Visita al Salón del Manga de Barcelona 2014

Risas, caminatas, posters, ratones eléctricos, seifukus, sombreros de paja y aroma de takoyaki. Aquí tenéis un año más el relato de nuestra visita a la convención más importante de Manga y Anime en nuestro país, un año además que viene con celebración especial incluída. Acompañadnos en lo que fue nuestra visita a este multitudinario evento.

De vuelta a la jungla

Del 30 de Octubre al 2 de Noviembre se celebró una nueva edición del Salón del Manga de Barcelona, alcanzando ya su feliz vigésimo aniversario (¡quién los tuviera!). Como en las últimas ediciones el evento ha sido acogido en los amplios pabellones de Fira de Barcelona, contando además con el vecino recinto del Centro Comercial Arenas para todo el apartado de las proyecciones realizadas durante esos intensos cuatro días.

Como de costumbre veréis que este reportaje pretende ir más allá de lo que sería una simple crónica sobre nuestra visita al evento, queriendo incluir también algunos importantes datos ofrecidos por la propia organización con el balance final sobre el certamen, la repercusión que éste ha tenido y por supuesto también nuestra propia crítica personal, basada en la amplia experiencia que atesoramos ya en este tipo de eventos.

Por ello se hace necesario dejar transcurrir un tiempo prudencial desde la conclusión misma del evento hasta poder presentar finalmente aquí, siempre con el debido rigor, nuestro reportaje especial dedicado al Salón de este año, desde la perspectiva idónea que permite la distancia y sobre todo evitar haciéndolo “en caliente”, sino de una manera lo más neutra y reflexiva posible (en especial dejando “forofismos” aparte, algo que en los medios informativos de la red a menudo se echa ciertamente de menos).

Pikachu, te elijo a tí

En la edición de este año el color amarillo ha sido sin duda el gran protagonista de la fiesta. Como podéis ver en las imágenes de acompañamiento, el XX Salón del Manga de Barcelona rendía un especial homenaje a la incombustible Pokémon, una de las franquicias infantiles más populares de los últimos tiempos (y no tan infantiles, si echamos mano del numerosísimo fandom generado en torno a la obra, en especial con parejas tan “interesantes” para nosotros como la formada por Shirona y Hikari).

Tanto en elementos estáticos del recinto, obsequios y decoración diversa se puede decir que hemos tenido auténtico “empacho” de roedor (y eso que Mamiina no se encargaba esta vez de hacer el guiso).

Lógicamente la presencia de los popularísimos videojuegos de Pokémon destacaban este año más que nunca en la Zona Gaming del Salón, como siempre contando con una gran afluencia de público en sus diversas áreas (en especial la de 3DS como viene siendo habitual en estos años), permitiendo a los asistentes probar los lanzamientos más recientes de las diferentes plataformas actuales y algunos títulos en primicia de próxima aparición como Dragon Ball Z: Xenoverse. Otros títulos destacados no procedentes de obras de manganime pero sí con una importante vinculación con la industria, tanto por su diseño estético como por haber contado posteriormente con versiones animadas (como Bayonetta, la saga Tales of…) tuvieron también su presencia destacada en el Salón.

Mates, katanas y héroes atípicos

Entre los invitados de mayor renombre teníamos este año la presencia del gran Takehiko Inoue, autor de la mítica serie Slam Dunk de los años 90, que alcanzó los 31 tomos recopilatorios y llegó a convertirse nada menos que en el manga más vendido de la historia (hasta que la tripulación del sombrero de paja los dejó atrás como a todos los demás). Takehiko Inoue ha creado también otras obras en torno al baloncesto como Buzzer o Real, pero si hoy en día se le conoce más es sobre todo por otra estupenda obra convertida también en un clásico como Vagabond, inspirada en la vida del samurai Musashi Miyamoto, obra que sigue publicando en la actualidad.

Si sois aficionados a los videojuegos de Rol oriental también se hace inevitable mencionar su destacada participación como diseñador de personajes en Lost Odyssey, un magnífico título de la Mistwalker de Hironobu Sakaguchi creado principalmente para potenciar en su momento las ventas de XBOX 360 en el siempre complicado mercado nipón (donde Nintendo es el emperador, Sony el governador provincial y el resto poco más que gaijins sospechosos deambulando por la región en busca de “las sobras” que los otros dejan).

