El mundo del Live Action

Seguro que en más de una ocasión os habréis encontrado navegando por la red con alguna llamativa imagen de ciertas adaptaciones a imagen real de populares obras de Manga y Anime que, en un momento dado, nos han sorprendido dando ese curioso paso hacia un terreno para el que originariamente no habían sido concebidas.

Trasladar estas obras a un “Show” con sus actores de carne y hueso, ambientaciones reales, diseño de vestuario y demás elementos presentes en toda producción televisiva o cinematográfica que se precie requiere obviamente de un gran esfuerzo e inversión por parte de sus respectivas productoras, además de contar siempre con la particular espada de Damocles que va a suponer en todo momento la presión que los fans de la obra original van a ejercer sin compasion según cómo sea dicha adaptación.

Y es que por muy grande que pueda ser en ocasiones la inversión económica llevada a cabo, por muy buenos actores y actrices con los que se cuente o incluso con unos estupendos equipos técnicos y artísticos para llevar la adaptación de la mejor manera posible, pocas son realmente las obras que acaban contando con el beneplácito general de los fans de esas obras, aunque sí que puedan contar por lo general con el respaldo del “espectador neutral” que desconociera previamente la obra originaria en cuestión y simplemente se preocupara tan solo por disfrutar el programa que le presentan en T.V. o en la gran pantalla de un cine.

En este reportaje me gustaría ofrecer en primer lugar un pequeño repaso general por lo que es el peculiar mundillo de los numerosos Live Actions que se producen en territorio nipón (e incluso a veces fuera de él) y después entrar ya en aquellas producciones que más nos pueden interesar a nosotros como son aquellos Live Actions en concreto que hayan sido realizados a partir de obras con algún contenido Yuri destacado, y lo más importante aquí obviamente a analizar: si se mantiene, suprime o incluso aumenta dicho contenido en la versión en imagen real.

A nivel general podemos encontrar Live Actions de un buen número de las grandes series de éxito que han logrado hacerse con una importante presencia en pantalla a lo largo de los años y que se han labrado una gran popularidad entre los fans, contándolos por millares. Así, grandes éxitos de masas con unas importantes cuotas de pantalla mantenidas durante muchas temporadas como The Prince of Tennis o Detective Conan han contado con adaptaciones a Live Actions que han tratado de ampliar aún más su público devoto.

En otro plano más allá del simple éxito de masas, otras obras de gran calidad (pero con una repercusión obviamente bastante menor comparadas con las anteriores) han contado también con su particular versión Live Action. Hablamos aquí de obras nada menos como La tumba de las luciérnagas, Great Teacher Onizuka, Gantz, Death Note, Jigoku Shoujo, Ouran High Host Club, Kimi ni Todoke y tantas otras, con unos resultados además hay que decir que bastante aceptables por parte del público y en ocasiones hasta de la crítica.

Y todo ésto tan solo en cuanto al ámbito televisivo, pues en el cinematográfico podemos encontrar a su vez algunas adaptaciones bastante logradas, como la película de la clásica franquicia Devilman o más recientemente la entrañable Nana, desde luego que a años luz de algunos desafortunadísimos “intentos” por llamarlo de algún modo de llevar al ámbito de la imagen real obras míticas como Dragon Ball (cuyos resultados aún “escuecen” en nuestros ojos, y no me refiero en concreto a la última versión norteamericana).

Precisamente otra de esas películas que al igual que en el caso de Devilman o de Nana podríamos decir que supieron estar “a la altura de las circunstancias” fue la adaptación de La Rosa de Versalles (Lady Oscar), llevada a cabo en el ya lejano año 1979, y con la que entraríamos ya en el terreno concreto de lo que más nos interesa a los y las yuristas.

La gran obra de Riyoko Ikeda sobre los años previos a un periodo tan convulso en la historia como fue la Revolución Francesa, narrada desde el punto de vista de una joven oficial del ejército procedente de una familia de gran tradición militar que es asignada a la Guardia Real del Palacio de Versalles, fue adaptada a la gran pantalla por Jaques Demy (Director y co-guionista) en una producción como decíamos del año 1979.

