duda uno de los personajes más populares de la obra después de la pareja protagonista: guapa, simpática, formal, buena estudiante y poseedora de un gran corazón, pero también al mismo tiempo traviesa y con las ideas muy claras en el terreno amoroso. Tras vivir los tres primeros años en la residencia de Ichigo-Sha sin ninguna compañera de habitación, Tamao recibirá con los brazos abiertos a Nagisa, que se convertirá rápidamente en su mejor amiga y confidente, pero también en la principal causa de sus sufrimientos.

Miyuki Rokujou

La seria y responsable Presidenta del Consejo de estudiantes de St. Miatre es una sofisticada joven de 17 años que, al igual que Shizuma, se encuentra en su último año en la Academia y ve por tanto también cercana ya su graduación. Miyuki pertenece como Shizuma a un importante clan, y ha estado a su lado desde que ambas entraron en St. Miatre, siendo compañeras de habitación y prácticamente inseparables en todos los ámbitos, tanto escolares como personales. Miyuki se desvive por Shizuma, a la que ama en secreto, y es a menudo la voz de su conciencia recordándole sus responsabilidades.

Amane Otori

Amane es popularmente conocida como “el Príncipe” de la Academia St. Spica, por su apariencia andrógina y porte caballeroso. Es una de las estudiantes más admiradas de todo Astraea y la estrella indiscutible del equipo de equitación de St. Spica, lo que la convierte en una clara candidata al puesto de Étoile cuando Shizuma deje el cargo. Sin embargo a Amane estos asuntos parecen traerle sin cuidado y no desea entrar en el juego de luchas encarnizadas entre las posibles candidatas a Étoile, aunque la Presidenta del Consejo de Spica trate constantemente de promover su candidatura.

Hikari Konohana

Una bella y encantadora estudiante que fue transferida a St. Spica el año anterior a la llegada de Nagisa. Hikari responde al prototipo de personaje absolutamente angelical y adorable que suele convertirse (para bien o para mal) en el centro de las miradas de los demás. Precisamente por ello Hikari protagonizará algunos de los momentos más tiernos y románticos de la serie, pero también algunos de los más dramáticos y crueles. Su amor por Amane y los sentimientos que despertará también en su querida amiga Yaya serán los dos ejes fundamentales de su participación en la serie.

Yaya Nanto

Yaya es una de las más destacadas cantantes del coro de St. Spica, llamando la atención no sólo por su talentosa voz sino también por su imponente y agraciado físico. Yaya es la inseparable compañera de habitación de la adorable Hikari, acudiendo ambas a menudo a las fiestas nocturnas para tomar el té y dulces en la habitación de Nagisa y Tamao, o siendo ellas mismas las anfitrionas de dichas reuniones en su habitación. Aunque vela constantemente por la seguridad de Hikari, a veces ni ella misma puede contener los ardientes deseos que siente por ella.

Chikaru Minamoto

La Presidenta del Consejo de estudiantes de Le Rim es un personaje tan peculiar, inclasificable y fascinante que realmente se hace difícil comprender su escasa participación en la serie, siendo por desgracia uno de los personajes más desaprovechados debido al eterno duelo que capitalizan siempre en la obra las academias principales de St. Miatre y St. Spica. Como consuelo nos queda al menos que cada aparición de Chikaru resulta del todo memorable, exhibiendo toda su gracia, ingenio, estilo propio y ante todo una bondad sin límites. Sin duda uno de los mejores personajes de toda la obra.

Chiyo Tsukidate

La encantadora Chiyo es una de las más jóvenes estudiantes de la serie, contando con tan solo 12 años. En su primer año en St. Miatre es asignada como asistente de habitación de Nagisa y Tamao (una antigua costumbre de algunas escuelas femeninas que ya habíamos visto también en otras obras, como en Mai Otome), algo que por otra parte Chiyo ansiaba con todo su ser desde que conoció a Nagisa, pues se había quedado absolutamente prendada de ella tras conocerla. Su extrema timidez la pondrá en ocasiones en apuros, provocando algún que otro divertido desastre en la habitación de Nagisa y Tamao.  

