RESEÑA – Mahou Shoujo Madoka Magica

Una de las obras que ha logrado un mayor impacto mediático en el panorama del Anime en lo que llevamos de este año 2011 ha sido sin duda Mahou Shoujo Madoka Magica (también conocida como Puella Magi Madoka Magica). En especial ésto lo podemos ver en todo lo que rodea al mundo del “fandom” generado a su alrededor, contando ya con una ingente cantidad de fanarts, fanfics y doujinshis, teniendo además la mayoría de ellos (y es algo que creo que no le pasa inadvertido a nadie) un contenido marcadamente Yuri, algo ya por otra parte sintomático en el propio género, por lo que no pocos han querido ver una cierta analogía con lo sucedido años atrás con la popular Mahou Shoujo Lyrical Nanoha (a la que por otra parte en Madoka Magica se le dedica algún que otro un guiño más que evidente).

Se trata de una obra corta creada por el estudio SHAFT directamente para el mercado televisivo, contando con una extensión total de tan solo 12 episodios (pero al menos bien aprovechados, llenándonos más sin duda que muchas series de 26). Como bien conocerán los buenos aficionados al Anime, SHAFT es un estudio que se caracteriza ante todo por intentar imprimir su inconfundible sello personal a cualquiera de los muy variados trabajos que realiza, dándole una especial importancia a todo lo referente a la presentación visual y al ritmo narrativo de la obra.

Ésto en ciertas ocasiones puede llevar a que algunas de sus creaciones resulten algo pretenciosas, superficiales, vacías y hasta falsamente complejas para el espectador medio, en concreto cuando las cosas no les acaban saliendo exactamente como ellos esperaban. Pero en el lado opuesto tenemos habitualmente obras del todo magníficas y de lo más creativas y originales (cuando todo sale por fortuna según lo previsto), tal y como ocurrió en el caso aquí que nos ocupa de Mahou Shoujo Madoka Magica. De cualquier modo, ya lo logren o no, lo que siempre consiguen es dotar al menos a todas sus obras de una marcada personalidad propia, algo de lo que por desgracia buena parte de los estudios rivales no siempre pueden hacer gala.

Tras el gran éxito alcanzado por la serie entre el público nipón (desde el día mismo de su estreno televisivo) hemos podido ver cómo a continuación le ha seguido la lógica y de lo más esperable adaptación al Manga, ilustrada por el artista Hanokage y que comenzó a publicarse por parte de la compañía Houbunsha tan solo un mes después del estreno de la serie. No obstante, en este artículo nos centraremos ante todo en lo que ha sido la impactante serie televisiva, que es la que en definitiva le ha dado mayor repercusión entre el gran público a esta nueva y atractiva franquicia.

El argumento de la obra se nos presenta desde los ojos de una joven estudiante de Secundaria de gran corazón llamada Madoka Kaname, a la que un extraño ser con forma gatuna llamado Kyubey se le aparece para proponerle insistentemente que realice un “contrato” mágico con él. En virtud del mismo, Madoka se convertiría en toda una Mahou Shoujo (Magical Girl), con la clásica misión de enfrentarse a las malvadas fuerzas de la oscuridad que amenazan a los habitantes de la ciudad donde vive. Como contraparte por llevar a cabo ese sufrido desempeño, Kyubey le concedería a ella cualquier deseo que pudiera anhelar la joven desde lo más profundo de su corazón. Pero como Madoka no será capaz de darle una respuesta, ya que considera que vive una vida de lo más plena y satisfactoria junto a su querida familia y amigos, considerándose ya sobradamente feliz con tan solo mantener su rutina cotidiana, la criatura llamada Kyubey tratará de captar a otras candidatas que potencialmente puedan resultar aptas también para la tarea de Magical Girl.