La película, pese a ser oficialmente japonesa (pues se trataba de una co-producción entre Kitty Films, Nippon Television Network Corporation y Shiseido Co. Ltd.) contó con un reparto de actores enteramente europeo y fue rodada en Inglés.

En los papeles principales teníamos a Catriona MacColl como Oscar Françoise de Jarjayes, a Barry Stokes como el fiel André Grandier, a Christine Böhm como la Reina María Antonieta, a Jonas Bergström como von Fersen y a Shelagh McLeod como Rosalie.

La película contó con una buena ambientación y una más que aceptable puesta en escena, haciéndose muy agradable de ver especialmente para todos aquellos que gusten de películas de época, ya fueran seguidores o no de la obra original de Ikeda tanto en Manga (1972) como en Anime (1978).

Personalmente puedo decir que me pareció en su momento una película bastante entretenida, aunque obviamente las comparaciones son siempre odiosas y, si la juzgamos frente a la majestuosa y excepcional obra original de Riyoko Ikeda, lo normal es que nos sepa francamente “a poco” (a pesar de sus nada menos que dos horas de duración).

Por cierto, para todo buen yurista amante de los clásicos que pudiera estar ahora mismo preguntándoselo: sí, hay un pequeño momento Yuri en la película, que no iría tampoco más allá de lo anecdótico, pero que al menos se agradece como pequeño “homenaje” al sutil pero indiscutible subtexto Yuri que estaba presente en la obra original, que con el tiempo como sabemos se acabaría convirtiendo en todo un referente en el género y un claro motivo de inspiración para otras importantes obras que vinieron después.

Por supuesto no podíamos dejar de lado tampoco en este repaso por algunos de los Live Actions más destacados el realizado sobre la mítica franquicia de Sailor Moon (Manga y Anime de 1992), que aún a día de hoy sigue contando con tantos y tantos seguidores en todo el mundo a pesar del tiempo ya transcurrido. Hay que tener en cuenta que este Live Action fue lanzado en el año 2003, nada menos que 11 años después de la primera publicación de la obra original, por lo que resulta desde luego meritorio el que se apostara por llevar a cabo esta producción no estando entonces ya ni de lejos en el auge de su popularidad (que podríamos decir que alcanzó su cénit a mediados de los 90, con la gran etapa de Sailor Moon S).

El Live Action del año 2003 (llamado Pretty Guardian Sailor Moon) fue una producción de la propia Toei Animation y la compañía CBC que contó con 49 episodios televisivos y tres más de carácter especial. Fue emitida como no podía ser de otra manera en horario de máxima audiencia (sábados a media tarde) por el popular canal TBS y alcanzó unos muy aceptables índices de audiencia. De hecho para la posterior edición en DVD de la serie se crearon un par de episodios especiales con carácter musical para promocionar las canciones de la serie entre el público más joven.

Cabe recordar en este punto que Sailor Moon ya había tenido alguna adaptación anterior “en carne y hueso” en forma de espectáculos musicales en vivo (en los que incluso colaboró activamente Naoko Takeuchi escribiendo las letras de algunas canciones), por lo que todo el tema musical siempre ha estado especialmente presente y cuidado en la franquicia para ser convenientemente explotado después a nivel comercial.

Hay que destacar en el Live Action del 2003 que la autora original también intervino de manera muy activa en su proceso de realización. Aunque se trataba de una adaptación sin más de la primera parte de su célebre Manga (no tanto del Anime), Naoko permitió que se tomaran algunas libertades con algunos aspectos menores de su obra, y ella misma quiso también introducir otros ligeros cambios.