Tsubomi Okuwaka

Otra de las más jóvenes estudiantes que veremos en la serie, habitualmente en compañía de Hikari y Yaya (ya que también canta en el coro escolar como ellas), o más habitualmente aún junto con los otros personajes más jóvenes de la serie como Chiyo, Kagome, Kizuna y Remon, conformando entre todas un simpático quintento multi-escolar en la serie. Tsubomi es una preciosa jovencita que destaca ante todo por su fuerte carácter, disimulando bastante mal su más que evidente atracción por su senpai Hikari al principio y por Yaya después, a pesar de aparentar rivalizar con ésta.

Otros personajes a destacar:

Entre el resto del nutrido elenco de personajes que conforman Strawberry Panic! merecen también especial atención la Presidenta del Consejo de St. Spica, Shion Toumori, así como las encantadoras Kizuna Hyuuga, Remon Natsume y Kagome Byakudan de Le Rim, que acuden con devoción a cualquier disparatado nuevo club que inventa Chikaru. También destacar cómo no el impresionante personaje dramático de Kaori Sakuragi y su conmovedora historia. Y como no podía faltar en una serie con intrigas y disputas internas en un ambiente escolar, también aquí tenemos a las particulares “villanas de turno” de la historia en los personajes de la varonil Kaname Kenjou (rival natural de Amane) y la maquiavélica Momomi Kiyashiki, ambas pareja sentimental y miembros del Consejo de estudiantes de St. Spica.

He aquí uno de los apartados que mayor controversia suele suscitar entre los fans de la obra, tanto entre aquellos que no pueden olvidar el magnífico dibujo del Manga como entre aquellos otros que, aún prefiriendo el diseño del Anime, encuentran que éste podría haber sido mejor de lo que fue, o al menos no presentar los evidentes altibajos que tiene en sus diferentes apartados.

Éstos los podemos encontrar en primer lugar en el diseño anatómico propiamente dicho de los personajes, con unos rostros hermosos y unos torsos de lo más sugerentes por una parte, pero por otra con unas extremidades demasiado delgadas y muchas veces incluso desproporcionadas con relación al resto del cuerpo. Pero también hallamos por otra parte estos altibajos en lo relativo a los escenarios, alternando la serie diseños muy elaborados en algunas ocasiones, sobre todo a la hora de mostrarnos determinadas estancias de las escuelas y de la residencia, pero también excesivamente sencillos muchas otras veces, como a la hora de mostrar algunos fenómenos meteorológicos o en determinados escenarios también del recinto escolar, con evidentes “bajones de calidad” por momentos.

Aún con todas estas salvedades el dibujo en general resulta bastante satisfactorio. Estoy seguro que a todo aquél que haya disfrutado de esta serie se le habrá quedado grabado en la memoria el gran atractivo de sus personajes, el excelente diseño de vestuario del que hace gala y las idílicas localizaciones que recrea, por lo que en líneas generales todo el apartado visual de la obra sin duda aprueba con buena nota.

Aquí tendríamos en cambio uno de los apartados más claramente mejorables de la obra, con cierta simplicidad y hasta brusquedad en algunos momentos que precisaban sin duda mayor elaboración, sobre todo en momentos donde podrían haberse “lucido” más al ser idóneos para ello, como las escenas a caballo de Amane o su decisivo partido de tenis con Kenjou (que con mejor animación habría resultado sin duda más impactante, algo que la escena precisamente requería), por no hablar de las escenas de baile que también podrían haber sido mucho más llamativas para el espectador de haber contado con una animación más elaborada. Así de paso dichas escenas tan especiales habrían quedado grabadas en nuestra memoria dejándonos un mejor recuerdo, y por tanto nos producirían más ganas incluso de querer revivirlas después en posteriores visionados.