Hay que decir que la misión de una Magical Girl en esta obra se reduce a enfrentarse a unas peligrosas brujas (así como en ocasiones también a sus “tsukaimas” o familiares mágicos) que, de no ser controladas, combatidas y eliminadas, causarían grandes estragos entre la población humana. Tanto Madoka como su gran amiga Sayaka Miki se verán envueltas a menudo en este tipo de incidentes contra estas singulares brujas, en un principio como simples testigos de las impactantes batallas que otras Magical Girls llevan a cabo en unas zonas mágicas restringidas (convenientemente apartadas así del ojo humano normal), pero a medida que avance la serie interviniendo ambas cada vez con un papel más determinante en dichos encuentros. Entre esas otras Magical Girls tenemos precisamente a dos de los personajes más importantes (y sin duda más interesantes) de toda la serie: la encantadora, maternal y experimentada Mami Tomoe y la oscura, reservada e intrigante Homura Akemi, una bella muchacha que a pesar de tratar de mantener en todo momento las distancias se mostrará siempre de lo más interesada en Madoka.

Hay que decir ante todo que no se trata en absoluto de “una serie más de Magical Girls”, por engañoso que pueda resultar su (en principio claro y descriptivo) título de Mahou Shoujo Madoka Magica. La obra contiene obviamente la mayoría de elementos característicos de este tradicional género: tenemos las chicas “monas” en edad adolescente o pre-adolescente, tenemos los poderes mágicos con sus inevitables y ampulosas transformaciones de cara a la galería, tenemos los llamativos y recargados vestidos identificativos como Magical Girls, también los objetos mágicos y las armas propias de cada joven heroína, tenemos a los “malos malísimos” y sus pérfidas acciones que deben ser combatidas en el nombre de la paz y la justicia, y tenemos cómo no a la encantadora mascota de turno que las acompaña y asesora en los momentos complicados, entre otros muchos elementos recurrentes en el género.

Hasta aquí nada nuevo, como a buen seguro podríamos pensar a poco que conozcamos unas cuantas obras de este tipo. Pero cuando vemos que la eterna lucha entre “el bien y el mal” no es contemplada en absoluto en esta obra desde el mismo prisma característico y maniqueo de la mayoría de títulos encuadrados en el género de Magical Girls, sino que presenta unos más que ostensibles claroscuros en sus personajes y las situaciones planteadas, o cuando vemos que ciertas ambientaciones de la obra son ostensiblemente más siniestras e inquietantes que los típicos escenarios alegres y coloristas que por el contrario solemos encontrar en los clásicos del género propiamente dicho (pensando obviamente en el público al que suelen ir destinadas por norma general estas obras: un “target” de corta edad, entre infantil y juvenil).

Por no decir cuando vemos además que no se persiguen precisamente fines “generosos y altruistas” por parte de algunas de nuestras heroínas, sino en ocasiones otro tipo de motivaciones eminentemente personales y hasta egoístas (algo que no es que “se aparte un poco” ya como lo anterior, sino que chocaría frontalmente con la esencia misma del género de Magical Girls), o incluso cuando vemos que hasta la “encantadora” mascota de turno deja mucho que desear en ese sentido, es cuando a la vista de todo ello uno se da cuenta enseguida que a pesar del título de la serie no estamos para nada ante una obra más de Magical Girls como tantas otras.

Mahou Shoujo Madoka Magica es una obra que por sus características reales estaría más próxima a lo que sería una obra puramente de Acción de fantasía (“género madre” del que las obras de Magical Girls serían en realidad tan solo un subgénero), con unos elementos de los que hace gala como el gran dramatismo en su historia de trasfondo, la ambientación oscura en el diseño de los rivales y los escenarios en donde se enfrentan a ellos, así como el propio tono general de la serie (sin duda bastante más adulto del que suele ser propio en el ámbito Magical Girl más convencional), que la aproximarían más a la órbita de obras como Mai HiME, Shakugan no Sana, Fate/stay night o a la más reciente Black Rock Shooter, e incluso situándose también en un plano cercano al de conocidas sagas de videojuegos como la ilustre Shin Megami Tensei: Persona, en especial en lo que es su tratamiento similar de un mundo fantástico paralelo al real, que nace fruto de una distorsión, una perversión o un mero envilecimiento del mismo, y motivado además en la mayoría de los casos por el poder descontrolado de los propios humanos, sin que los causantes reales a veces no sean ni siquiera conscientes de ello.