También ha sido destacada la presencia de Takeshi Obata, creador en solitario de obras como Hikaru no Go y Nonno Cyborg G., pero al que la fama le llegó por encima de todo gracias a su colaboración con Tsugumi Ohba para crear la serie de culto Death Note, un auténtico fenómeno social y uno de los títulos de referencia de la última década en el mundo del manganime. Tras el éxito de ambos con Death Note luego hemos podido volver a disfrutar de su buen hacer como equipo artístico (con Obata como dibujante y Ohba encargándose nuevamente del guión) en la también exitosa Bakuman. Recientemente Obata ha trabajado en la obra All You Need is Kill, esta vez formando tandem con Hiroshi Sakurazaka.

Otros invitados especiales al Salón de este año han sido los autores Kengo Hanazawa, Ken Niimura, el grupo Loverin Tamburin y el chef Nobuaki Fushiki.

Un regalo para la vista

A parte de las personalidades invitadas al Salón otro de los principales focos de atención lo teníamos como de costumbre en las exposiciones que (con mayor o menor acierto) cada año se ofrecen a los asistentes al evento. En esta ocasión creo que podemos afirmar sin demasiada temeridad que han dejado el listón bastante alto: no quizá en cuestión de “cantidad”, sino de lo más importante siempre como es en la “calidad” de lo exhibido.





Me gustaría comenzar destacando ante todo la estupenda muestra que se pudo ver de sellos japoneses dedicados a obras clásicas de Anime, algunos de obras tan nostálgicas para un servidor como Heidi, el Capitán Harlock o Galaxy Express 999. También había sitio cómo no para éxitos de masas como Dragon Ball, Naruto, One piece, Mazinger, Evangelion, Detective Conan, Doraemon y, por supuesto, de la inevitable Pokémon también, sellos todos ellos dedicados en su momento a homenajear el gran impacto de todas estas obras en la cultura popular moderna. Hay que destacar además que en Japón la pasión por la filatelia no atiende a edades, siendo compartida tanto por personas bastante jóvenes como por adultas (a diferencia de lo que es habitual en nuestros países, en los que suele ser un hobby atribuído a personas más bien de una edad avanzada).

En segundo lugar merece una mención especial la estupenda muestra de máscaras tradicionales japonesas que pudimos ver en el Salón de este año, algunas de las cuales daban verdadera impresión. Un pedacito del pasado cultural del país del Sol naciente que hemos tenido el honor de poder disfrutar en nuestro propio país.


También de entre las costumbres más arraigadas de Japón teníamos la -casi obligatoria- exposición dedicada a una de sus mayores pasiones como son los arreglos florales y el cuidado de plantas ornamentales. De nuevo un auténtico placer para los sentidos.


Más allá de estas muestras puntuales tan interesantes lo cierto es que el Salón ha apostado firmemente por traernos este año una amplia variedad de actividades vinculadas con la cultura japonesa más tradicional, inaugurando un nuevo espacio bautizado como “El espíritu de Japón”, con nada menos que 6.000 metros cuadrados de espacio destinado a sus diversas actividades, tales como talleres de macrobiótica, sesiones de Shiatsu, Reiki, Kobido y hasta meditación.






Iniciativas como éstas son las que en mi opinión el visitante a estos eventos que se considere mínimamente exigente agradece, y que no quede así en la retina aquél “poso” de otros años de una imagen del Salón como poco más que un gran mercadillo de merchandising y una multitudinaria “reunión de frikis” anual, sino un evento con verdadero interés cultural que poder disfrutar, y sobre todo hacernos sentir que nuestra visita ha sido productiva y enriquecedora en lo personal.

Aromas de tierras lejanas

Resulta muy destacada también la gran presencia que la gastronomía japonesa tradicional ha tenido una vez más en la edición de este año del Salón. Pese a no ser en esta ocasión el gran protagonista del evento su presencia ha sido de lo más remarcable (y visible, desde luego), con los numerosos puestos ya habituales donde poder disfrutar las exquisiteces niponas y de nuevo con las demostraciones culinarias presentadas por destacados chefs nacionales e internacionales.

Eso sí, quien quisiera degustar estos platos típicos debía ante todo armarse de infinita paciencia, pues las colas para acceder a los distintos puestos de venta no eran precisamente cortas.



¿Quién está despellejando al gato?

En la Plaza Univers de Fira de Barcelona se concentraron las diversas actuaciones musicales, tanto profesionales (con el grupo Loverin Tamburin de nuevo invitado al Salón de este año) como de los propios aficionados con el ya tradicional concurso de canciones de Anime, en el que los y las fans pusieron todo su habitual empeño en mostrar sus dotes de canto (algunos con más éxito que otros, obviamente) pero todos en definitiva con la misma ilusión y las ganas de pasarlo bien, que es lo que verdaderamente cuenta en estos casos.