La esencia de la historia sigue siendo no obstante la misma por todos conocida: las aventuras de la llorona y soñadora Usagi Tsukino en su misión encomendada por la gata Luna de combatir contra el mal y la injusticia gracias a sus poderes adquiridos como Sailor Moon, y su búsqueda incansable del Cristal de Plata junto a sus compañeras Sailor Mercury, Sailor Mars, Sailor Jupiter y Sailor Venus, asistidas cómo no por el inevitable Señor del Antifaz.

Los cambios más destacados obedecían como es lógico a la cuestión de las actrices del reparto, cuyo color de cabello en pantalla obviamente debía ser el de jóvenes japonesas reales. Por tanto ya podíamos olvidarnos de “deslumbrantes” tonos rubios, de sensuales colores castaños o de… ejem, “particulares” colores azules (tan habituales de ver en la vida real como sabemos). Las cinco Sailor Scouts presentaban bajo sus identidades cotidianas sus colores de cabello normales (el habitual color negro típico de la población japonesa), pero al transformarse en sus heroicas personalidades secretas entonces sí que ya se mostraban con sus conocidas apariencias tan familiares para todos los fans de la obra.

Por otra parte, a nivel de las personalidades de las chicas tampoco éstas eran exactamente iguales a las que tenemos tan presentes de la obra original en papel (o ni siquiera de la irregular adaptación en Anime, que como sabemos ya se tomó sus buenas libertades en este aspecto, y si no que se lo pregunten a Rei…), sino que algunos personajes como Ami vieron notablemente variada su forma de ser, como sobre todo al inicio de su relación con las otras chicas (en el Live Action mostrándose muy reticente a unirse a ellas).

Otros cambios ya mucho más anecdóticos vendrían referidos a cuestiones como el empleo de teléfonos móviles (que obviamente en la serie original del 92 no se utilizaban aún), a la manera de representar a Luna y Artemis en pantalla (con… ejem, peluches) o a los objetos empleados para las transformaciones, que también cambiaban respecto de la obra original. Los combates de la serie como seguro que os habréis imaginado ya eran al más puro estilo Power Rangers y similares, por lo que os recomiendo que ante todo no perdáis la óptica del buen humor cuando decidáis darle una oportunidad a este Live Action y asistáis a una de estas “espectaculares”, “épicas” y “fastuosas” batallas que ni The Matrix superaría.

Por último decir que, debido a que la serie no llegaba tampoco más que al primer tramo de la historia (toda la lucha contra las fuerzas de la Reina Beryl y sus secuaces), la posible presencia por tanto de algún contenido Yuri brillaba bastante por su ausencia, ya que Michiru y Haruka aún distaban mucho por aparecer en escena en función de la cronología de la obra. Ojalá si la productora se animara a continuar con las demás sagas de la obra pudiéramos acabar viéndolas a ambas como actrices de carne y hueso y, más importante aún, saber cómo nos mostrarían su relación en pantalla.

En 1997 se publicaba la célebre obra Blue, de la autora Kiriko Nananan, que en un tono sobrio y minimalista narraba la relación entre Kayako Kirishima y Masami Endo, dos estudiantes en la etapa final de la Preparatoria que acababan dándose cuenta que su amistad estaba pasando a un plano diferente y de cómo ello las turbaba y afectaba en su vida diaria a todos los niveles a partir del mismo instante en que se dieron cuenta de los verdaderos sentimientos que se profesaban mútuamente.

Temas como la inseguridad, el temor al futuro o la confianza en las relaciones de pareja se tratan de una forma bastante seria y eminentemente adulta, por lo que no es desde luego que una obra recomendable para cualquier tipo de público, máxime si cabe teniendo en cuenta su ya comentada sobriedad visual y narrativa, sin concesión alguna al adorno supérfluo.

En el año 2001 esta gran obra Yuri vería su adaptación a la gran pantalla de la mano del director Hiroshi Ando, con Mikako Ichikawa y Manami Konishi en los papeles de Kayako y de Masami respectivamente. Se trata como no podía ser de otra manera de una adaptación seria y adulta en forma de un largometraje de casi dos horas de duración.