A nivel artístico hay que destacar en primer lugar en Mahou Shoujo Madoka Magica todo lo que sería el apartado visual relacionado con las brujas, así como los desconcertantes y grotescos escenarios donde tienen lugar sus encuentros con las heroínas de la serie. Los incontables elementos artísticos a los que se recurre para recrear unos escenarios que resultan del todo esperpénticos y surrealistas son en la mayoría de ocasiones todo un deleite para la vista (procediendo de muy variada naturaleza además: a menudo pictórica pero otras muchas veces meramente de carácter experimental), teniendo a menudo estos escenarios por sí mismos más interés incluso que propiamente el llegar a conocer en definitiva cuál será el resultado final de cada enfrentamiento “Bruja vs. Magical Girl”.

Aún así éstos llegarán a sorprendernos también en más de una ocasión, con alguna que otra sorpresa del todo inesperada y que a buen seguro no entraba en nuestras previsiones, por lo que no conviene tampoco perder detalle de estos apasionantes encuentros. En sí misma la propia relación simbiótica que se llega a crear entre brujas y Magical Girls, antagonistas naturales durante toda la obra, es a mi parecer uno de los claros puntos fuertes de la misma a nivel argumental, y uno además de los que yo recomiendo personalmente fijarse con más atención durante el visionado de la serie.

De lo poco que podría criticarse en el apartado visual de la obra  sería el, en mi opinión, algo desacertado diseño de personajes de la serie: exageradamente Moe y cándido a mi modo de ver. Pero entiéndaseme bien: no me parece desacertado por el diseño en sí mismo (que no me parece en absoluto malo), sino para el tipo de obra concreta en el que están insertados esos personajes, en especial su protagonista, que a menudo parece más una niña de Primaria que una chica adolescente de Secundaria.

Como podréis comprobar por vosotros/as mismos/as, ni la estética durante los combates, ni la trama ni el espíritu general de la obra tienen una vocación para nada “infantiloide” como para requerir ese tipo concreto de diseño de personajes, pero ya sabemos qué es lo que por desgracia demanda la mayoría del público en estos tiempos que corren. Por mi parte estoy plenamente convencido que una obra de este tipo, de haber contado con un diseño mucho más acorde con la historia que nos estaban contando (es decir, más adulto), hubiera pasado de ser de simplemente un producto notable a quizá ya una obra del todo excelente.

En cuanto al apartado sonoro hay que remarcar que éste desde luego brilla con luz propia, como podréis comprobar rápidamente al escuchar los primeros temas de la banda sonora de la serie, compuesta por la siempre genial Yuki Kajiura, a la que ya le dedicamos un especial en esta revista y que una vez más no vuelve a defraudarnos aquí en absoluto. Por otra parte su sensacional grupo Kalafina se encarga de poner voz al Ending de la obra, como viene siendo habitual en sus últimos trabajos.

En el apartado vocal de la obra tenemos además el aliciente de contar con la presencia de grandes seiyuus como Chiwa Saito, Eri Kitamura e incluso la veterana Junko Iwao (la inolvidable voz de Tomoyo Daidouji de Cardcaptor Sakura o de Jun Fudou de Devilman Lady).