Bien es cierto que hay que tener en cuenta que se trata de una serie de T.V. de una extensión intermedia dentro de lo que son los estándares de la industria, y 26 episodios obviamente no pueden tener la misma calidad que una serie corta de 13, pero sí que debería presentar en buena lógica mayor calidad que una serie de 50 o más, y hay que reconocer que en cuanto a animación Strawberry Panic! queda muy por detrás de numerosas obras bastante más extensas en comparación (ni que decir ya al lado de otras obras también de 26 episodios, o de otras obras grandes series firmadas por la propia Madhouse). De haberse pulido más el apartado de la animación en esta obra (lógicamente dotándola de mayor presupuesto) sin duda el resultado final en pantalla habría sido mucho más satisfactorio para el espectador más exigente… Y todo fan del Yuri creo que debería serlo.

Bastante aceptable en líneas generales. Bien es cierto que la obra tampoco es que se preste demasiado a momentos de gran alarde en este sentido, pero cuando algunos momentos especialmente dramáticos presentes en la obra así lo requieren sí que podemos disfrutar de descripciones, diálogos y monólogos muy bien construídos y de cierta calidad literaria, como en la escena de la inolvidable carta de Kaori dejada a Shizuma, ciertamente impresionante se mire como se mire, estando además su redacción alejada por completo de todo estilo “cursi” y facilón en el que se podría haber recaído (pues este tipo de escenas suelen ser de lo más propensas a ello), y que sin duda habría arruinado por completo la intensidad y fuerza emotiva de dicha escena.

Como decía, fuera de algunos momentos puntuales destacados de lucimiento del guión de la obra, en general los diálogos no presentan tampoco una especial complejidad en su construcción (en este sentido nada que ver con el nivel alcanzado en Shoujo Kakumei Utena o en Maria-sama ga Miteru), por lo que no debemos preocuparnos tampoco demasiado por saber captar dobles (o hasta triples) sentidos en las palabras, que quizá podamos pensar que se nos han escapado si no hemos estamos especialmente atentos o no hemos sabido leer entre líneas. En este sentido, en lo más importante en la obra como es toda la temática romántica no debemos preocuparnos especialmente, pues en Strawberry Panic! resulta bastante evidente en todo momento quién está interesado en quién, con qué intensidad y cuáles son las más que probables acciones que tomarán en un futuro inmediato en sus respectivas relaciones.

Aunque hay que reconocer que la música instrumental de Strawberry Panic! es francamente buena, con algunos temas románticos y melancólicos realmente deliciosos, su reiterativo empleo (en ocasiones hasta abusivo) llega a restarle brillantez a este importante apartado como debe ser siempre la música en una obra que eminentemente trata de amores y desamores como ésta. Está claro que en cualquier obra el apartado músical siempre debe tener una importancia relativa, pero dónde mejor para potenciar ésto al máximo que en una obra eminentemente romántica, donde la música puede expresar tantos y tantos sentimientos, a menudo mejor incluso de como lo haría el propio dibujo mostrado en pantalla. Como digo en la B.S.O. de StrawPa! hay temas excepcionales, pero quizá se le podría haber pedido que todo el conjunto hubiera estado a un nivel si no tan alto sí al menos cercano al alcanzado en esos temas puntuales (a la postre demasiado sobre-explotados en la serie).

Por otra parte no podemos dejar de mostrar un cierto desencanto y hasta decepción por el hecho que, a pesar de emplearse algunas piezas de música clásica muy conocidas a lo largo de la obra para complementar la partitura original de Yoshihisa Hirano, resulte del todo insólito cómo en cambio durante la fantástica representación de “Carmen” en la obra no se llega a emplear el menor fragmento de la célebre Ópera de Bizet (siendo citada ésta además expresamente en varios momentos de la serie), algo que sin duda le habría dotado de un mayor impacto y brillantez si cabe.

