Anhelando tiempos mejores

Como sabemos el mundo del Yuri no es que esté atravesando precisamente por una de sus mejores épocas, para desencanto de muchos/as y verdadera preocupación de quienes más intensamente hemos disfrutado con sus grandes obras en el pasado.

No hace falta siquiera ser tampoco demasiado “veterano” en este mundillo, puesto que muchos aficionados jóvenes ya se dan cuenta con tan solo echar un poco la mirada atrás que irremediablemente les embarga una sensación de profunda nostalgia por el recuerdo de épocas mejores (y no demasiado remotas tampoco).

En el inolvidable año 2004 pudimos disfrutar de obras tan míticas para el público yurista como las dos primeras temporadas televisivas de Maria-sama ga Miteru, Kannazuki no Miko o Mai HiME. Poco después en el 2006 coincidieron de nuevo obras destacadísimas como Strawberry Panic!, Simoun, Kashimashi o la tercera temporada de Marimite, así como más recientemente en la estupenda campaña del 2009 pudimos disfrutar de Aoi Hana, Sasameki Koto y la cuarta temporada de Marimite, siendo éste quizá hasta el momento el último “gran año” que ha vivido el mundo del Yuri (en el ámbito del Anime, claro está, pues en el del Manga por fortuna la salud siempre ha sido buena), además de ser ese fructífero año 2009 el que precisamente vió nacer a nuestra publicación, por lo que su recuerdo siempre estará muy presente en nuestra memoria.

Desde entonces los y las yuristas hemos ido “sobreviviendo” a la cada vez más acuciante sequía de títulos verdaderamente notables con que la industria del manganime nos ha ido racionando, especialmente en el ámbito televisivo, en el que apenas uno o dos títulos de auténtico interés llegan cada año a ser capaces de figurar dignamente al lado de las obras míticas del pasado.

Bien es cierto que hoy en día podemos encontrar situaciones, personajes y hasta parejas Yuri en prácticamente cualquier obra de Manga o Anime, habiéndose “normalizado” muchísimo la situación del tratamiento de esta temática en comparación a como era en décadas anteriores, pero no deja tampoco de resultar frustrante el que, a pesar de ello, muy pocas veces se decidan los autores de Manga y los estudios de animación a tomárselo verdaderamente en serio y traten de desarrollar debidamente esas relaciones como a nosotros nos gustaría, más allá de los momentos puntuales y anecdóticos con que tan a menudo nos suelen obsequiar.

Por fortuna sigue quedándonos como último reducto el ámbito del Manga, que ve cada año aparecer decenas de obras de interés para alegría de los y las yuristas (con revistas temáticas dedicadas en cuerpo y alma a su difusión), con las que al menos poder saciar nuestras ansias de buenas historias y personajes verdaderamente interesantes, para quienes nos tomamos muy serio esta temática y no nos contentamos en absoluto con el chiste fácil, las situaciones forzadas o cualquier otro recurso habitual del fanservice más vulgar, rancio y manido.

A pesar de ello las dificultades siguen siendo muchas para los y las buenas yuristas de pro. Cuesta encontrar traducciones de obras Yuri o que tengan contenidos Yuri muy destacados, incluso en Inglés. De no ser por el meritorio trabajo que siguen llevando a cabo los grupos de Scanlation más fieles, activos y comprometidos con la temática de nuestros amores, pocas posibilidades en verdad nos quedarían de poder seguir disfrutando de estas obras tan especiales. Es por eso que debemos apoyarles y contribuir en lo posible por difundir su trabajo para así poner también un poco de nuestra parte, si queremos que todo ésto pueda seguir adelante.

Pero es en el ámbito del Anime como decía antes donde la situación se antoja aún más complicada si cabe: por las propias tendencias de la industria, por los perniciosos efectos de ciertas normativas conservadoras de carácter represivo que la han afectado en mayor o menor medida y, cómo no, también por la propia evolución en los gustos del “gran público” que en líneas generales hemos podido percibir en estos últimos años, con un más que evidente conformismo en los productos clónicos que una y otra vez se les ofrecen, así como una cada vez más inquietante falta de rigor y de exigencia mínima en aquello que consumen, que es lo que a título particular me parece más preocupante de todo ésto (el que uno no se dé cuenta que en realidad le están ofreciendo lo mismo una y otra vez, pero con distinto “maquillaje”).

Como sabemos desde hace años estamos inmersos además en un periodo de gran recesión económica a nivel mundial que acaba afectando a todo, incluso a aquéllos países que no viven estrictamente una situación de crisis como Japón, pero que acaban optando también por reducir costes en todo lo posible: con obras más cortas, con una política de apuesta “sobre seguro” (y consecuentemente tratar de “estirar el chicle” todo lo posible con aquéllas que han tenido éxito) y en dar por tanto menos oportunidades aún a aquellas obras que pudieran ser auténticamente innovadoras y arriesgadas en sus planteamientos o en las temáticas tratadas (que es donde el Yuri precisamente tiene mucho que decir).