Y llegaríamos ya a la cuestión puntual que probablemente muchos y muchas de quienes leen nuestras reseñas esperan sin duda con mayor interés, como es el contenido Yuri presente en la obra tratada. Pues bien, lamento deciros que en esta ocasión apenas voy a decir nada al respecto. Y por un motivo que creo que es del todo justificado: hablar sobre el contenido Yuri presente en esta obra en concreto (que evidentemente lo tiene, pues de lo contrario no estaríamos hablando aquí de ella), significaría  arruinársela por completo argumentalmente hablando a quienes no la hayan visto aún, de tan clave que resulta dicho contenido en la esencia misma de la obra.

Las reseñas que publicamos en MICHIRU Yuri Magazine recordad que están pensadas precisamente para animar a ver una determinada obra, dando una introducción general sobre la misma, ofreciendo sus datos de interés esenciales y destacando cuáles son sus puntos fuertes y flojos a nuestro criterio, pero no para contarle el final a nadie (o ni siquiera tratar sobre las claves más determinantes de su trama). Como precisamente en el caso de Mahou Shoujo Madoka Magica el contenido Yuri presente no es algo que pueda verse “a simple vista”, sino que que está grabado “a raíz”  en el propio argumento de la obra, permaneciendo oculto hábil e inteligentemente en el substrato de su trama principal para desvelarse en el momento preciso en el que sus autores creen conveniente hacerlo, prefiero por todo ello no revelar nada y que seáis vosotros/as mismos/as quienes veáis, disfrutéis y luego juzguéis. Estoy convencido que esta atractiva obra satisfará a la gran mayoría de quienes puedan haberse interesado por ella tras leer la reseña que aquí os hemos ofrecido.

Publicado el mayo 25, 2011 en Mahou Shoujo Madoka Magica y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 29 comentarios.

  1. Excelente reseña y excelente serie, estoy esperando las películas🙂. Lo único que voy a decir es “Muerte a Kyubey, aunque esta más que claro que no seria a misma historia pero bueno lo odio ^^

  2. exelente anime pero no se paresia si es yuri o no pero en fin.

  3. La reseña de esta pagina me iso ver el anime y es increíblemente bueno, lo recomiendo a cualquiera que este pensando en verlo. Pero deverias de actualizar este rewiev ya que la tercera pelicula salio que consistia en una secuela, y lo que pasa en esta es de suma importancia que la gente que vea tu rewiew sepa. Ojala leas este comentario y me hagas caso por el bien de la comunidad de fans de Puella Magi Madoka Magica.

  4. Este anime nunca lo hubiera visto por sus personajes infantiles, pero gracias a tu reseña me anime a verlo y quede inpresionado con la trama obscura y madura qué tiene, es de lo mejor gracias y hoja la reseñes la tercera pelicula

  5. Siempre puedes pasarte por nuestro foro. Tenemos un hilo oficial creado en torno a estas películas que cuenta con 11 páginas de extensión ya, en el que nuestros usuarios hablan largo y tendido acerca de ellas, con opiniones de lo más interesantes sobre los diversos elementos presentes en las mismas.

    http://michiru.foroactivo.com/t1010-trilogia-de-peliculas-de-madoka-magica

    Un saludo.

  6. Como pueden ponerle en clasificacion de intensidad de yuri “baja”??? Madoka Magica tiene mucho yuri aunque nunca se haga explicito >//////<

  7. Hola Flashon1.

    No hay que confundir la cantidad de Yuri que pueda tener una obra (e incluso la relevancia real que pueda tener en su argumento) con la forma en la que visualmente se plasme dicho contenido Yuri en pantalla.

    Un saludo.

  8. Alguien se dio cuenta de que en la foto esta: https://michirumagazine.files.wordpress.com/2011/05/madokamagica08.jpg?w=245&h=184 la chica pelirroja le esta mirando el trasero a la chica de el pelo azul o soy la única?

  9. Hyoga de Cisne

    Esa serie si me gusto. Me gusta Madoka Kaname, la pelirosa, es igual que Sakura Kinomoto, por su inocentada. La mejor pelea fue Homura vs. Mami

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s