En cuanto a los temas vocales de apartura y cierre de la serie tenemos unas canciones de corte bastante convencional en lo que estamos acostumbrados en el mundo del Anime, empleándose en los dos Openings y en los dos Endings un estilo alegre y marcadamente J-Pop, que hará las delicias de quienes gustan de este popular estilo, siendo quizá el segundo Opening el mejor tema de los cuatro con diferencia. Resulta curioso por otra parte el ver en los dos Endings a las cantantes reales de los temas, dándole sin duda una nota de lo más “pintoresca” a la obra por su original puesta en escena (aunque más de uno probablemente cambiaría esa palabra por la de “hortera”, debido a la más que cuestionable estética empleada).

Strawberry Panic! es una de las pocas obras de Anime que pueden presumir de ser 100% Yuri (hasta tal punto que no vamos a ver siquiera a ningún personaje masculino en la obra), todo un “oasis” en mitad de un panorama copado por series tan solo con ciertos “contenidos Yuri” o, peor aún, con simples momentos de “Fanservice” puntual. Pero por desgracia hay realmente pocas obras en las que el Yuri sea el elemento decidamente principal, sin complejos, sin buscar el “morbo fácil”, sino que se centre en contarnos una serie de historias románticas en una ambientación bien recreada, con un guión trabajado, unos personajes creíbles y unas situaciones coherentes acordes con el desarrollo de los acontecimientos relatados. Por fortuna para los amantes del Yuri Strawberry Panic! es una obra de primer nivel en este sentido. Incluso aquéllos que puedan no simpatizar especialmente con esta obra por el motivo que sea deberían estar también de enhorabuena por el simple hecho de su existencia y por la gran popularidad que ha alcanzado por méritos propios.

No hay duda que la pareja compuesta por Shizuma y Nagisa se ha convertido ya a estas alturas en una de las más mitificadas parejas Yuri de todos los tiempos, al mismo nivel que las más idolatradas por los amantes del género en las que enseguida podamos pensar. Fuera ya de la pareja principal de Shizuma y Nagisa tenemos también en la obra otras destacadísimas parejas Yuri muy dignas de mención, en especial la compuesta por Amane y Hikari, o la de Kenjou con Momomi, siendo todas ellas de lo más sólidas. Algunas incluso se nos muestran de lo más “consumadas”, con escenas bastante impactantes en la serie (como la breve pero intensa relación de Shizuma con Kaori), algo que resulta siempre de agradecer ante el tabú que por lo visto sigue suponiendo el mostrar una relación Yuri de forma abierta y explícita en el mundo del Anime (más allá del ámbito del Hentai, claro está).

Además de estas relaciones tan claras y “cristalizadas” (y alguna que otra simplemente tierna e inocente, como la que matienen Kizuna y Remon), la serie nos ofrece también un buen puñado de amores no correspondidos, que como suele ocurrir a menudo llegan a resultar tan interesantes o más incluso que aquellas que sí consiguen llegar “a buen puerto” de forma consensuada por ambas partes. Personajes como los de Yaya, Miyuki o Tamao, además de ser ya por sí mismos individualmente unos grandes personajes, adquieren aún mayor interés si cabe al ser parte activa en las historias románticas en las que cada una de ellas acaba involucrada.

Finalmente, ya a un nivel de intensidad mucho más bajo (a veces simplemente platónico), tedríamos los primeros sentimientos Yuri que comienzan a florerecer en las jovencísimas Tsubomi o Chiyo hacia sus adoradas senpais. En definitiva en Strawberry Panic! temos todo un amplio repertorio de relaciones Yuri de muy diferente intensidad, que sin duda dejará más que satisfechos a todos los amantes del género. Desde luego que raro será no llegar a simpatizar especialmente con alguna de las parejas mostradas en la serie, pues en StrawPa! las hay muy numerosas, variadas y de lo más interesantes para todos los gustos.

Strawberry Panic! es sin lugar a dudas una de las obras más importantes en el mundo del Yuri y su adaptación televisiva por parte de Madhouse resulta en líneas generales de lo más satisfactoria, aún siendo todos conscientes que tiene algunos elementos mejorables que ya hemos ido comentando a lo largo de este análisis, pero ofreciendo en líneas generales una gran impresión que la hace poder situarse dignamente cerca de su magnífico manga (uno o dos peldaños por debajo, pero cerca en definitiva).