Si ven que el público se conforma tan solo con que dos atractivos personajes femeninos de su obra se dediquen bonitas palabras, se den cariñosas “carantoñas” en determinados momentos puntuales de su serie o protagonicen juntas algún que otro momento picante puntual está claro que no van a precuparse siquiera de ofrecer algo más que éso en su siguiente producción (ni en la otra, ni tampoco en la que venga después).

En cambio si el gran público de manera visible muestra su rechazo por esa clase de contenidos (por ejemplo dando la espalda en términos de audiencia a unas determinadas series, o quejándose directamente en las webs oficiales de sus creadores, o generando corrientes de opinión contrarias en los grandes foros de la red) y demanda que en cambio se le dé espacio a tratar dichas relaciones de un modo serio, abierto y decidido, entonces los autores y los estudios de animación acabarán tomando buena nota de ello, pues de su público depende precisamente su propia supervivencia.

Como suele decirse a menudo todo esto es cíclico, por lo que lo normal (y más tratándose de un ámbito artístico como éste) es que antes o después acabe llegando un nuevo periodo de esplendor al mundo del Yuri, así como lo vivimos en el 2004 o en el 2009 especialmente en cuanto a Anime se refiere, y ello pese a todas las inconveniencias anteriormente señaladas. Lo malo es que quizá esté tardando mucho en llegar esta vez… pero es aquí precisamente donde los y las fans tenemos mucho que decir, y para ello resulta imprescindible que todos y todas pongamos algo de nuestra parte y nos hagamos oir.

Publicado el abril 1, 2013 en Columna de Sigfrido y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 13 comentarios.

  1. Mientras que en estos tiempos yo mismo tomo lo que nos den y hago lo que pueda con las parejas que dan pistas, no puedo enganar que parte de mi quisieera ver mas que simples palabras de carino en anime. Frankamente, 2012 fue un ano decente…pero nada fenomenal para la nacion de yuri. Si, yo tambien recuerdo los anos yuririficos que eran el 2004 y el 2009 y tambien espero con paciencia para un otro ano yuririfico. Pero por ahora, no se que otra opcion que no sea quejar contra los estudios anime para dejar de coquetear y tentarnos con subtexto y que nos den mas parejas canon.

    Por lo menos el mundo de manga no nos ha defraudado todavia.

  2. Bueno, tampoco estamos tan mal. Es cierto, hace tiempo que no vemos un Strawberry Panic! o un Maria Sama Ga Mimiteru, pero no todo esta tan mal.
    Tenemos las series de Sono Hanabira Ni Kuchizuke wo que todos los años sacan nuevas novelas. (La décima entrega esta por salir y ya están planeando la décima primera.) ademas Aoi Hana, una de las grandes 5 sagas del Yuri/Shoujo Ai aun esta entregando volúmenes, este año concluirá con lo que parece sera un gran final. Y no nos olvidemos de Yuru Yuri, honestamente no es de mis favoritas esa serie, pero se puede decir que esta atrayendo a mucho publico que no estaba acostumbrado a este genero.

    No se ustedes pero veo un futuro brillante en el mundo del Yuri. Siento que dentro de poco va a aparecer una nueva serie grande como fueron Straw! y Marimite. Todos los meses salen nuevas historias en Manga Erotics F y Yuri hime, probablemente de ahí salga la próxima gran historia, como fue el caso de Aoi Hana o Girl friends.

    Por ahora hay que seguir esperando.

  3. Pero si te das cuenta lo que comentas corresponde al ámbito de los videojuegos y del Manga (del cual en el artículo ya se destaca su encomiable buena salud), no del Anime, que es lo que fundamentalmente se está criticando en el artículo. Con datos en la mano, no hay por desgracia ningún proyecto anunciado mínimamente interesante que a los yuristas nos pudiera ilusionar a corto ni a medio plazo. Deseos podemos tener muchos, pero la cruda realidad es ésa.

    Y respecto a Yuru Yuri (que simplemente es una serie divertida sin más, para pasar el rato), quien crea que puede llegar a ocupar el espacio de las anteriores o convertirse en “referente de algo” creo que, francamente, debería tratar al menos de conocer las obras auténticamente buenas e interesantes con que nos ha obsequiado el mundo del Yuri en el pasado. Con algunos de los grandes referentes históricos (por ejemplo con los que mencionamos en nuestro Top Ten) toda comparación que quisiera hacerse es que resultaría hasta bochornosa.