Mejor que la Pasarela Gaudí

Como cada año los asistentes al evento pudimos disfrutar de toda la explosión de colorido, formas, materiales y sobre todo desenfado que exhibieron de nuevo los y las cosplayers, deleitando a los presentes con sus creaciones particulares encarnando a sus personajes favoritos. Además de los habituales concursos de Cosplay (del propio Salón, así como los eventos europeos y también el clasificatorio para el World Cosplay Summit), resultó como siempre todo un regalo para la vista el poder contemplar las caracterizaciones más diversas de manera simultánea conforme uno iba realizando el largo recorrido por el recinto del Salón.

A continuación os dejo una amplia muestra de algunos de los más destacados cosplays que pudieron verse en la edición de este año. Fijaros bien pues siempre podemos encontrar los yuri-fans alguna que otra sorpresa agradable en eventos de esta magnitud.





























Lirios de nuestra tierra

Siguiendo en la línea de los últimos años la presencia de obras con contenido Yuri fue tan minoritaria y apenas perceptible como de costumbre, quedando como algo puramente anecdótico dentro de la vorágine de obra destinadas al público mayoritario que dominaban con puño de hierro como cada año el Salón. Es una tendencia que lamentablemente no cambia, y tan solo unos pocos “valientes” autores autóctonos parecen atreverse a desafiar en cada nueva edición.

Entre estas agradables sorpresas teníamos este año la presencia de Tragedy, de Javi Cuho y Henar Torinos, que nos presenta un amor imposible entre una chica mortal y una divinidad griega con una nueva identidad adoptada en la Barcelona de nuestro tiempo. La obra ha sido publicada por la editorial Nowevolution, que felizmente sigue apostando por dar a conocer nuevos talentos de nuestro país, también en un ámbito tan minoritario como el nuestro.

Podéis conseguir esta publicación en el siguiente enlace: Tragedy nº1

Otra mención especial merece por supuesto el cuarto número de Lis en Fleur, no faltando a su cita una vez más al Salón del Manga de Barcelona como en años precedentes. Como siempre bien cargado de contenido Yuri hasta rebosar con un amplio surtido de cómics e ilustraciones en torno a nuestra temática predilecta.

En su blog podéis encontrar tanto éste como los números anteriores que aún pueda haber disponibles salvo fín de existencias: Lis en Fleur nº4

Un panorama desolador

En cuanto a las editoriales y distribuidoras “tradicionales” de Manga y Anime en nuestro país hay que lamentar que sigan sin apostar aún por obras marcadamente Yuri (o al menos con contenidos Yuri medianamente significativos que vayan más allá de lo que sería el mero fanservice), y salvo las excepciones puntuales que todos conocemos seguimos teniendo el reducidísimo surtido de todos estos años. La última grata sorpresa aquí fue sin duda la publicación de Mnemosyne por parte de Jointo Entertainment, aunque en una discreta edición cabe decir, de la que tampoco es que se puedan echar demasiado las campanas al vuelo.

Pero la cruda realidad está ahí y no cambiará mientras el aficionado medio no lo haga también: ésto en definitiva es una industria y en última instancia lo que importa son los beneficios que puedan hacer sostenible el negocio, más allá de loables consideraciones artísticas. El Yuri vende muy poco y nuestras editoriales siguen considerando inviable el traer aquí comercialmente obras de esta temática. Pero quizá lo más descorazonador de todo es ver cómo los propios fans que deberían apoyarlo le acaban dando la espalda a la hora de la verdad (porque no nos engañemos, la “hora de la verdad” es en definitiva gastarse el dinero en la que se supone que es tu afición favorita, algo que muy pocos hacen).

Hasta que no se produzca un profundo cambio en la “cultura de fan” del público hispano en general difícilmente vamos a poder disfrutar de las grandes obras de Manga y Anime en nuestro país, tanto de Yuri como de cualquier otra temática. Mientras tanto ya sabéis: Dragon Ball, Saint Seiya, Mazinger… de éso no va a faltar nunca en nuestros comercios.