La extensión total de la serie es la adecuada para el correcto desarrollo de las tramas principales y las sub-tramas que las acompañan, y no llega a haber tampoco altibajos destacados en la intensidad e interés de la acción mostrada en pantalla, manejando por cierto bastante bien dos apartados tan contrapuestos como son los momentos de corte cómico y los de corte dramático (que se centremezclan y combinan en la obra con gran criterio y acierto), sabiendo manejar además en general de manera meritoria su extenso plantel de personajes (aunque a algunos sin duda se les podría haber sacado bastante más partido, como en el caso claro de Chikaru o de Tsubomi). Por todo ello podemos afirmar que estamos sin duda ante una gran serie que, sin llegar a la excelencia por los aspectos mejorables comentados, aprueba aún así con notable alto por méritos propios, además de no tener tampoco mucho que envidiar de “las grandes” del género en ciertos aspectos, como la ambientación de la obra o su impresionante elenco de relaciones Yuri mostradas en la serie.

– Obviamente la principal virtud de Strawberry Panic! radica en la gran cantidad de relaciones Yuri que nos muestra la obra, que se dan tanto entre los personajes principales como entre los secundarios, y entre éstos tanto entre aquellos que son más importantes en la historia como entre los que tienen un papel más residual. También resulta meritoria la variedad de todas esas situaciones recreadas, no limitándose a repetir planteamientos similares pero con diferentes personajes sino que las circunstancias y trasfondo de cada una de estas relaciones están por lo general bastante bien diseñadas y se hacen de lo más interesantes de seguir en su desarrollo a lo largo de la serie (aunque bien es cierto que algunas de ellas pueden resultar algo previsibles en su desarrollo y final para quien conozca un poco el género).

– En segundo lugar cabría destacar el buen manejo del numeroso elenco de personajes que posee la obra más allá del tema de las parejas antes mencionado. Individualmente encontramos personajes de lo más interesantes en las tres escuelas de Astraea Hill, y no tan solo como suele ser habitual en el círculo cercano a la protagonista de la historia. Precisamente el tener la serie un enorme plantel de personajes repartidos entre las tres academias le permite contarnos una gran variedad de historias personales entremezcladas, aunque es evidente que en ciertos casos su tiempo en pantalla se queda bastante corto para lo que potencialmente podrían haber dado de sí (en especial en los casos ya comentados de Chikaru o de Tsubomi, pero también incluso en otros con mayor presencia como en el de Miyuki). Pero en lo más destacable como sería todo el manejo a nivel global de su amplio reparto podríamos incluso afirmar que ningún otro Anime Yuri ha sabido componer un rompecabezas tan elaborado de personajes e historias perfectamente entremezclados.

– Y no podíamos dejar de destacar algo tan evidente y que tanto llama la atención en cuanto nos sumergimos en esta obra como es el particular universo propio que se recrea en ella. Un micro-cosmos enteramente femenino que se extiende por todo el recinto de Astraea Hill. En torno a las tres escuelas y los dormitorios de Ichigo-Sha la vida parece transcurrir como en un mundo aparte, en un ambiente selecto, jovial y sin la menor presencia de hombres. En esas circunstancias tan especiales y durante los seis años que dura la estancia de las estudiantes en ese particular campus vemos florecer sentimientos de compañerismo, admiración, amistad y por supuesto amor, tanto a nivel más discreto y platónico como otros de lo más apasionados (y que la serie nos muestra además sin ningún pudor y con todo lujo de detalles, algo muy de agradecer porque no es nada habitual). Pero también florecen como es inevitable sentimientos de rivalidad, animadversión y hasta odio profundo, que también serán mostrados en la obra sin ningún reparo (algo bastante de agradecer a nivel argumental, pues ello suele servir para que una obra no acabe siendo excesivamente edulcorada e insípida por más calidad e interés que puedan tener sus historias). Y es que como bien sabemos, cuanto más tengan que luchar en estas obras sus personajes para alcanzar la felicidad, cuantas más piedras en el camino y más dificultades tengan que superar, más satisfactorio será después su triunfo y de forma más imborrable perdurará luego en la memoria del espectador.