  4. Muy cierto. No me había dado cuenta que casi todo lo que nombre era del ámbito de videojuegos y Manga.
    Convengamos también que muchos animes de hoy en día son adaptaciones de mangas, entonces quien dice que el próximo gran anime Yuri no es una adaptación de un manga. Claro esto es pura especulación, pero a lo que quiero apuntar es que quizás el próximo Marimite ya esta escrito.

    Hay que tener también en cuenta algo que se publico acá en Michiru hace poco y es un echo: El Yuri no vende.
    Como bien decía en ese articulo, esta bien considerado pero no se vende bien. Quizás es (Y debe ser) por eso que los estudios de animación no se animan a apostarle al genero. J.C.Staff estaba contemplando en 2010 hacer una segunda temporada de Aoi Hana, pero debido a las malas ventas del DvD de este lo tuvieron que cancelar. Es triste pero cierto.
    Pero con Yuru Yuri fue otra historia, ese anime vendió bien y hasta recibió premios, entonces quizás esto anime a otras productoras a abordar el genero de forma mas seria.

  5. Estaría muy bien si nos pudieramos tomar esto más en serio y dejar de emocionarse con “cosas que podrían pasar”, como por ejemplo, Vividred Operation, sí, todo muy obvio, pero sin especificar, aunque en parte es porque ya todas/os o la gran mayoría nos conformamos con poco.

    Para mi desgracia, descubrí el Yuri cuando comenzó la “sequía”, en el 2010, por lo que no se si mi opnión cuenta mucho, de todos modos, una cosa es leer este artículo y otro es actuar, a no ser que la gente sepa moverse por la red y saber como hacer todo esto, no servirá de nada, sólo quedará en palabras.
    Tal vez deberíamos ver esto más a fondo con ayuda de algunos, y no dejarlo en palabras como estas, porque la gente no va actuar si no sabe como.

  6. Yo me quede esperando la segunda temporada de Sasameki koto… Pero si es verdad, en general a mi parecer el argumento en los animes ahora es muy flojo y hablando del yuri nos obligaron a conformarnos con muchas historias com muchísimo substexto. ( por ejemplo yuru yuri) … La esperanza es lo último que se pierde y espero y le pido a la diosa yuri que nos haga el milagro con una muy muy buena serie de yuri y montones y montones de mangas… ( y gente desinteresada que nos regala blogs y traducciones de nuestro género favorito)

  7. Así es, como bien comenta Vincle una cosa es el tema de la reflexión-denúncia que aquí podamos plantear con este sencillo artículo de opinión, cuyo alcance y repercusión sabemos que va a ser siempre muy limitado por razones obvias (no pudiendo de momento aspirar a mayores pretensiones, pues somos perfectamente conscientes de la modesta influencia que pueda tener nuestra revista aún a día de hoy) y otra cosa diferente ya serían las líneas concretas de actuación que se deberían llevar a cabo para tratar de traducir esas meras reflexiones y pensamientos en cambios reales y perceptibles en la práctica, aunque fuera a largo plazo.

    Para ello sería imperativo emprender otro tipo de acciones, como lograr agrupar a miles de fans en todo el mundo y, de manera coordinada, poder llegar a presionar real y efectivamente a los estudios de animación para, al menos así, hacerles oir nuestras reivindicaciones de cara a futuras obras y proyectos que pudieran plantearse llevar a cabo. Pero para éso como digo hacen falta acciones concretas que van más allá de las simples reflexiones que propugna este simple artículo de opinión aquí publicado, cuyo alcance es el que es, dada la modesta entidad que tiene aún nuestra joven revista.

    Obviamente la presión que pudiéramos hacer nosotros nada tendría que ver con la de cualquier revista japonesa de amplia difusión, pero si entre muchos medios de habla hispana consiguiéramos por ejemplo ponernos de acuerdo en campañas puntuales que tuvieran una amplia repercusión en la red (ya fuera por su originalidad, por su impacto o por lograr reunir a una incontable cantidad de fans que apoyaran dicha campaña) entonces sí que se estaría dando un importante avance para poder hacer realidad esas reivindicaciones.

  8. Bueno Sig, me alegra que me entendieras, pero tu comentario lo veo como lo que es, un comentario nada más, aportas ideas y sugerencias, pero no veo movilidad, tal vez debería enforcarme un poco más en esto, pienso que mucha gente estaría a favor de ayudar en esta causa.
    Un Saludo, Adeu~

  9. Aun así, lo que mueve a la gente es la plata al fin y al cabo. Es igual para los estudios que producen las series de anime. No importa cuantos seamos, si ven que somo una minoría y que no van a generar ingresos con lo que nosotros reclamamos simplemente no nos van a escuchar. Y seamos honestos, no somos una gran comunidad los fans del Yuri,(Comparados con las de otros géneros.)