Repercusión y balance final del Salón

El XX Salón del Manga de Barcelona sigue creciendo de manera imparable y ha alcanzado en esta última edición los 130.000 visitantes, más de 15.000 respecto del anterior. Se ha alcanzado además en esta nueva edición la impresionante cifra de los 50.000 metros cuadrados destinados a la celebración del certamen (la pasada edición ocupó ya la nada desdeñable cantidad de 35.000). Además del espacio se han visto ampliados también los horarios de acceso al evento: desde las nueve de la mañana en vez de las diez como era habitual. También conviene remarcar que tanto el sábado como el domingo se agotaron anticipadamente las entradas habiendo alcanzando el máximo aforo permitido.

Según palabras de la dirección del certamen se espera crear de cara a la edición del próximo año un gran espacio dedicado al Cosplay con talleres, espacios de encuentros y otras actividades, así como se está trabajando también para organizar paralelamente un festival de cine japonés dado el gran interés de nuestro público tanto por el Anime como por las películas de acción real. Entre las valoraciones realizadas por la organización del evento a su finalización, destaca también su deseo de que puedan llevarse a cabo las reformas necesarias en los pabellones para poder ampliar aún más el espacio destinado a las actividades del Salón, para lo que esperan contar con el necesario apoyo de las instituciones.

Conclusiones personales

Un año más el Salón del Manga de Barcelona no parece cercano siquiera a alcanzar su “techo” máximo en cuanto a crecimiento global, y la tendencia no parece ir sino en aumento. Año tras año sigue alcanzando nuevos récords de asistencia y las novedades en cuanto a inversión resultan tan llamativas como la monumental carpa instalada este año para la celebración de las actividades de la Plaza Univers (concursos de cosplay y actuaciones musicales principalmente).

Eso sí, una inversión que por otra parte no estaría de más que se notara también en otras importantes áreas organizativas como procurar una mayor comodidad para el público asistente (pues la sensación de trato “borreguero” sigue percibiéndose inalterable año tras año y, a pesar de pagar religiosamente su entrada, el “asiento” más habitual que puede esperar encontrar un asistente es el frío suelo del recinto), así como una mejora sustancial en las medidas de seguridad en las instalaciones tal y como ya apuntamos en algún reportaje de años anteriores (por ejemplo que hubiera más personal visible de la organización para controlar y evitar posibles altercados públicos sería en este punto algo bastante deseable).

Otro aspecto claramente a mejorar (aunque ya más a título particular, he de decir) serían tratar de dar mayor brillo al plantel de invitados del evento, pues contar prácticamente como se viene haciendo cada año con una única figura de cierto renombre (este año el gran Takehiko Inoue) entiendo que para lo que es la dimensión y el prestigio que se le supone a la mayor convención de Manga y Anime en nuestro país se queda quizá en algo “descafeinado” para lo que debería ser. No es por desmerecer en absoluto a los demás invitados con los que ha contado el Salón, pues cada cuál tiene su justa porción de relevancia en su ámbito concreto, pero a mi modo de ver un evento de esta magnitud debería contar no con una ni dos sino con unas cuantas “figuras de relumbrón” en cada edición presentada, en justa proporción a la importancia que tiene el Salón del Manga de Barcelona a todos los niveles (económica, artística y social).

Seguimos teniendo también las asignaturas pendientes de cada año de respetar la programación de títulos proyectados (con cambios a última hora y sin previo aviso) o la sempiterna presencia de material no original en muchos de los stands comerciales del Salón, por más que incluso alguno de los encargados nos aseguraran en persona que precisamente este año la organización había puesto un especial cuidado en tratar de erradicar dicha presencia de material ilícito. Pero cuando tras las “bonitas palabras” seguimos haciendo el recorrido y a la siguiente parada comprobamos por nosotros mismos cómo se exhibe merchandising de lo más sospechoso (como figuras con la “piel” decolorada, caras irreconocibles o acabados de muy dudosa calidad) entonces uno piensa si realmente lo otro te lo han dicho en serio o si sólo se quedó en buenas intenciones pero que luego en el fondo nadie piensa cumplir con tal de “hacer caja” como sea.

En definitiva hemos podido disfrutar un año más de un buen Salón que en líneas generales, cumpliendo aceptablemente con las espectativas generadas aunque como siempre quedando en el “debe” ciertos detalles (algunos importantes) por pulir y mejorar de cara a próximas ediciones. Nos vemos en el XXI Salón del Manga.

Publicado el noviembre 18, 2014 en Actualidad y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Y yo aqui , en México observando las fotos del evento T.T

  2. Aqui en Canarias es una basura porque no hay mangas yuris -_-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s