– El nivel técnico y artístico de la obra presenta algunos aspectos bastante mejorables como ya hemos comentado en sus partados correspondientes, que podrían resumirse en: una mejor proporción anatómica en el diseño de personajes, un dibujo algo más detallado en la reproducción de ciertos escenarios y una animación más elaborada para algunos momentos que sin duda lo requerían, para haber dado una mejor impresión general al espectador.

– El más que evidente parecido de algunos personajes de Strawberry Panic! con otros análogos de otra importante obra también 100% Yuri como es Maria-sama ga Miteru, y más cuando este parecido no es solo en lo físico sino también en lo psicológico, con el claro ejemplo de Miyuki con Youko, Hikari con Shimako o Amane con Rei. Más allá de estos parecidos (que aunque puntuales son de lo más evidentes e innegables) tampoco conviene querer encontrar similitudes a cualquier otro que nos puedan sugerir levemente los respectivos personajes principales de amabas series, aunque a menudo los fans se empeñen en ello. Y es que Shizuma realmente tiene poco de Sachiko o Sei, al igual que Nagisa respecto de Yumi, aun pudiendo responder eso sí ambas a un perfil similar. Pero en definitiva debemos verlo como eso, como “prototipos” que siempre ha habido y siempre habrá en el género.

– Sobre detalles como Shizuma arreglando el vestuario a Nagisa, el tocar el piano ambas juntas, la pérdida del paraguas (precisamente además de color azul), la simbología de las hortensias o la villa de verano de Shizuma no deben verse más que como simples guiños, homenajes o similitudes con la gran obra de referencia que indudablemente es Maria-sama ga Miteru, pero en modo alguno como fruto de una copia descarada. Precisamente la famosa escena del piano entre Sachiko y Yumi no puede decirse que fuera siquiera original de la propia Marimite, sino que se trataba de un claro homenaje a una conocida escena de Cream Lemon Escalation (nada menos que de mediados de los años 80, es decir, dos décadas antes).

– Y finalmente como cierre de este análisis, mencionar en cuanto ya no solo a personajes o situaciones sino a algunos temas recurrentes en estas obras, como la figura de la Onee-sama, las ayudantes de habitación, los ambientes que recrean selectos colegios católicos con sus jardines, invernaderos o sus peculiares consejos escolares (con sus siempre pintorescas denominaciones), recordar que nada de ello es realmente “propiedad” de ninguna obra en concreto en la que podamos pensar, sino de la propia tradición de estas escuelas y de las obras que inspirándose en ellas para reproducir sus ambientaciones han venido creándose desde los arcaicos tiempos de la “Class S” de principios del S. XX. Aún con todo, parece evidente que Strawberry Panic! podría haber sido igualmente tan buena (o más incluso) de haber prescindido incluso de buena parte de todos estos elementos comunes señalados y que, en ocasiones, se le han reprochado como un signo de falta de originalidad. Pero en definitiva si por algo destaca Strawberry Panic! es precisamente por hacer gala de un marcado estilo propio, inmediatamente reconocible en cuanto vemos cualquier imagen de la obra (ya sea tanto de su Manga como del Anime), convirtiéndose en todo un merecido referente en el mundo del Yuri.

Publicado el agosto 16, 2010 en Strawberry Panic! y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 57 comentarios.