Como dato a apuntar sobre la calidad de la película basta decir que fue galardonada en el Festival Internacional de Moscú del año 2002 con el premio a la mejor actriz para una de sus protagonistas (Mikako Ichikawa).

A continuación tendríamos el reciente Live Action llevado a cabo sobre una de las obras más aclamadas del mundo del Yuri: Maria-sama ga Miteru, obra nacida en las páginas de las novelas ligeras de Ouyuki Konno publicadas a finales de los 90 y posteriormente llevada al Anime entre los años 2004 y 2009, contando con cuatro temporadas realizadas hasta el momento.

Aún tratándose de un Live Action muy reciente (estrenado a finales del pasado año 2010), me referiré a él ahora siguiendo el mismo orden cronológico que he venido empleando en función de la publicación de las obras en su formato original, ya sea en Manga como en el caso de las anteriores o aquí en el formato concreto de la Novela ligera.

Conviene señalar por otra parte que con motivo del reciente lanzamiento de la película en vídeo doméstico (DVD y Blu-Ray) se ha reeditado la primera novela de la franquicia, cambiando la portada original como suele suceder en estos casos por la imagen del póster promocional de la película.

La adaptación a Live Action de Maria-sama ga Miteru ha corrido a cargo del director Koutarou Terauchi, contando en su reparto con un elenco de jóvenes actrices procedentes buena parte de ellas del mundo de las revistas japonesas de moda (como Love Berry o Seventeen).

La película se sitúa como no podía ser de otra manera en los inicios de la saga, centrándose en las historias de las alumnas que componen el selecto Yamayurikai, el Consejo estudiantil de la prestigiosa Academia Lilian para Señoritas. Veremos así pues de nuevo las a menudo complicadas relaciones de tipo “Soeur” surgidas en tan idílica y exclusiva escuela, con la ya mítica pareja de Yumi y Sachiko como centro neurálgico de la historia (en la película interpretadas por las jóvenes actrices Miki Honoka y Haru).

Bien es cierto que cada vez que escuchamos que va a realizarse un Live Action sobre alguna de nuestras obras favoritas tendemos por lo general a temblar más que a ilusionarnos con el proyecto, en especial cuando empezamos a pensar en el reparto, pero en el caso concreto de Maria-sama ga Miteru podría decirse que dentro de lo que cabe es bastante aceptable (Sei por ejemplo me parece especialmente bien escogida, con ese semblante pícaro y ese aspecto casi occidental), por lo que no conviene tampoco de buenas a primeras echarnos las manos a la cabeza hasta al menos haber visto la película y verificar por nosotros mismos si nos convencen en sus respectivos papeles o no.

¡Ah!, y por cierto, no deben aquí confundirse nuestros lectores y lectoras con ciertos sub-productos de tinte “erótico-festivo” que sobre Maria-sama ga Miteru se han llegado a realizar también en el país del Sol naciente (así como de otras conocidas obras, como la antes referida Sailor Moon), que en definitiva no son más que producciones amateurs de ínfimo presupuesto y peor nivel interpretativo en las que podemos ver a unas peculiares alumnas de Lilian digamos que con las hormonas más disparadas que las de Shoujo Sect, dejándose llevar por completo en escenas de alto voltaje sexual, pero que como digo no se trata más que de infumables producciones pseudo-pornográficas (y sin el “pseudo”) que simplemente tratan de aprovecharse del tirón de la fama de una obra conocida, pero que en realidad no tienen nada que ver con ella.

De estos lamentables espectáculos podría hasta hacer incluso un artículo especial para otra ocasión, ya que llegan a dar tanta vergüenza ajena a los que realmente amamos las obras en las que de manera infame se basan que cuanto menos serían dignas de análisis en el despropósito sin límites en el que se convierten. Pero como digo mejor dejarlo si acaso para otra ocasión y seguir centrándonos aquí en las obras de las que realmente merece la pena hablar.