  10. ¿Por que nos hacen sufrir?, es horrible tener que mendigar yuri, y por que mas que disfrute viendo Aoi Hana u otra serie de nuevo, me gustaría ver nuevas temáticas, tuve que ver Vivired Operation solo como un placebo, siento que su uso insultante del fanservice tiro una serie que parecía tener algunos aspectos rescatables, el tributo a series como evangelion fue medianamente interesante, pero insisto en el fanservice, era incluso denigrante. ademas el yuri a medias tintas solo buscaba provocar mas no consolidar. He de voltear mi mirada al manga del cual he de ser sincero llevo años alejado.

    Buen articulo Sig, expresas muy bien el sentir y el anhelo de muchos fans que habemos de seguir esperando.

  11. Bueno, en cuanto a un comentario anterior que se ha hecho yo no creo que exclusivamente se trate aquí sólo de un tema de dinero, y que tan solo si ellos vieran remotamente “peligrar el negocio” nos acabaran haciendo caso, aunque fuéramos una minoría (pequeña, pero ya lo suficiente como para tenerse en cuenta).

    Me remito por ejemplo al tratamiento discriminatorio (e incluso denigrante) que Hollywood dió a ciertos sectores de la sociedad a lo largo de la historia del cine del S.XX. Sólo había que ver cómo se trataba a la mujer antiguamente en las primeras producciones y cómo se la ha acabado tratando muchas décadas después, y ello no gracias precisamente a la “bondad” de los guionistas ni de los productores, sino como claro reflejo de los cambios sociales y los movimientos que se alzaron en su momento para reclamar un trato digno hacia el colectivo. Lo mismo también en el caso de las etnias minoritarias (como la comunidad afro-americana, la hispana o la oriental), que gracias a la lucha activa durante décadas por lograr unos derechos igualitarios se plasmó también luego inevitablemente en las películas que se hacían, evidenciándose un trato ya mucho más digno y acorde con los tiempos modernos si lo comparamos con las producciones del pasado. El último capítulo de esta serie de reivindicaciones lo estamos viviendo durante estas últimas décadas con el tema del tratamiento de la homosexualidad en el cine, que también ha mejorado enormemente de como era por ejemplo antes de los años 70, y de nuevo no gracias a la “generosidad” de la propia industria del cine, sino porque el colectivo afectado se ha hecho oir con acciones concretas clamando por un trato digno, como bien merece.

    Así pues, como decía para mí no se trataría tan solo de un tema económico (sin negar obviamente su enorme importancia en todo ésto), sino más bien el que la gente se haga oir de forma perceptible y sus reclamaciones acaben no sólo llegando a los oídos de los responsables de la industria, sino que ellos mismos sean capaces de ver la importancia real que estas temáticas tienen ya en nuestra sociedad actual, y acaben teniéndolas por tanto verdaderamente en cuenta de cara a incorporarlas sin tapujos en sus producciones. Si sus redacciones por ejemplo se llenan de correos reivindicativos, noticias de protestas en la red o en grandes convenciones del sector, campañas de recogida de firmas, etc. en las que se reclame que se dejen ya de tanto fanservice estéril y que nos brinden buenas historias Yuri en las que se trate la temática de una forma abierta, seria y sin prejuicios, entonces el camino se estará allanando notablemente para que la situación mejore.

  12. Oye, Sigfrido, ¿conoces alguna pagina donde pueda proponerle a los japoneses que apuesten un poco mas hacia el Yuri?
    Digo, el negocio del anime dejo de ser algo exclusivamente para los japoneses, hace muchos años, por lo que es momento de que nosotros nos hagamos escuchar.

  13. Lo más directo te diría que sería obviamente dejándoles el correspondiente comentario en las webs oficiales de las editoriales de Manga o en su caso de los estudios de producción de los Animes, pero no sería desde luego lo más práctico. Más que nada porque son webs manejadas íntegramente en japonés (salvo algunas raras excepciones), y aunque les dejáramos una, dos o mil peticiones para que apuesten por más contenidos Yuri, piensa que no servirían de mucho esos esfuerzos por la barrera del idioma.

    Debería ser por tanto a través de una vía indirecta que se encargara de aglutinar y reconducir todas esas opiniones favorables que pudiera haber por la red, para acabar presentándolas de manera ordenada (en plan “recogida de firmas en favor de…”), y por supuesto debidamente traducida al japonés dicha petición para ser presentada luego como una solicitud formal por parte de los fans en los sitios oficiales antes comentados. Además, que debería estudiarse bien por ejemplo en qué lugar hacerlo, pues como sabemos hay unos estudios de animación más propensos a aceptar el desarrollo de series de nuestro género favorito (como el Studio DEEN) y otros en cambio que son tradicionalmente reacios a ello (obviamente no le vamos a pedir al Studio Ghibli que haga una obra Yuri).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s