  1. Hola Sig,
    Me pareció excelente tu análisis. En esta serie hay una gran cantidad de personajes muy interesantes, pero la que mas me atrae es Miyuki; hay ciertas cosas de ella, que me dejan pensando, como ejemplo, su decisión de mandar a Tamao y a Nagisa como representantes de Miatre… Si bien recuerdo en el cap 23 o 24 Tamao se pregunta porque Miyuki las eligió a ellas dos(parece intuir el deseo de Rokujo).Me da la impresion, y puede que este terriblemente equivocado, de que Miyuki juega su ultima carta con respecto a Shizuma, quedar un poco mas cerca de ella … tener la posibilidad de apartar a Nagisa de Shizuma una vez que se convierta en Etoile junto a Tamao, mismo, se ve cuando Miyuki quiere interrumpir la escapada de Shizuma y Nagisa, pero después se da cuenta que no tiene caso.
    Tu que piensas? No se cual seria tu impresión de esto que te digo, puede que mi imaginacion me juegue en contra, pero eso fue lo que se me vino en la mente. Hay muchas otras cosas que se podría entender entre lineas.

  2. Hola Carlos.

    Sí, a mí también me dió inicialmente esa misma impresión que comentas, pero luego pensándolo más detenidamente creo que Miyuki, por su propio carácter y férreo compromiso con su cargo demostrado ampliamente durante la serie, podría estar simplemente haciendo lo que le dicta su conciencia de una manera totalmente objetiva y dejando otros condicionantes a parte (aunque “de rebote” le pudieran favorecer en lo personal, como bien apuntas), así que en mi opinión sería un conjunto de ambas cosas lo que motivaron su decisión de enviar a Tamao y a Nagisa como representantes.

    Un saludo.

  3. me encantaa esta serie !! de echo me hice fanatica del yuri por ella, no dejo de repetirmela una y otra y otra vez, y cada vez encuentro un nuevo detalle como el que mencionaban entre lineas con miyuki, me encanta esta pagina para mi es la biblia del yuri y me ayuda mucho ya que antes de ver una nueva serie, leo las reseñas de aca para decidir si verla o no, te felicito por tus reseñas y en general esta, de mi serie favorita, por cierto la musica de esta serie me encanta sobre todo en que hay puntos en la serie donde la musica toma un papel importantisimo en la trama.

  4. Me gustaria saber si tinenes noticias sobre alguna posible segunda temporada en el anime ya que la verdad me encanto el anime en cuanto lo vi aunque tambien me hubiese gustado que chikaru apareciera mas en escena pero la pareja de shizuma y nagisa me fascino el final del anime fue bueno dejando a todos sus fans deseando ver mas de la serie, deseando saber que pasa despues y como actuara tamao frente a nagisa despues de todo lo sucedido.

  5. Nop, no hay ninguna noticia al respecto, y habiendo pasado ya tanto tiempo dudo que pueda haber una segunda temporada (además que la trama ya quedó cerrada, así que tendrían que inventarse prácticamente un argumento nuevo). Casi veo más factible que en un futuro se pudieran plantear hacer un remake, pero no una continuación.

    Un saludo.

  6. En lo personal es una de mis series favoritas, principalmente por el argumento, los personajes y sobretodo todo el rollo de la pareja principal, q me fascina. Pero estoy consciente de los detalles que nombras q podrían haber sido mejores y concuerdo contigo 100% con respecto a la anatomía un poco desproporcionada y al tema musical, un poco reiterativo. Del punto de vista de animación y calidad de dibujo no tengo conocimientos, así que de eso no opinare. Lo que si me gustaría que me dieras tu impresión del personaje de Kagome-chan y su inseparable “Oshibaru”, daba impresión de ser mas inteligente q sus compañeras de nivel y con una inteligencia emocional totalmente distinta y peculiar.

  7. PD: Felicitaciones por la pagina y por los análisis de tan buena calidad y minuciosos. Se agradece de todo corazón que alguien tenga un listado tan ordenado de todo lo que tenga q ver con el Yuri, creo q esta pagina para much@s debe ser la guia principal con el tema Yuri.

  8. Hola Fran, te agradezco las amables palabras.

    Kagome era un personaje ciertamente singular, parecía que estaba allí junto con las demás pero que realmente vivía en su propio mundo. Lástima que en la serie no se profundizara debidamente sobre ella (al igual que ocurría también con otras notables secundarias), pues creo que podría haber dado bastante de sí como personaje. Sobre lo que comentas de su inteligencia probablemente ella sea uno de esos casos de estudiantes superdotados que no lo tienen fácil a la hora de relacionarse con los demás en el día a día, pero por suerte tiene cerca a la divina Chikaru que a buen seguro sabrá ocuparse de ella y orientarla debidamente en su paso por la escuela.