Seguimos avanzando por las adaptaciones a Live Action más destacadas de las últimas décadas y toca ahora hacer mención especial a otra importante obra Yuri como fue Love my Life, de Ebine Yamaji.

La obra original fue recopilada en un solo tankoubon en el año 2001 tras ser serializada en la revista Feel Young, publicación especializada en obras Josei (es decir, para una audiencia eminentemente femenina y notablemente más adulta de lo que suele ser habitual en el ámbito del Manga), por lo que debe quedar claro que no se trata tampoco en este caso de una obra que pueda resultar atractiva para toda clase de público, en especial el que busque historias más bien desenfadadas y juveniles (aunque en este caso concreto hay que decir que el enfoque no fue en absoluto de corte dramático como sucede habitualmente en obras de este estilo).

La película, dirigida por Koji Kawano, fue estrenada a finales del 2006 y participó en el Festival Internacional de Tokyo de Cine Gay y Lésbico.

Para quienes no lo conozcan decir que Love my Life nos cuenta la curiosa historia de Ichiko Izumiya, una joven universitaria que descubre aspectos bastante sorprendentes acerca de sus propios padres desde el momento en que ella revela que está manteniendo una relación con Eri Joujima, otra chica.

Pero cuál será su sorpresa cuando su padre le confiese a su vez que tanto él como su difunta esposa (y madre de Ichiko) también eran por su parte homosexuales, pero que por desear tener ambos la experiencia de criar a un hijo decidieron casarse y llevar a los ojos de los demás una vida como la de cualquier pareja heterosexual, pero manteniendo cada uno discretamente sus respectivas relaciones anteriores en privado.

En la obra veremos a Ichiko manejarse en su vida cotidiana (entre sus estudios y su trabajo a tiempo parcial), también por supuesto en su relación sentimental con Eri y, movida por la curiosidad que le despertará la sorprendente revelación de su padre, tratando de conocer a las respectivas parejas auténticas de sus progenitores. Sin duda una obra fresca y original que merece ser tenida muy en cuenta.

El siguiente Live Action que me gustaría destacar es sobre una obra sobradamente conocida en general en el mundo del manganime, por lo que no merece tampoco apenas que me extienda en este caso en presentación alguna ni en descripciones detalladas sobre su argumento o sobre el nutrido elenco de personajes del cuál sabemos que hace gala, a cuál por cierto más adorable y popular entre los fans.

Mahou Sensei Negima! comenzó a publicarse en el 2003 y desde entonces ha superado ya ampliamente la treintena de tomos recopilatorios, convirtiéndose en la obra hasta la fecha más extensa de Ken Akamatsu, que había logrado ya una gran fama con su anterior éxito también conocido por todos: Love Hina.

De Mahou Sensei Negima! hemos visto en el ámbito del Anime hasta la fecha un par de series de T.V. y varias series de O.V.A.s, que han adaptado en ocasiones de manera muy libre el Manga original, en especial la segunda serie televisiva (tal y como ocurriría luego también en el caso del Live Action aquí mencionado, que cuenta con una historia muy diferente a la del Manga original).

En cuanto a la adaptación en sí llevada a cabo con este Live Action (denominado Mahou Sensei Negima!!, con dos exclamaciones al final por motivos identificativos con respecto a las series animadas de T.V.), hay que decir que fue emitido por primera vez en octubre de 2007 dentro del horario nocturno de la popular TV Tokyo. La serie contó con 25 episodios más un 26º exclusivo que se incluiría en el posterior lanzamiento en DVD.

Como elemento notablemente más destacado a simple vista tenemos que su protagonista, el jovencísimo profesor Negi Springfield, está interpretado nada menos que por una actriz: Yukina Kashiwa, por lo que el público Yurista a buen seguro ya se estará frotando las manos pensando en los peculiares “contratos mágicos” a formalizar por Negi con las chicas a lo largo de la serie.

Aunque sin duda lo que más nos interesa de esta encantadora obra en cuanto a Yuri se refiere es por encima de todo la adorable pareja formada por Konoka y Setsuna, una de las más queridas entre el público en general y no únicamente el yurista (que como sabemos ya está ampliamente representado por los más devotos fans del “Konosetsu”).

Y para quienes pudiéramos tener nuestras dudas sobre cómo esta idolatrada pareja sería tratada en esta nueva adaptación (pues a veces ya suele suceder que ciertos elementos digamos que “comprometidos” sean simplemente eliminados de un plumazo pensando en su emisión televisiva, por tratar de llegar al mayor público posible), decir que por fortuna la adaptación al Live Action ha respetado el contenido Yuri de la obra original, y así podemos deleitarnos con una relación tan adorable entre Konoka y Setsuna como es por otra parte preceptivo en su caso, para no desvirtuar la esencia original de la obra en general ni de estos dos estupendos personajes en concreto.

Por último en este repaso por algunos de los más destacados Live Actions no me gustaría dejar de mencionar una de las obras que a mí personalmente más me han entusiasmado de los últimos años, tanto por su original argumento como por su estupenda ambientación y sobre todo por el fantástico desarrollo de las relaciones que se dan entre los personajes de la obra, que llegan a resultar de lo más sorprendentes como ya tan solo unas pocas obras privilegiadas tienen la capacidad de lograr, entre tanto y tanto cliché repetido hasta la saciedad a lo que por desgracia nos ha tocado acostumbrarnos.

Moyashimon (o Tales of Agriculture) ha contado también con su correspondiente versión en imagen real dado el más que evidente potencial de la singular historia que nos cuenta esta obra, ambientada en una alocada facultad japonesa de Ciencias Agrónomas donde un peculiarísimo elenco de personajes coincidirá y vivirá las más extravagantes situaciones en el siempre interesante micro-universo que se genera en un ambiente universitario, con las características y complicadas relaciones entre los alumnos recién llegados con los más veteranos y con los propios profesores e investigadores en prácticas del centro.

Entre los muchos y variados personajes que merecen la pena destacarse de la historia teníamos a la encantadora (e inesperada) pareja formada por Hazuki Oikawa y Aoi Mutou, cuyos “roces” Yuri en la serie original de Anime (y algunos “más que roces”, como pudimos comprobar ya en la propia serie) han sido no solo respetados y mantenidos en el Live Action sino que, al contrario de lo que habitualmente podría pasar como es que en la adaptación el contenido Yuri pueda “perder fuelle”, aquí incluso se podría decir que ha sido más bien al contrario, habiéndose magnificado aún más si cabe (y por tanto haciendo este Live Action de lo más “apatecible” para el público yurista).

Si ya disfrutásteis de la encantadora relación de ambas en la serie de Anime, tan solo con que echéis un rápido vistazo a las imágenes que acompañan estas líneas debería serviros para decidir si darle una oportunidad o no a este más que recomendable Live Action.

Y hasta aquí este recorrido por el mundo de los Live Action que hemos querido dedicarle como merece este singular y a menudo controvertido formato, en el que podemos encontrar como habréis visto alguna que otra obra de lo más curiosa e interesante.

En lo personal creo que, si acudís a estas adaptaciones sin demasiados prejuicios y con la mente lo suficientemente abierta como para disfrutar de lo que nos ofrece el Live Action en cuestión, sin estar demasiado condicionados por nuestro conocimiento previo de la obra original en la que se basó, entonces estoy plenamente convencido que podréis disfrutar de una nueva perspectiva abierta ante vuestros ojos, y que quizá suponga poder ampliar y complementar vuestra concepción sobre dicha obra, ya se trate en ocasiones de productos “ligeros” de mero entretenimiento o en otros casos incluso de completas reinterpretaciones que pueden resultar de lo más satisfactorias y enriquecedoras.

En cualquier caso ahí las tenemos siempre a nuestra disposición para el día que queramos ampliar horizontes sobre algunas de nuestras obras favoritas.

Publicado el septiembre 7, 2011 en Columna de Sigfrido y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 13 comentarios.