    Un saludo.

  9. Gracias por los análisis y por mantener la pagina, sigue con tu arduo y buen trabajo🙂

  10. Gracias a tí por dedicarnos tu tiempo.

    Un saludo.

  11. Loli-Yuri-Neko-Lover

    Hola Sig
    Me estaba preguntando el por qué esta hermosa serie consiguió cómo mínimo el 9.0 en calificación, es cierto que la animación y la aparición de otros personajes podría haber sido mejor pero francamente creo que el argumento trágico y sentimental merece más reconocimiento así cómo el final de la serie que creo no pudo, no puede y no podrá ser más perfecto, tanto que me hizo chillar pero eso es cosa mía, espero tu respuesta. Gracias.
    Un saludo a todos los Loli-Yuri-Neko Lovers

  12. Loli-Yuri-Neko-Lover

    Perdón Sig, me equivoqué en el comentario anterior.
    Te preguntaba por qué esta hermosa serie NO había logrado obtener el 9.0 de calificación mínima, espero tu respuesta. Gracias y un saludo a los Loli-Yuri-Neko Lovers

  13. Hola Loli-Yuri-Neko-Lover.

    Según mi criterio particular, para que una obra supere la barrera del 9 (y por tanto llegar ya a lo que sería la “excelencia”) tiene que ser prácticamente inmejorable en todos sus apartados. Tal y como comenté en diferentes puntos de este análisis Strawberry Panic! tiene aspectos notoriamente mejorables en ciertos aspectos concretos (en especial en el apartado técnico y en las cuestiones que señalaba referente a ciertos personajes y situaciones), lo que no quita por supuesto que se trate en su conjunto de una obra magnífica, y de ahí esa nota tan alta de 8,5.

    Obviamente cada cuál tiene sus diferentes puntos de vista y sus propios estándares a la hora de juzgar la calidad de una obra por A, B o C motivos, dándole mayor entidad o preferencia a unos o a otros (apartado técnico, apartado artístico, originalidad, etc.), pero en mi caso lo que siempre hago a la hora de otorgar una nota es, independientemente de cada aspecto concreto más o menos brillante que pueda tener, hacer siempre una valoración final de toda la obra en su conjunto en cuanto a la impresión global y definitiva que como creación artística entiendo que merece.

    Como apunte adicional te diré que, para lo que son mis estándares habituales a la hora de calificar las series, un 8,5 es desde luego que una nota bastante elevada y hasta poco habitual en mi caso (pues sólo obras para mí realmente extraordinarias como por ejemplo Noir, Devilman Lady o Mnemosyne han alcanzado esa calificación concreta), mientras que si nos vamos al extremo opuesto y te pusiera ejemplos de notas referentes a las series que hemos visto durante este año 2014 te diré que las mejores notas no pasarían de un discreto 6 (como en el caso de Akuma no Riddle), y de ahí nos iríamos para abajo…

    Un saludo.

  14. Amo su versión en manga y ahora estoy listo para leer su versión anime…Gracias por la recomendación n_n . Espero que más adelante salga un tercer volumen y a su vez su adaptación al anime…

  15. a mi me encanto el anime y el manga quisiera mas temporadas de shizuma y nagiza en anime…. y yo si le doy un 10.

  16. Ahora varios volverán a ver esta serie debido al fallecimiento de Miyu Matsuki, la voz tierna, delicada y dulce de Hikari.

  17. Trama sencilla, personajes cliché hasta la médula, diálogos pésimos y una animación que revuelve mi estómago. No fui capaz de ver más de 2 episodios de este anime y nunca, NUNCA entenderé porque se le considera “de lo mejor” en el yuri.

    Soy fan del yuri, pero ante todo soy fan del buen anime, y, sin duda, esto entra en mi lista de peores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s