  1. Ohh… que buen articulo… No e visto todos por logica.. pero algunos son buenos otros no tanto y si algunos Live action dan pena ajena..¬¬
    Pero Bueno

    En algunos si qude conforme como Love My life.. me gusto aunq ue en otros como en Kimi ni Todoke.. empezo ta bien pero se me hizo algo tediosa al final..

    Pero creo que queda en gusto de cada quien..
    Saludos..!!!

  2. Por cierto vere algunos que no e visto.. Graxias Sig.. como siempre por Expandirnos nuestros conocimientos…

  3. Orale me encanto el articulo, por mi parte ya me he visto todos los live action action ahí mencionados (soy una friki no se le puede negar xD) ooo excepto el de maria sama que aun no lo encuentro u.u. Apenas descubrí tu pagina y me encanta :p

  4. Me gusto el articulo gracias por compartirlo..-

  5. saben donde puedo descargar esta ultima…?

  6. Saben donde puedo descarga Love in my life????

  7. o.o. No tenia ni idea que habia un live action de lady Oscar XD…. se ve bastante interesante. (tampoco de Ouran y mucho menos de moyashimon)… me hedesculturizado ya bastante les daré una ojeada a ver que tal. Como siempre gran artìculo Sig

  8. Hola Isaac. Hace unos días ya dije dónde se podía conseguir esa película en un comentario de respuesta en la sección de la Yuri-lista de Manga. Ahí encontrarás enlaces válidos para descargarla (pero los puse con carácter excepcional, que conste, pues como ya dije hace poco no debían solicitarse aquí ese tipo de cosas).

    Un saludo.

  9. no es que no viera nunca un live accion el ultimo que vi fue el q se baso en la serie de kanji, tambien vi uno de nana, la primera pelicula y el “adorable conplejo” ese de la chica alta y su novio bajito.
    pero mi intencion es ver un live accion cuando me sea interesante , como cuando continuan lo que dejo una animacion tal vez o cuando es una precuela.
    de todos los reseñados me gustaria ver el de negima pues tiene bonita fotografia hay en las capturas.
    como siempre un gran articulo de investigacion.

  10. creo que vera la de negima solo por el konosetsu

  11. yo quiero ver todas esas series T.T

  12. Hola Sig…
    Echándole un vistazo a la selección que nos trajiste (de la cual me pregunto, ¿las has visto todas? O_O) cuando mencionaste esta hermosa obra que es “Blue”, me recordaste que una de sus protagonistas, Mikako Ichikawa, participó también junto con Eriko Sato, en el Live Action de Cutie Honey, interpretando a la singular Nat-chan, a mi en lo personal me gustó mucho su actuación, aunque me hubiese encantado verle de más mal carácter, eso era lo cute* en Nat-chan (LOL) y claro como tu sabes en esta adaptación y a diferencia (y a nuestro pesar ¬¬) del live action de Moyashimon, el yuri pasó a un plano “irrelevante” por así decirlo, pero igual sigue siendo muy divertida.

  13. Hola Martina.

    No, todas no, desde luego. En este artículo me limito a dar un repaso (y muy por encima) a las obras más destacadas que objetivamente pueden encontrarse en el ámbito del Live-action y que guarden alguna relación con el mundo del Yuri, pero en absoluto se trataría de un simple reportaje de opinión (que quizá lo haga en otra ocasión más adelante, tan solo exponiendo ya mis opiniones estrictamente personales sobre las obras que a mí más me hayan gustado, que por supuesto no son todas las aquí recogidas).

    Sobre la decepción que comentas con el tema del Yuri en el Live-action de Cutey Honey yo personalmente me sentí algo así en el caso de Negima!, pues en esa obra se encuentra precisamente mi pareja Yuri favorita, y aunque también hay beso (aunque algo “frío” en mi opinión) hubiera preferido que la adaptación lograra trasmitir aún mucho mejor todo el amor que ellas dos se profesan, aunque cada una a su modo, claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s